La Danza Argentina en el Exterior

0
104
“Trato que la danza tenga un espacio, dentro de la cabeza de todos: de todos los funcionarios y de los políticos”, aseguró el funcionario. Fotos . gentileza del artista

Por primera vez en la historia, la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto está encabezada por un coreógrafo. La danza adquiere así a un centinela, que cuida de ella. dialogó con Balletin Dance sobre su gestión

En una agradable tarde de verano, y entre sus múltiples ocupaciones, Mauricio Wainrot recibió a Balletin Dance en su moderna oficina, situada en lo alto del ‘nuevo’ edificio de la Cancillería, con una preciosa vista al Río de la Plata y a la Plaza San Martín. El Ministerio de Relaciones Exteriores se ocupa de todo lo que tenga que ver con nuestro país fronteras afuera, y la Dirección de Asuntos Cultuales puntualmente, de todo lo que conforma la cultura: literatura, cine, historia, teatro, música, fotografía, danza.

Su nueva tarea le resulta sumamente interesante, “me encanta”, aseguró el funcionario. Para cumplir su misión, Mauricio Wainrot cuenta con un “equipo muy bueno, de diplomáticos y no diplomáticos, que está al lado mío, expertos en las distintas poéticas que arman todo el compendio que significa la cultura, sobre todo la cultura de estudio; porque tomar mate también es cultura”, bromeó ante esta cronista, al aclarar que queda fuera de su ámbito.

“Nos dedicamos a lo que sucede frontera hacia afuera. Nos ocupamos de la programación cultural de las 155 delegaciones que la Argentina tiene en el exterior, que son consulados y embajadas. Ellos nos envían unos documentos llamados InfoGes (informe de gestión) con los que van solicitando dinero para determinados proyectos: que vaya un escritor a dar una conferencia, un grupo de teatro a Estados Unidos, grupos de danza a Europa, o un grupo de tango a Asia”.

Dentro de las citas fijas anuales, “nos ocupamos de la Bienal de Venecia (cuyos años pares está dedicada a la arquitectura). Estuve en 2016 con una obra muy interesante, y 2017 es de artes plásticas”. En materia editorial, no faltan los stands argentinos en la de Frankfurt “que es espeluznante de grande, donde se venden derechos (de edición y traducción), llevamos el Programa Sur de traducciones de autores argentinos, con el que ya hemos hecho 1090 traducciones de más de 350 escritores, a unas 45 lenguas. Es un programa muy apasionante, uno de los más importantes del mundo. Allí tenemos un stand que se coordina a través de Exportar (una organización gubernamental), tan importante como fue el de Guadalajara en 2016. Fueron 80 editoriales y 21 de ellas eran universitarias. En 2018 argentina es país invitado de honor, en la Feria de Colombia”.

Dentro de la gestión, Mauricio Wainrot además realiza numerosas acciones en conjunto con los Ministerios de Educación y de Cultura de la Nación. “También nos ocupamos de situaciones entre universidades, entre cátedras que se crean, ahora estamos trabajando para re-crear la Cátedra Sarmiento de la Universidad de Salamanca, que existía desde el año ’95. Es importante que en el mundo se estudie Sarmiento, que se estudie Argentina, cine argentino, que se estudie la historia de nuestros escritores. Lamentablemente la historia de nuestra danza todavía está en pañales, más allá de que considero que es una danza muy rica, muy buena, no por nada tenemos primeros bailarines en varias de las primeras compañías del mundo”.

“En febrero fuimos a Arco (Feria Internacional de Arte Contemporáneo), una de las más importantes del mundo y Argentina fue el país invitado, viajaron unas 20 galerías. En marzo está prevista la visita del presidente de la Nación a Holanda, y también estamos organizando eso. Cuando viene un canciller o un Ministro de Cultura o incluso presidentes de otros países, siempre se firman acuerdos bilaterales y los puntos de cultura y de educación pasan por esta Dirección, para estudiarse o refrendarse”.

 

Puntualmente en materia de danza ¿qué acuerdos tenemos?

“Por lo que yo he visto, cada vez que se firma un acuerdo la palabra danza no existe, entonces por suerte estoy yo -aseguró un poco como broma, pero también con seriedad-. Trato que la danza tenga un espacio, dentro de la cabeza de todos: de todos los funcionarios, de los políticos, y que además la danza no sea tomada como un ramo de flores, como un adorno, como una cosa intrascendente. Eso se podría mejorar en la medida en que nosotros sepamos defender nuestro trabajo y sepamos ‘hablar’ de nuestro trabajo. Creo que los bailarines pecamos muchas veces de no saber expresarnos”.

 

¿Esta Dirección también colabora con artistas argentinos, otorgando pasajes hacia el exterior?

“Nosotros no tenemos pasajes, sino que en la Dirección de Asuntos Culturales se solicitan y nosotros nos ocupamos de elevar los pedidos a través de un InfoGes (informe de gestión), se abre un expediente y es analizado en diferentes áreas. Yo no tengo el poder de decir si te van a otorgar los pasajes o no, pero trato de impulsarlo en la medida que puedo. La gente interesada tiene que tener una invitación formal puntual”, informó Wainrot, que a su vez aseguró que dentro de sus prioridades “trato de apoyar a gente que va a estudiar, que tiene una beca, más que nada, porque al que va a trabajar le van a pagar un cachet”. La Dirección no se ocupa de cubrir gastos de alojamiento ni viáticos, tampoco es su función oficiar como productores o agentes, pero sí pueden ocuparse de promocionar y difundir en el exterior actividades que se realizan en suelo argentino y que convoquen a extranjeros (, , ).


 

Balletin Dance en el exterior

Merced a una gestión impulsada por Mauricio Wainrot, a partir del mes pasado, cientos de ejemplares de Balletin Dance, La Revista Argentina de Danza, volvieron a enviarse a embajadas y consulados argentinos. La experiencia había tenido su antecedente hace unos años y servía de promoción y difusión de la danza argentina en todo el mundo.


 La Danza

Que sea la primera vez que un coreógrafo ocupa el cargo de Director en el Area de Asuntos Culturales del Ministerio, es para Wainrot “un reconocimiento a nuestro mundo, como dicen los españoles: a nuestro colectivo, a nuestra colectividad de la danza. Sinceramente, me enorgullece”.


Verdaderos Amores

Más allá de la intensa y variada actividad que desarrolla Mauricio Wainrot en sus nuevas funciones, no puede dejar pasar en esta conversación el hecho de extrañar “estar con el Ballet de Danza Contemporánea del Teatro San Martín (BCTSM). He estado 18 años y no tengo duda que ha sido el proyecto de mi vida. He formado centenares de bailarines (pasamos de tener 22 a 33 bailarines). En mi gestión invité a 29 coreógrafos argentinos, casi todos independientes. Algunos muy buenos, otros buenos y algunos horribles, pero la obra siempre la dimos”. También están los coreógrafos argentinos “que a mí me parecen sensacionales, con Analía González a la cabeza. Me encanta. Nacimos en épocas diferentes… me hubiese encantado bailar con ella”.

“En 2016, por ejemplo, no he hecho ninguna obra nueva, que es raro. Tuve dos montajes que realmente fueron excelentes, El Mesías en la Opera de Bordeaux y La Tempestad para el 400 aniversario de la muerte de Shakespeare que fue increíble, muy muy emocionante.


Wainrot-coreógrafo, en el mundo

50 compañías han estrenado obras de Mauricio Wainrot, en por lo menos 30 países de América, Europa y Asia, y han montado más de 200 producciones, de las 55 creaciones que tiene en su haber. No existe otro caso igual.

Asignaturas pendientes

El argentino reconoce, informalmente, que desearía ir al Festival de Ballet de La Habana, trabajar en Sudáfrica (que casi lo cumple cuando vivía en Bélgica pero el Apartheid estaba en plena actividad y “fue una decisión política mía la de no participar”) y mostrar Ana Frank en el Teatro de Sarajevo (que también casi sucede cuando estaba trabajando en Austria, respondiendo a una invitación de la Unesco, pero se recrudeció la guerra), “son cosas que me hubiera encantado que hubieran pasado, por solidaridad”.

2017

Como es habitual, diferentes asistentes montarán este año obras de Mauricio Wainrot en el mundo. El llegará unos días antes del estreno para dar las últimas indicaciones y revisar el trabajo realizado. “Tengo El Mesías con [Ballet del Teatro Municipal de Santiago de Chile], que me parece maravilloso que me haya llamado”. El Beethoven abre la Sala Martín Coronado del Teatro San Martín, con el BCTSM [planeado en marzo pero demorado supuestamente hasta el 25 de mayo]. El 29 de abril, para el Día de la Danza, el Ballet de la Opera de Estambul estrena Chopin Nº 1 en la Opera”. Y a fin de año seguramente regrese al Teatro San Carlo de Nápoles, donde estuvo el año pasado como jurado para elegir al director del ballet, Giuseppe Piccone.