Importante reunión acerca de los Organismos Artísticos del Sur

0
87
Integrantes de la reunión: Silvina Rubio, Stella Salomón, Raúl Lázaro, Mariano Arzuaga, Analía López, Silvina Cabirón, Eugenia Gallego, Abogada M. de los Ángeles Roson.

Eugenia Gallego, Stella Maris Salomón y Raúl Lázaro, en representación de la Asociación Amigos de Orquesta, Ballet y Coro de los Organismos Artísticos del Sur, se reunieron el pasado miércoles 29 de junio con la Comisión de Educación, Cultura y Acción Social del Concejo Deliberante de Bahía Blanca: Analía López, presidente; Mariano Arzuaga, Silvina Cabirón, Soledad Martínez y Silvina Rubio.

Acerca de los Organismos Artísticos del Sur, los interlocutores expusieron la necesidad de brindar a los mismos estabilidad, con respecto a la permanencia en su sede histórica: el Teatro Municipal. En ese sentido, solicitaron la redacción de una ordenanza que ratifique una disposición Nacional: Decreto Nacional 873/ 2011, que reafirma al Teatro como SEDE de la Orquesta Sinfónica y el Ballet del Sur. (En procura de esto, presentaron un proyecto de Ordenanza con los fundamentos pertinentes.) Destacaron, además, la trayectoria y permanencia de los Organismos en la ciudad por más de 60 años, las razones de su creación, que obedeció a un requerimiento de la sociedad y la feliz decisión de la Provincia, en la década del ‘50, de responder al pedido de la Intendencia y oficializar la Orquesta, el Ballet, el Conservatorio de Música y Escuela de Danza Clásica y sustentar sueldos y producciones.

 La importancia de poseer absoluta independencia para la puesta de obras completas, por contar con el elemento humano artístico-técnico, formado, resulta una instancia relevante. En el encuentro, se resaltó que esta condición es un privilegio que poseen contadas ciudades en el país y un logro a preservar. Mencionaron, por último, la necesidad de crear nuevas salas dado el aumento poblacional y la demanda de escenarios existente. Mientras se construya un nuevo teatro, solicitaron los Amigos de Orquesta, Ballet y Coro, no destruir el núcleo de producción de los OAS, poseedores de un prestigio reconocido a nivel nacional e internacional y sostenidos por su público, verdadero destinatario de todo el esfuerzo.