Malambo que conquista el mundo

0
287
“Auténtico’ es un espectáculo totalmente nuevo. Ph: RS company.

Formado junto a grandes referentes del zapateo, el bombo y las boleadoras, Mariano Ezequiel Oliva trae a Buenos Aires su más reciente espectáculo, que ya paseó por Turquía, Egipto y España.

A diferencia de sus anteriores propuestas, que presentó en nuestro medio antes de llevarlas a girar por el mundo, Mariano Ezequiel Oliva se prepara para estrenar en Buenos Aires su espectáculo ‘Auténtico’, que ya conoció el aplauso del público en escenarios lejanos.

“La pandemia”, esgrime como razón cuando se lo consulta sobre la razón de este postergado debut porteño. “Apenas comenzó a aflojar el encierro nos fuimos y tuvimos la oportunidad de mostrarlo en Egipto, Turquía y España”, enumera. La llegada del show a estos lares era una cuenta pendiente que quedará saldada el sábado 5 de agosto a las 21 hs, cuando el show suba a escena en el Teatro IFT, de Boulogne Sur Mer 549 (entradas por Plateanet).

La oportunidad será propicia para celebrar los veinte años de trayectoria de RS Company, la agrupación que Oliva fundó en 2003 con el nombre Renovando Sueños y que ha ido aggiornando hasta llegar a este exitoso presente. “Auténtico’ es un espectáculo totalmente nuevo, que retoma nuestra propuesta característica, compuesta de malambo, bombo y boleadoras, más el tango argentino. Es un show de gran impacto visual y auditivo, pensado para ser disfrutado por todo tipo de público”, describe.

Es un show de gran impacto visual y auditivo. Ph: RS company.

A sus treinta y tantos, el artista confía que comenzó “bailando de chiquito, con muchos sueños e ilusiones. El grupo nació en la zona de San Miguel como un proyecto amateur y muy de a poco fue avanzando hacia algo más profesional. Las primeras actuaciones fueron en peñas barriales y en actos escolares; ya después llegamos a los teatros y de ahí a los festivales y luego las giras. En un momento nos animamos a hacer producciones propias y así es como llegamos ahora a esta presentación”.

-¿Qué explicación le encuentra a la eclosión que vive el malambo en el mundo?

-Este furor es algo por lo que venimos peleando hace mucho tiempo. Dios quiera que todos los grupos que estamos girando podamos poner al malambo en el nivel que ya tiene el tango en todo el planeta. Sería algo muy lindo para todos los argentinos. Pienso que todos los que alzamos esta bandera de la danza folklórica estamos aportando un granito de arena para que eso suceda. Personalmente, soy muy agradecido porque a mí las botas y el bombo me han hecho conocer mi país y el mundo.

-Ante el surgimiento de tantos grupos que abrazan este tipo de danza, ¿Les resulta difícil diferenciarse?

-Cada uno tiene su propia búsqueda que nace dentro de la sala de ensayo. Nosotros presentamos el tango junto con el malambo, y no sé si todas las compañías tienen la posibilidad de que los mismos bailarines interpreten los dos estilos. Por lo general sucede que las compañías de tango contratan a dos o tres ‘gauchos’ para sumarlos a su show, o a la inversa, que los ballets folklóricos convocan a una pareja de tango. En nuestro caso, nosotros mismos trabajamos todas las técnicas. Esto, al margen del vestuario, que siempre resulta un diferencial entre las diversas propuestas, y el propio estilo de baile que se lleva al escenario.

Cada uno tiene su propia búsqueda que nace dentro de la sala de ensayo. RS company.

Pilares

Catorce artistas entre bailarines, músicos y cantantes integran el elenco de ‘Auténtico’, espectáculo que cuenta con coreografía y dirección general de Maro Oliva y asistencia coreográfica de Lola Guitián. “Ya sabemos que esta propuesta afuera funcionó muy bien. El desafío ahora lo tenemos acá y te aseguro es igual de difícil”, afirma.

-¿Quiénes son esos maestros a los que agradece haberlo ayudado a alcanzar el lugar que hoy ocupa?

-Mis maestros fueron Norma Ingrassia, Jorge Bihurriet y Hugo Garay, grandes referentes de la danza folklórica en la zona de donde venimos. Garay fue director de Endiablados y de Rugir de Bombos, proyectos en los que fusionó el malambo, el bombo y las boleadoras con el humor. Lo admiro mucho, como también admiro profundamente a Juan Saavedra y a Santiago Ayala ‘el Chúcaro’, a quien me hubiese encantado conocer. Hay otros bailarines que son referentes y de los que hoy tengo su amistad, como Walter Galarza, Néstor ‘Trapito’ Gude, el querido ‘Kuly’ Gómez (fallecido el año pasado). De todos ellos sigo aprendiendo.

-Che Malambo, Malevo, Los Potros Malambo…¿Cómo es la relación entre los compañías que hoy recorren el mundo?

-Malevo cumplió el rol de reabrir un mercado que se había apagado un poquito y con ellos volvió a despertar. Hacen un trabajo súper valorable los chicos. Tener el trabajo y la repercusión que tenemos ahora es algo que los bailarines folklóricos argentinos hemos soñado durante muchos años y que hoy es una realidad.

Artículo anteriorAlgo más que flamenco
Artículo siguienteIn memoriam. María Fux
Daniel Sousa
Licenciado en Periodismo (USAL). Es Subjefe de Redacción y Editor de la sección Espectáculos del Diario La Prensa, de Buenos Aires. Además, es responsable del sitio web de noticias de Radio Meridiano (Mercedes, BA). Escribió en las revistas Fortuna, Danza Europa y Américas (Reino Unido), Destino Zero (España), Buenos Anuncios, Ohlanda, Buzz, OrientAr, TravelArg, Off, y en el Diario Perfil. Ligado a la danza desde su niñez, fue integrante del Ballet Salta y realizó giras al exterior con distintas compañías de tango y folklore. Es jurado de los Premios Hugo al Teatro Musical y miembro de la Asociación Premios Chúcaro a la Danza Folklórica.