Unesco en Acción para la Cultura: Encuentros, debates y conclusiones

0
140

El miércoles 22 de abril, durante cinco horas, los Ministros de Cultura de más de 150 países, se reunieron en línea (por internet) para debatir sobre la situación actual del mundo cultural, convocados por la Unesco.

Como una extensión del Foro de Ministros de Cultura organizado por la UNESCO el 19 de noviembre de 2019, la Organización invitó a los Ministros de Cultura a compartir, a través de un diálogo virtual, sus comentarios sobre el impacto de esta crisis de salud en el sector cultural, y sobre las respuestas que cada uno de ellos está dando dentro de sus respectivos marcos políticos.

La crisis debida a la pandemia de COVID-19 puede afectar profundamente al sector cultural a nivel regional, nacional y local a largo plazo. Las restricciones de movilidad y las medidas de contención adoptadas por muchos países para detener la pandemia frenan drásticamente el acceso a la cultura y debilitan el ecosistema cultural en su conjunto. El cierre de sitios patrimoniales y la infraestructura cultural relacionada, la cancelación o el aplazamiento de eventos, y la interrupción de la producción cultural tendrán importantes repercusiones económicas y sociales para las industrias culturales y creativas.

El impacto de la crisis va a debilitar aún más las condiciones profesionales, sociales y económicas de los artistas y profesionales de la cultura, en particular los empresarios individuales y las pequeñas y medianas empresas que a menudo no tienen la base económica necesaria para responder a una situación de crisis de esta magnitud. Este es particularmente el caso en los campos de la artesanía, la música, el , las artes escénicas e incluso la gastronomía.

Pero además, en muchas partes del mundo, el acceso desigual a la tecnología exacerba la dinámica de exclusión de ciertas poblaciones. Por lo tanto, este período de crisis conlleva el riesgo de profundizar las desigualdades en el acceso a la cultura y la diversidad de las expresiones culturales en el mundo. También es probable que la crisis reduzca la diversidad cultural y exacerbe la tendencia hacia la concentración y la estandarización dentro del sector cultural.

Los resultados de este encuentro, se harán saber próximamente a través de los canales de comunicación oficiales de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura: https://en.unesco.org/events/online-meeting-ministers-culture

ResiliArt

Días antes, el 15 de abril, la UNESCO lanzó el movimiento ResiliArt para artistas y profesionales culturales frente a COVID-19, un movimiento global, con un debate virtual inaugural en colaboración con la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC). El Art Newspaper (edición en francés) fue el socio de medios del evento.

“En estos tiempos inestables e inciertos, necesitamos mirar las cosas que nos unen, las cosas que nos muestran el mundo en todas sus variaciones, y para eso necesitamos artistas”, dijo Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, en el lanzamiento.

ResiliArt tiene como objetivo arrojar luz sobre el impacto de largo alcance de COVID-19 en el sector cultural. Las instituciones culturales están cerradas en 128 países y parcialmente cerradas en otros 32. La industria cinematográfica mundial ha registrado una pérdida de ingresos de U$S 7 mil millones. “COVID-19 no es solo una crisis de salud. También es una nube oscura sobre la cultura en general”, dijo Jean-Michel Jarre, compositor, intérprete, presidente de la CISAC y embajador de buena voluntad de la UNESCO, al subrayar la necesidad de crear conciencia sobre la situación de los artistas y creadores y tomar acción.

Este primer debate de ResiliArt cubrió cuestiones apremiantes que afectan los medios de vida de los profesionales de la cultura, incluidos los derechos sociales y económicos de los artistas, la protección de los , la digitalización de contenidos y la libertad de expresión. Con intenciones de que estos temas, ocupen el lugar que se merecen en los debates políticos y sociales que darán forma al mundo del mañana, el posterior a la crisis.

Si bien el impacto de la Pandemia se ha hecho evidente en las industrias creativas, los panelistas observaron que las políticas y medidas para aliviar las consecuencias se han desarrollado lentamente y subrayaron que el apoyo gubernamental a los artistas es esencial. La cantante y compositora Angélique Kidjo, dijo que “Tenemos que repensar cómo protegemos a los artistas. Necesitamos hacer campaña también para que los países en desarrollo den un paso adelante y los protejan”. Nina Obuljen-Koržinek (Ministro de Cultura de Croacia), explicó que los desafíos que enfrentan los gobiernos para responder a esta situación se amplificaron porque esta crisis no tiene precedentes. “De repente, en cuestión de semanas, todo el entorno en el que los artistas han estado creando y en el que hemos estado tomando medidas para apoyar las artes ha cambiado fundamentalmente”, dijo.

El deterioro del estatus del artista se planteó como una preocupación importante, con Jarre señalando que la situación “amenaza con enviar a generaciones de creadores a la pobreza”. El intercambio subrayó que la cultura y la creatividad no son un lujo, sino que son necesarias para la supervivencia de las sociedades.

Los participantes aseguraron que las ramificaciones de la crisis se sentirán mucho después de que termine, y pidieron la protección de los artistas y una remuneración justa de su trabajo tanto ahora como a largo plazo. Se destacó especialmente la importancia de la vigilancia y una regulación más fuerte en medio del impulso actual para la digitalización y la plataforma del contenido cultural. Es que el hecho de que tanto se esté moviendo en línea y los artistas compartan su trabajo de forma gratuita también presenta desafíos. “Paralelamente al ejemplo positivo de cómo los artistas están brindando apoyo a sus audiencias durante este momento difícil con contenido en línea, debemos enviar un mensaje de que la protección de los derechos de autor y la remuneración justa de los artistas que crean arte deben estar en el centro de la discusión”, dijo Obuljen-Koržinek. 

El debate reflejó la necesidad de reinventar el sector cultural a medida que se adapta a la nueva normalidad provocada por la crisis. 

Luis Puenzo, director de cine y guionista argentino, habló sobre la industria del cine y el creciente papel de las plataformas de transmisión. Muchos de sus colegas en la industria cinematográfica de América Latina han perdido sus medios de vida y piden soluciones creativas de empleo durante y después de la crisis. “Necesitamos mentes abiertas para reinventar y recrear nuestros trabajos. Debemos creer que podemos seguir siendo artistas en otra realidad”, dijo. 

Yasmina Khadra, autora, enfatizó la necesidad de crear nuevos lectores a través de la educación y alentó a los gobiernos a tomar medidas para alentar a los jóvenes a leer. “Los libros salvarán el mundo y nos ayudarán a acceder a la humanidad”, dijo

ResiliArt es un movimiento que pertenece a artistas, instituciones culturales y actores del sector cultural. Se los alienta a comenzar su propio intercambio de ResiliArt utilizando una guía institucional y una guía de participación disponibles en: https://en.unesco.org/news/resiliart-artists-and-creativity-beyond-crisis.

Junto con el lanzamiento del movimiento ResiliArt, la UNESCO también lanzó un semanario, en: https://en.unesco.org/news/culture-covid-19-impact-and-response-tracker. Proporciona una visión general de la situación en rápida evolución y el profundo impacto de la pandemia de COVID-19 en el sector cultural.