Premio Nacional

0
62
Margarita Bali. Premio del Fondo Nacional de las Artes 2017

En muchos países la danza es reconocida por sus Estados, ofreciendo un Premio Nacional de la Danza. Así, sobre fin de año, en diversas ceremonias, se hace entrega de estas distinciones por la trayectoria y valía profesional

 

En nuestro país el Fondo Nacional de las Artes, ha otorgado premios a la danza en forma aleatoria e interrumpida. Pero 2017, la incluyó, siendo reconocida por su trayectoria Margarita Bali, en un acto celebrado el 4 de diciembre en el Teatro nacional Cervantes.

En Chile, los Premios a la Excelencia de las Artes Escénicas se implementaron este año por voluntad de la Presidenta de la República, expedidos por el Consejo de la Cultura, a través de la Macroárea de Artes Escénicas. Se otorgarán siete galardones para teatro, danza y circo, que llevarán el nombre de destacados artistas chilenos: Patricio Bunster, Tony Caluga, Roberto Parada, Isidora Aguirre y Sergio Zapata. El sistema de selección es a través de la presentación de candidaturas y siendo “los mismos pares quienes escogen a los ganadores”. Su objetivo: valorar y reconocer a quienes hayan realizado una contribución a la reflexión o difusión de las distintas áreas y al patrimonio cultural del país. El premio es un estímulo económico, otorgado por una única vez, de tres millones de pesos chilenos (alrededor de 4600 dólares estadounidenses) en cada categoría. Los homenajeados en danza de este año fueron Ximena Pino Burgos (individual) y Colectivo de Arte La Vitrina (colectivo).

Todos los ganadores chilenos, en la ceremonia realizada en el Centro de Creación Nave. Foto: Natalia Espina CNCA

En Paraguay la Cámara de Diputados, concedió la Orden Nacional al Mérito Comuneros a las profesoras de danza Teresita Eugenia Menchaca Caballero y María del Carmen Ávila Cardozo de Mallorquín. La distinción se debe a la destacada trayectoria como cultoras de la danza nacional y sus valiosas gestiones en representar al Paraguay y su cultura ante el mundo, así como su aporte a la cultura y la educación paraguaya.

En Perú, el Ministerio de Cultura, con el auspicio de Petroperú, realizó la sexta edición del Premio Nacional de Cultura (PNC) con el fin de reconocer a las personas y organizaciones que aporten al desarrollo cultural del país. Se conceden en tres categorías: Trayectoria, creatividad y buenas prácticas institucionales. El premio 2017 estuvo destinado a las Artes Escénicas y Visuales, y consiste en diploma de reconocimiento más 45.000 soles (alrededor de 13.700 dólares estadounidenses). El ganador de la categoría creatividad fue Óscar Naters Burger quien “a lo largo de tres décadas de infatigable tesón, supo llevar a otros niveles su ingenio, perspicacia e inspiración en la danza, la actuación, la performance, el video y la iluminación, entre otras disciplinas escénicas”.

Óscar Naters Burger, infatigable tesón

En Cuba, el Premio Nacional de Danza 2017, recayó en Nicolás Manuel García Micler, director desde el año 2004 del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba. Instituido en 1998, se trata del máximo galardón que confiere el Consejo Nacional de las Artes Escénicas de Cuba, por la obra de toda la vida.

Por otro lado, también en la Isla del Caribe se reconoció a la investigadora mexicana Hilda Islas, con el premio Josefina Méndez, por su aporte en el desarrollo de la danza en América Latina y sus vínculos permanentes de intercambio con el movimiento escénico cubano. Esta distinción es otorgada por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Manolo Micler, director del Conjunto Folklórico Nacional de Cuba. Foto: Petí | Juventud Rebelde

En Venezuela, el Ministerio de Cultura otorga el Premio Nacional de Cultura, que reconoce a todas las actividades artísticas. Sus ganadores cobran un estipendio vitalicio mensual, que a partir de este año es equivalente al salario mínimo nacional. En materia de danza, 2017 laureó a la bailarina Everest Mayora.

Everest Mayora recibe el reconocimiento a su trayectoria, el mes pasado. Foto: Nelson Suarez

En México, la legendaria bailarina Pilar Rioja de 85 años, recibió en noviembre la Medalla de Oro Bellas Artes 2017, que entrega el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), por su destacada trayectoria artística y aportaciones a la danza española y flamenca, así como por poner en alto el nombre de México en el mundo con su trabajo y estilo polifacético.

También en México se otorga el Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga, a través del Concurso de Creación Coreográfica Contemporánea INBA-UAM, organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Autónoma Metropolitana, que en 2017 tuvo su 36º edición. El ganador de este año fue Edisel Cruz González por su obra El espectador.

Por otra parte, el Premio Nacional de Danza Contemporánea José Limón, otorgado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Gobierno del Estado de Sinaloa, establecido en 1988 para figuras de la danza moderna y contemporánea, recayó en 2017, en Rosario Manzanos.

En Colombia, el Ministerio de Cultura organiza el Premio Nacional Vida y Obra desde el año 2002, con el fin de reconocer y estimular la labor de aquellos creadores, investigadores y gestores culturales colombianos, cuyo trabajo haya enriquecido la memoria cultural del país. Representa el máximo reconocimiento a aquellos ciudadanos colombianos que a lo largo de su vida han contribuido de manera significativa al enriquecimiento de los valores artísticos y culturales de la nación. Cada uno de los ganadores recibe $60 millones (unos 20.000 dólares estadounidenses) y la publicación sobre su vida y obra. Este año el galardón fue Magín Díaz, destacado cantante y compositor del Caribe colombiano.

En España, el Premio Nacional 2017, fue para Manuel Liñán en interpretación por su “versatilidad y madurez” y para Kukai Dantza en creación, por “el excepcional tratamiento del folklore”. Estos reconocimientos anuales que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, están dotados con 30.000 euros cada uno.

La bata de cola y el mantón, son elementos que se utilizan en el baile, ofreciendo una manera de manifestarse distinta, dice Manuel Liñán. Foto: Paola Gallarato