Luego de un año y medio presentando Promenade, Videodanza + Recorrido Performático, la Casa Curutchet de , sigue recibiendo nuevas audiencias. El grupo de danza contemporánea Proyecto en Bruto, vincula allí distintas disciplinas, mientras que su videodanza recorre alrededor del mundo

 

La Casa Curutchet, única obra en Latinoamérica diseñada por el arquitecto suizo Le Corbusier[1] y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (en julio de 2016), es el escenario del grupo platense de danza contemporánea Proyecto en Bruto, desde que en marzo de 2015 filmaron el videodanza Promenade, íntegramente en sus instalaciones.

El vínculo con la Casa Curutchet, actual sede del Colegio de Arquitectos de La Plata, surgió a través de una de las integrantes del grupo para adaptar su obra Toma 3 a ese espacio. El proyecto que recibió la ayuda del Fondo Nacional de las Artes, fue creado particularmente a partir de las características de la edificación, con la idea de emparentar la danza, el video y la arquitectura. Promenade se entrenó en octubre de ese mismo año en el Festival Internacional de Videodanza de Buenos Aires, donde ganó su primer . Luego, fue seleccionado en más de 30 internacionales, ganando varios premios y menciones. El año pasado fue galardonado en la Semana del Cine de Venecia y recibió el primer premio como mejor corto en el Festival de cine Latinoamericano de La Plata.

Pero más allá del video  con guión y dirección de , Proyecto en Bruto creó un espectáculo para disfrutar presencialmente, Promenade, Videodanza + Recorrido Performático, una intervención coreográfica en vivo que recorre los diferentes ambientes del inmueble y que finaliza con la reproducción del video. Su nombre refiere a la idea del arquitecto de promenade (paseo) arquitectural, porque entendía su arte desde el movimiento, buscando en sus obras un estilo dinámico.

Según explicó a Balletin Dance , coreógrafa de Promenade, luego de un año y medio de funciones el evento creció, se transformó, fue sumando elementos que aportaron a completar la experiencia. Esto les permitió una reposición constante de funciones, con artistas invitados de distintas disciplinas para captar la percepción sensorial del público. Durante marzo, por ejemplo, el grupo trabajó a partir de composiciones sonoras especiales para cada sector ambiental y una puesta lumínica planificada especialmente por un equipo técnico.

Son seis intérpretes distribuidas en diferentes sectores de la propiedad que realizan performances simultáneas, con momentos de quiebre y reunión, que interrumpen las secuencias para que puedan volver a comenzar y repetirse. Al mismo tiempo, el público se apropia de los espacios al decidir desde qué ángulos observarán y por cuánto tiempo, logrando que cada función sea diferente a la anterior. Cuando los cincuenta espectadores ingresan al recinto, tienen aproximadamente 25 minutos para apreciar las coreografías. “Se trata de un circuito totalmente libre, que culmina en la terraza con la reproducción del videodanza. La excusa para mostrar el video terminó siendo una obra en sí misma”, afirmó Olivieri.

El vestuario de las bailarinas para el video fue diseñado por Agustina Bianchi, enmarcado en una estética de los años ‘50, cuando fue construida la vivienda (entre 1949 y 1953), en una gama de colores que respeta la paleta utilizada por Le Corbusier para sus edificios. Pero en el recorrido performático se utilizan indumentarias con un estilo mucho más cotidiano y urbano.

Según Olivieri, las características del grupo y la innovación de formatos y lenguajes se relacionan con los diversos campos de formación que atraviesan a las integrantes (danza, música, teatro, cine, diseño, antropología y literatura). Según ellas mismas (Julia Aprea, María Bevilacqua, Paula Dreyer, Cirila Luz Ferrón, Florencia Olivieri, Mariana Provenzano, Carola Ruiz y Mariana Sáez), desde sus comienzos en 2007, Proyecto en Bruto se propuso indagar hacia nuevos escenarios, buscando vincular diferentes disciplinas y dispositivos, y en el camino topándose con nuevas formas de relacionarse con los públicos.

[1] Charles-Édouard Jeanneret-Gris

COMPARTIR
Artículo anteriorPinceladas de ballet
Artículo siguienteVictoria de Arena
Melisa Salvo
Nacida en la ciudad de La Plata y corresponsal de Balletin Dance en esa ciudad. Tiene 21 años. Es estudiante avanzada de la Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) e investiga la danza moderna con temática de su tesis de grado. Actual bailarina de la Compañía CIPAE dirigida por Juan Mallach. Se formó en danza contemporánea, danza jazz y danza clásica y se desarrolló como intérprete en diferentes musicales de la ciudad.