Abrazo Afrolatino en Jujuy

0
73
Workshop Kizomba Fusión de Albir Rojas y Isabel Ajmad. Foto: Sonia Massone

Del 10 al 14 de octubre se llevó a cabo la primera edición del Argentina Dance Love Festival (ADL) en San Salvador de Jujuy, bajo la organización de Gera Martínez. Presentaciones, talleres y fiestas estuvieron distribuidas en varios puntos de la ciudad capital

 

La propuesta del ADL se centró principalmente en generar un espacio de aprendizaje de diversas danzas afrolatinas en pareja, especialmente bachata, salsa y kizomba. La reunión de géneros musicales y de baile tan diversos dio como resultado un intercambio entre artistas que nunca se habían conectado antes, porqueen general, los congresos y festivales, (especialmente en Europa) separan las diferentes áreas de baile, y por ello a sus profesores y DJ. También se dio una fluida participación entre asistentes, profesores y músicos facilitando el acceso a conocer, probar y acercarse a otros bailes en pareja.

Otro de los ejes del evento, fue la descentralización de Buenos Aires, y así el ADL fue declarado de “Interés Cultural y turístico” por la provincia de Jujuy.Durante el Festival, se realizaron sociales (fiestas) con seis Dj diferentes, tanto en salones como al aire libre: en Plaza Belgrano, un espacio a la orilla del Rio Xibi y un parador con pileta. También se ofrecieron talleres en dos salones en simultáneo con cuatro profesores de chachachá, pachanga y otros, cinco docentes de kizomba, urbankiz y semba, seis de merengue y bachata sensual, urbana y dominicana y siete de salsa, son, casino y salsa cubana. Además dedos workshops con Dj internacionales.

Entre los profesores internacionales se destacaron el panameñoAlbir Rojas en kizomba, de notable técnica y expresión; la versatilidad, carisma y jovialidad de Samy ‘El mágico’ y Carolina Borrego (Francia) en bachata; la elegancia y la expresión de Richie y Almendra (Argentina/Chile) en salsa. Entre los artistas nacionales sobresalió Flopy Verni (CABA) con kizomba tradicional y lady style, así como Los Compay (Comodoro Rivadavia) en pachanga-funk, salsa y casino estilo Miami.

Por supuesto el DLF, en su primera edición, tuvo aciertos e inconvenientes.Entre los aciertos se contó con el profesionalismo y la selección de los artistas convocados, especialmente por su dedicación y experiencia musical. Mientras que entre los inconvenientes, algunos fueron ajenos a la organización (cortes de luz, mal clima para eventos al aire libre o problemas con los vuelos aéreos) y otros relacionados a lo organizativo (poca información sobre los eventos de algunas noches y talleres, además de la simultaneidad que no permitió la asistencia que pretendían, y la prioridad de la música de bachata en los sociales, cuando se había propuesto un festival de tres ritmos).

Ya está programada la próxima edición de DLF, en 2020 en la provincia de San Juan, en la que seguramente se logrará reconsiderar algunos aspectos organizativos con más experiencia, para que se desenvuelva con mayor solidez.

Artículo anteriorManuel de Falla y El Sombrero de Tres Picos
Artículo siguienteUn Regreso Esperado con Resultados Óptimos
Sonia Massone
Directora, coreógrafa e intérprete de artes escénicas. Especialista en textos críticos y difusión mediática de las artes por la UNA, Licenciada en composición coreográfica con mención en Expresión Corporal y docente de composición en la Universidad Nacional de las Artes. Realizó trabajos de investigación en la Universidad, participó como coreógrafa en operas contemporáneas y trabajó como asistente de dirección en piezas escénicas para la Noche de los Museos. Actualmente se forma en producción, prensa, difusión y community manager para espectáculos y artistas.