In memoriam. Chet Walker

0
398
Chet Walker, In memoriam

Con inmensa tristeza Balletin Dance recibió la noticia de la muerte de Chet Walker. Excelente bailarín, maestro, director pero sobre todas las cosas un ser generoso y amoroso que cambió la vida de tantos artistas alrededor del mundo.

Lo unen lazos estrechos con la Argentina. 

Gracias a él, y todavía en el siglo pasado, nació “Proyecto Intercambio” uno de los tantos planes que logramos concretar desde esta revista y de los que más nos gustó realizar, asociados con Chet Walker, con Ricky Pashkus y con la recientemente creada Fundación Julio Bocca.

No había llegado el año 2000 cuando empezamos a formular este sueño, con el que recorrimos todo el país en busca de talentosos bailarines, para formarlos durante un año en la ciudad de Buenos Aires. 

Chet había encontrado tanto talento argentino que decidió ayudarlos, ayudarlos para que pudieran terminar de formarse, de aprender, darles herramientas para emprender una carrera profesional. Y encontró en nosotros un buen equipo para ejecutarlo.

Al tiempo, ya con otro nombre y con cambio de responsables, esta idea se amplió con las becas Buenos Aires-Nueva York.

Solo podemos agradecer, haber compartido con él esa época, ese proyecto, sentir su generosidad y vivirla. Gracias Chet Walker. 


El mensaje de Ricky Pashkus:

Desde España, donde se encuentra de gira, el coreógrafo y director Ricky Pashkus, nos hizo legar este mensaje:

“Chet Walker fue tapa de la revista Balletin Dance. Chet Walker fue una personalidad trascendente, en el arte coreográfico de la Argentina, específicamente en el terreno del Teatro Musical. 

Hicimos juntos varias obras, como Los Productores, entre tantas otras, y desarrollamos nuestra compañía de teatro musical, propia. 

Me acompañó muchas veces a Bariloche, al Camping Musical que, en esa época, desarrollamos dentro de la Fundación Julio Bocca. 

Podría seguir hablando horas de él. El día que él vino, yo sabía que él era el gran coreógrafo que había triunfado en Fosse. Y luego, en Pippin, fue igual. Sabía que era alguien que respiraba Broadway. Lo tenía en sus venas. Él dice que cuando me vio, yo estaba tan armado (seguramente de miedo), que parecía Darth Vader. Apenas nos vimos, me desmoroné ante su ternura, su dulzura y ni que hablar cuando empecé a ver sus clases.

Chet Walker cambió mi cabeza. Entendí las cosas desde otro lugar. Entendí la generosidad, entendí la tarea en equipo, entendí mejor aún que la educación en el arte es la síntesis entre la preocupación por el bienestar de la alumna o alumno, su desarrollo, su perfección, su crecimiento, la contención de sus angustias, pero sobre todo darle oportunidades. Y así fue que le dimos tantas oportunidades a alumnos y alumnas de visitar el Jacob’s Pillow Dance Festival. 

Después del primer viaje que hizo a la Argentina, yo dije que tenía ganas de hacer algo como lo que él hacía: viajar por el mundo dando becas y ofreciendo oportunidades. Y lo quería hacer en mi país, que para mí era lo más importante. No quería que fuese por el mundo, quería que fuese por mi país y él me dijo: yo te voy a ayudar. Y me ayudó de todas las maneras posibles. Incluso económicamente.

Es innumerable la cantidad de alumnas y alumnos emergidos de la usina Walker. 

No puedo decir exactamente cuánto influyó en mi vida. 

Muchas veces, cuando hablo, siento que estoy repitiendo palabras que él ya dijo. 

Bendito sea cada instante que compartimos con él y sin duda, eterna será la memoria que cada estudiante tendrá sobre su persona”.


Esta fue la primera foto que publicamos de Chet Walker en Balletin Dance

Pocos meses atrás Chet Walker había recibido el diagnóstico de un tumor cerebral, que fue narrando en sus redes sociales. Además de contar su evolución y el resultado de los tratamientos (siempre con algo de humor), creó un fondo de recaudación de donaciones, para que sus amigos pudieran ayudar a su familia a cubrir los altos costos a los que se enfrentaban. Se tituló ¡Ayuda a Chet Walker a vencer este tumor!

Allí, él mismo contaba su carrera expresando, fundamentalmente, sentirse bendecido. Copiamos su texto más abajo.

Hace dos días, al anunciar su muerte, la familia creó un nuevo fondo de donación, titulado “En honor a la memoria de Chet Walker”. https://www.gofundme.com/f/in-honor-of-chet-walkers-memory?utm_campaign=p_lico+share-sheet&utm_medium=copy_link&utm_source=customer

“Las palabras no pueden estar a la altura del poder y el impacto que este hombre tuvo en el mundo, y lo vacío y silencioso que se sentirá sin él. No será tan brillante sin su compasión, vida y vitalidad. Pero una cosa es segura, él estará vivo para siempre en todos nosotros, en los corazones de aquellos cuyas vidas inspiró y cambió, en todo lo que ha hecho por la increíble comunidad de artistas de todo el mundo que le dio un hogar y un lugar para compartir su pasión, humor, luz y sabiduría infinita. Muchas gracias a los que vinieron, escribieron y enviaron atención durante este tiempo. Estaba tan conmovido por el derramamiento de amor que recibió. Le dijo a Jack: “Gracias por dejar que todos vinieran. Así que gracias, desde el fondo de nuestros corazones. La familia era tan importante para él, y todo lo que siempre quiso, y eso es lo que se le dio. Murió pacíficamente y rodeado de la familia. Y sabemos que ahora está cambiando la pelota. Ve a por ellos Chetty. Hemos creado un nuevo GoFundMe en su honor con el fin de ayudar a su familia a seguir adelante y a ponerse de pie después de este momento difícil. Cualquier contribución sería muy apreciada. Gracias de nuevo. Él os amaba a todos profundamente”.


Hace apenas 15 semanas, él mismo escribía: “Queridos todos (y me refiero a todos! ), desde que esta situación llegó a mi vida he estado reflexionando mucho. He estado en el mundo del espectáculo durante más de 50 años. Compartí viendo tap dance con Ruby Keeler en el teatro Calle 46, en No No Nanette, la muerte prematura de Gower Champion en la noche de estreno de ’42nd Street’ en el Winter Garden, la lucha de 15 años para conseguir el debut del espectáculo de Broadway FOSSE, y ahora un libro sobre todo esto. 

La gente siempre dice que tengo tales historias para explicar los 50 años que llevo en este negocio, pero luego de haber leído todas las historias de ustedes, la generosidad y el coraje en todas sus respuestas, que mis historias palidecen en comparación. 

Mis historias eran divertidas, sus historias son convincentes, y por cómo han contado sus historias, he realizado una nueva mirada sobre mi carrera y mi vida.

Agradezco a todos y cada uno de ustedes que me escribieron y contribuyeron. 

Soy uno de los seres humanos más bendecidos. Me siento honrado, orgulloso y mareado de ser parte de una brillante comunidad de gente. Han tocado mi alma, el alma de mi familia, y realmente me han dado razones para luchar contra esto. 

Les debo tanta gratitud a todos y cada uno de ustedes. Me hacen querer vivir y seguir contando mis estúpidas historias. No han terminado, que yo sepa. Y va a tener un final feliz, que yo también sé. A mi edad, con la ayuda de ustedes, finalmente me he encontrado a mí mismo. ¡Gracias, gracias! Now let’s go kick some major ball-change!”.


Texto del mes de julio:

“Empecé mi carrera profesional a los 9 años, gracias al único e inigualable Luigi. Me presentó a los productores de Perry Como y conseguí mi primer trabajo en televisión por Navidad. ¿Quién lo hubiera sabido?

A los 16, obtuve mi primer espectáculo de Broadway con Bernadette Peters, Donna McKechnie, Ron Husmann, Leonard Bernstein, Phyllis Newman, Adolph Green, Betty Comden y el extremadamente talentoso pero controvertido Ron Field. ¡He sido un chico muy afortunado!

También trabajé con Zoya Leporska, la primera dance captain de Bob Fosse. Por ella me metí en el revival de Pajama Game, con Hal Linden, la bella Barbara McNair, Cab Calloway, Willard Waterman, la ridícula Mary Joe Catlat y una de las directoras musicales más brillantes, Joyce Brown, que fue una de nuestras primeras conductoras femeninas de color (afro). El espectáculo fue dirigido por el Sr. Abbott (Así es, el Sr. Abbott, no George Abbott).

Luego me puse a trabajar con la asombrosa y talentosa Carol Channing, Leroy Reams, Tamara Long… y uno de los seres humanos más deliciosos del teatro musical, Peter Genero.

Después de eso, me impliqué con Mr. Fosse por PIPPIN, DANCIN’, la reposición de Sweet Charity en 1986 y la creación en su nombre, The Broadway Show FOSSE.

En el camino he hecho televisión, películas, he sido vocero de Dr. Pepper durante décadas, industrials, desfiles de moda y espectáculos internacionales como director y coreógrafo. Sin mencionar, haber tenido el honor de trabajar con luminarias como Gwen Verdon, Chita Rivera, Cyd Charisse, Mickey Rooney, Ann Reinking, Cy Colman, Steven Schwartz, John Rubinstein, Michael Rupert, Bibi Neuwirth, Joel Grey, Dorothy Loudon, Jennifer Holiday, Debbie Allen, Ben Vereen, John Kander, Fred Ebb, Lucy Arnaz, Patina Miller, Crystal K y Keiko y la lista sigue y sigue… No hace falta decir que ha sido una vida y una carrera increíbles.

Entonces, como bailarín, actor, cantante, director, coreógrafo y creador, siempre he necesitado mi cuerpo para hacer este trabajo.

Ahora, tengo un problema… Mi brazo izquierdo y mi pierna izquierda no funcionan (así que no más manos de Fosse ni pigeon toes… ¡por ahora!) Mi equilibrio está perdido, pero lo estoy corrigiendo para que pueda volver a mi trabajo de Jack Cole. Pero una cosa de la que tengo que deshacerme primero es este tumor canceroso en mi cabeza. ¡No se equivoquen, él se va! Y luego volveré a hacer lo que más me gusta hacer, compartir todo el conocimiento que he aprendido de todas esas personas increíbles (y muchas otras que no he mencionado).

He ayudado, guiado y asesorado a tantas personas increíbles. Tengo un esposo hermoso y una hija increíble y talentosa. Estoy muy orgulloso de los dos. Mi hija tiene mis pies, tiene mis piernas, y oh sí… ¡baila! ¡Sí, puedo dejar un legado! Mi vida está llena.

La mayoría de los que me conocen saben que me cuesta mucho pedir favores. Estoy en terapia y trabajando en eso, pero sé que ahora necesito dar el salto y pedir ayuda. Necesito ayuda financiera para superar este susto de cáncer y rehabilitación, y para pasar a este nuevo capítulo de la vida. Mi querido amigo Camden Loeser y mi hermoso esposo me han estado ayudando a formular una forma de pedir ayuda, ¡y aquí es donde aterrizamos!

Cualquier cosa que pueda ofrecer sería muy apreciada. Y escucha, si no puedes ayudar, lo entiendo. Lo único que te pido es que hables amablemente de mí, del tiempo que hemos pasado juntos y del trabajo que hayamos hecho juntos. Y entiende que no voy a ninguna parte. Esto es solo un contratiempo. La mayoría de ustedes saben que soy un luchador. Cambiaré mi peso y color de cabello nuevamente y ¡volveré! Solo necesito un poco de tiempo. (¡Lo único que nunca cambiaré son mis zapatos de dos tonos en blanco y negro!)

Gracias por cualquier cosa que pueda hacer para ayudarme a mí y a mi familia. Estoy verdaderamente bendecido y siempre he sido bendecido porque lo sé y porque todos ustedes me han tocado. Logré superar la década de 1980 y sé que lo lograré durante la década de 2020.

Como dijo mi querido amigo Cy Coleman: ¡Lo mejor está por venir!”