La pedagoga Alicia Muñoz, siempre activa

0
196

La agenda de Alicia Muñoz siempre estuvo atiborrada de actividades. Recuerdo que tuve que esperarla casi cuatro años para poder conversar sobre un nuevo proyecto que la tenía a ella como protagonista. Y bien valió la pena esa espera, porque pudimos desarrollar concienzudamente, un programa destinado a profesores de danza, centrado en la pedagogía, un área que se mantenía vacía en materia de profesionalización. Era el año 2005, casi, casi, han pasado dos décadas desde entonces.

Volver a las fuentes

Justamente hoy, viernes 18, Alicia Muñoz regresaba a la Escuela Jorge Donn, una de las tres instituciones públicas del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, donde se forma a los maestros y bailarines del futuro. Allí fue directora por más de 20 años y como se verá un poco más adelante en este mismo artículo, quienes pasaron por sus aulas (personal docente, no docente y alumnos), no solo no la olvidaron. No pasó desapercibida en la vida de cientos de personas.

Además, el 9 de septiembre Alicia Muñoz, estará dictando el curso “Ser docente hoy” en Le Dance Arte Escuela que dirige Antonella Simone, en El Talar de Pacheco, provincia de Buenos Aires, y el 20 de octubre en el Profesorado de Danzas del municipio de San Nicolás, ciudad con la que la une varios años de experiencia docente.

Por otro lado, volviendo a aquello de que sus alumnos la recuerdan de manera especial, el 14 de septiembre a las 19 hs recibirá el premio “Mi Maestro Inolvidable” en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (Auditorio UCES, Paraguay 1457, CABA) propuesta por Giselle Morgan, pianista acompañante de ballet en el Teatro Colón de Buenos Aires y pianista de Drácula en la orquesta de Ángel Mahler.

Cuando se lo comunicó, Morgan expresó: “…Aun hoy me acompaña la energía al piso, el conectarme y afianzarme no sólo si bailo sino también cuando toco [el piano].

Jamás podré olvidar de cuántas clases se me permitió salir, para que pueda ir a acompañar a otra aula cuando faltaba un pianista, lo que forjó el oficio del cual hoy trabajo en el Teatro Colon. Jamás olvidaré cuántas excepciones de todo tipo se nos permitieron, para poder ensayar aquel ‘Drácula estudiantil’, que fue la base de todo lo que hoy es mi vida. No hubiera sido posible con un director encasillado en las reglas.

Y cada palabra que dije es realmente lo que siento”, aseguró la exalumna.

Y todo esto, días antes de lanzar una nueva propuesta de educación on-line junto a Marcio Chinetti, dirigida a aquellos profesores, que todavía no han tenido la oportunidad de acercarse a las teorías pedagógicas especializadas en danza.