Viengsay Valdés: Nuevos Retos Frente al Ballet Nacional de Cuba

0
51
Viengsay Valdés en el anuncio de su nuevo cargo. Foto: Gabriel Dávalos

La noticia corrió como pólvora al viento por las redes sociales: Viengsay Valdés se convirtió en la subdirectora artística del Ballet Nacional de Cuba (BNC) justo abriendo 2019. Mucho se había especulado desde hace algún tiempo, sobre todo en Facebook, la red social más popular para este tipo de noticia, haciéndose totalmente oficial con una resolución emitida por el Ministerio de Cultura de Cuba y comunicada públicamente a todos los integrantes de la compañía por Fernando Rojas, viceministro de cultura y presidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas

 

El nombramiento tuvo un gran respaldo dentro del elenco cubano. Muchos de sus compañeros lo mostraron abiertamente en las redes sociales, con fotos junto a Viengsay Valdés. También los espectadores hicieron lo suyo enviando felicidades a la página de Facebook del BNC, la de Prensa Latina, el periódico Granma, el Portal Cubaescena, y en muchos rincones donde un grupo de amantes del baile de puntas se dejó ver. Igualmente muchos artistas cubanos manifestaron públicamente su aprobación para esta nueva etapa de su carrera artística.

Esta medida era necesaria porque el BNC tiene un subdirector ejecutivo, uno administrativo y uno económico, pero el área de la dirección artística estaba en varias manos. El nombramiento de Viengsay Valdés dará continuidad al trabajo de Alicia Alonso y de todas las grandes figuras que aportaron su talento al desarrollo de la escuela cubana de ballet.

La flamante subdirectora dijo claramente que es una fiel seguidora de Alicia Alonso y que seguirá sus pasos. Ella es una bailarina en activo, que pertenece a una generación privilegiada, que bebió de las fuentes más genuinas del ballet de la isla. Se ha mantenido residiendo en Cuba y ha apuntalado al BNC en sus momentos más críticos, trasladando lo que tan bien conserva de la vieja escuela, de aquellos maestros que le enseñaron la disciplina del día a día y el sentido de pertenencia a un elenco que ha resistido difíciles embates en sus 70 años de existencia.

Valdés protagonizó la última función de la extensa temporada de El Lago de los Cisnes, que realizó el BNC en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, durante cinco fines de semana. El público la aplaudió de pie ese primer domingo de febrero en una hermosa función, donde estuvo acompañada por el primer bailarín Dani Hernández. Fue su beneplácito para una bailarina que ha entregado mucho en el escenario.

El Ballet Nacional de Cuba es una agrupación emblemática, con gran prestigio, pero seguramente haya mucho trabajo por hacer para revitalizarlo, por eso el trabajo que tiene por delante la subdirectora es un reto enorme. Deberá reajustar su repertorio, basado mayoritariamente en los grandes clásicos del ballet, para enfocarse en una zona de creaciones o bien en retomar algunas obras de corte contemporáneo que duermen el sueño eterno en los archivos pasivos de la compañía. También tendrá que renovar a sus primeras figuras aceleradamente, por un lado para ampliar su staff que ahora resulta bastante reducido, y por otro lado para motivar a jóvenes bailarines con tremendas condiciones que todavía no han logrado colocarse con justeza en puestos de primeras figuras.

El camino es largo y no será fácil, pero Viengsay Valdés ha demostrado que es una mujer hecha a prueba de fuego, persistente, y sobre todas las cosas, llena de energías para enfrentar los retos más complicados.

Artículo anteriorDesde Italia
Artículo siguienteDos décadas
Mercedes Borges Bartutis
Licenciada en Periodismo de la Universidad de La Habana (1990). Máster en Arte con Mención en Danza de la Universidad de las Artes de La Habana, donde se desempeña como profesora auxiliar de la Facultad de Arte Danzario. Especialista del Consejo Nacional de las Artes Escénicas de Cuba. Colabora con varias publicaciones cubanas y extranjeras. Dirige la colección Súlkary-Cuba especializada en libros cubanos sobre danza para Balletin Dance Ediciones.