Nueva York

0
49

En concordancia con los √ļltimos acontecimientos en el mundo del espect√°culo y de la pol√≠tica norteamericana, el New York City Ballet finaliz√≥ el a√Īo con denuncias de abuso verbal, f√≠sico y altercados violentos, por parte de cinco ex-bailarinas y estudiantes de ambos g√©neros, sobre su director por las √ļltimas tres d√©cadas, Peter Martins. Se trata de acusaciones de larga data, que se refieren a maltratos en ensayos y clases, que parecieran no haber tenido eco en su momento, pero que ahora estallaron en la prensa. La junta directiva del NYCB -mientras se investigan los reclamos-, acept√≥ la licencia temporal solicitada por el dinamarqu√©s que sucedi√≥ a George Balanchine compartiendo el puesto primero con Jerome Robbins y solo desde 1990 (aunque esperan poder reincorporarlo pronto), y nombr√≥ en su lugar a un equipo interino liderado por Jonathan Stafford, asistido por Justin Peck, Craig Hall y Rebecca Krohn.

Martins asegur√≥ que estas acusaciones son falsas, que ama a ambas instituciones (compa√Ī√≠a y escuela) ‚Äúa los que he dedicado los √ļltimos 47 a√Īos de mi vida‚ÄĚ. Tal vez resulte crudo recordar que en 1992 el director hab√≠a sido acusado por su esposa, Darci Kistler, entonces directora de la compa√Ī√≠a de haberle cortado y magullado brazos y piernas (el cargo de delito menor fue retirado poco despu√©s).