La 25¬ļ edici√≥n del Festival Internacional de Ballet de La Habana reuni√≥ en diez d√≠as, un amplio abanico de est√©ticas coreogr√°ficas.¬† La danza contempor√°nea se cuela poco a poco en su programaci√≥n, respondiendo a las tendencias mundiales. En esta entrega algunos invitados

 

Nuestro pa√≠s, la Rep√ļblica Argentina, estuvo magistralmente representado en este √ļltimo Festival, por artistas radicados fuera y dentro de nuestro territorio. Desde Buenos Aires, el Buenos Aires Ballet, agrupaci√≥n liderada por Federico Fern√°ndez, llev√≥ un programa de noche completa integrado por diversos tangos y Bastones Dorados de , que caus√≥ sensaci√≥n, en sus funciones de la Sala Covarrubias del Teatro Nacional. El grupo integrado por bailarines del y del Argentino de La Plata (adem√°s de Fern√°ndez, , , Devid G√≥mez, Aldana Percivati, Melisa Heredia, , Bautista Parada y Nina Zaera del Ballet Metropolitano) fue convincente en su entrega.

, es uno de los invitados especiales del encuentro, desde que inici√≥ su carrera profesional. Adorado por el p√ļblico y la cr√≠tica cubana, m√°s all√° de sus compromisos internacionales siempre encuentra la manera de acercarse personalmente a La Habana en esta fecha, donde es agasajado desde que aterriza en la Isla. En su rol de director del Ballet Nacional de Uruguay, Sodre, llev√≥ este a√Īo a Mar√≠a Noel Ricetto y a Gustavo Carvalho.

desde Noruega se present√≥ como bailar√≠n y core√≥grafo, con una de las piezas mejor juzgadas de esta edici√≥n (ver Balletin Dance N¬ļ 260, diciembre de 2016). El cubano Javier Torres -que no falta a ning√ļn Festival- con la uruguaya Luc√≠a Solari (ambos del Northern Ballet), mostr√≥ interesantes coreograf√≠as del argentino Demis Volpi, entre otras propuestas (no argentinas). Y , estuvo presente con Piazzola en Concierto, d√ļo que bailaron Laura Valent√≠n (Balleteatro Nacional de Puerto Rico) con Patricio Rev√© (Cuba).

Gracias a la Embajada de Francia, nuestra compatriota Cecilia Bengolea mostr√≥ Dub Love junto a Ana Pi y Fran√ßoise Chagnaud en la sala El Ciervo Encantado (poco antes hab√≠a pasado por el Teatro de la Ribera de Buenos Aires). Una obra agotadora, con m√ļsica electr√≥nica (DJ en vivo) y el uso de zapatillas de puntas para burlarse de la gravedad, en una est√©tica ajena por completo al mundo del Festival de Ballet que dej√≥ a todos boquiabiertos.

 

Destacados

De las 21 compa√Ī√≠as de ballet de todo el mundo que estuvieron presentes en el √ļltimo Festival Internacional de Ballet de La Habana (con 61 coreograf√≠as), se destac√≥ la actuaci√≥n de Les Grands Ballets Canadiens, con Black Milk, el final de Project 5 del israel√≠ Ohad Naharim, interpretado fant√°sticamente por cinco varones del elenco.

Adem√°s de la Dance Company (ver Balletin Dance N¬ļ¬† 261, enero de 2017) llegaron a Cuba desde Estados Unidos, representantes del New York City Ballet para ofrecer el m√°s puro : -uno de los bailarines que nunca falta al Festival- junto a Ashley Bouder; Justin Peck (core√≥grafo residente del NYCB) llev√≥ sus obras con un grupo formado ad hoc (Dance Americana). Tambi√©n estuvo el Ballet West con un neocl√°sico de virtuosismo aut√≥mata, y nuevamente Brooklyn Mack -de un negro profundo[1]– (Washington Ballet), que enloqueci√≥ a la audiencia con su vigor, junto a Viengsay Vald√©s (BNC) en El Corsario.

El cubano Osiel Gouneo (Munich Ballet) se luci√≥ con Viengsay Vald√©s en un Don Quijote plagado de juegos virtuosos, al igual que la impactante rusa Mar√≠a Kochetkova (American Ballet Theatre-San Francisco Ballet) con Joel Carre√Īo (Ballet Nacional de Noruega). Ambas parejas imperdibles. Por su parte, la sierraleonesa Michaela Deprince (tambi√©n de profunda negrura, Ballet Nacional de Holanda) descoll√≥ en Las Llamas de Par√≠s, junto al joven Fran√ßois Llorente (BNC).

El Universal Ballet de Corea del Sur llevó a La Habana Claro de Luna, un precioso duo de Shim Chung, basado en un cuento popular coreano, que interpretaron armónicamente Hyemin Hwang y Dongtak Lee. Mientras que el Ballet Nacional de Mongolia, ofreció Migración un convincente duo a cargo de Dugaraa Altankhuyag y la cubana Ginete Moncho (que viene destacándose en el BNC).

 

Personalidades

Entre los invitados especiales, estuvieron Aurélie Dupond (directora del Ballet de la Opera de Paris) que a pesar de la insistencia cubana no bailó, y  Azari Plisestki que realizó una inolvidable charla en rueda de prensa con Aurora Bosch, relatando las historias que juntos vivieron en los inicios del BNC, además de ensayar a las primeras figuras de este Festival.

[1] En el ballet clásico, los bailarines de piel negra todavía siguen siendo una excepción a nivel mundial. No es así el caso de Cuba, que ha tenido grandes estrellas, desde los orígenes mismos del BNC