MUJERES EN RED

0
139
Primer elenco de Mujeres en Red. Ph: Gustavo Gavotti.

Por el Ballet Contemporáneo

(La Cenicienta del Teatro)

En el Teatro  San Martín el Ballet Contemporáneo  estrenó la obra de Andrea Chinetti Mujeres en Red, que nace como un work in progress en el estudio de danza Arte XXI.

Una serie de distintos géneros musicales, tango, milongas y canzonetas italianas se suceden con la interpretación de Pulice-Vicenzo Cuarteto, integrado por Ruth de Vicenzo en acordeón y con una voz cautivante, Ángel Pulice, Nacho Peralta y Pablo Covacevich en guitarra, éste último deleita como solista.

Mujeres en red habla de ese tejido que construyen las mujeres entre sí y en su relación con los hombres. Una obra fresca con humor, nostalgia y donde la vitalidad del grupo se pone de manifiesto tanto al comienzo como al final con la única  pieza grabada de Lucilla Galeazzi.

Bailarines: Manuela Suárez Poch, Antonella Zanutto y Jonás Grassi. Ph: Carlos Furman.

En el primer reparto se lucieron Antonella Zanutto, Manuela Suárez Poch, Daniela López, Ivana Santella, Rubén Rodríguez, Matías Coria y Jonás Grassi. El nivel técnico e interpretativo de los bailarines hace imposible resaltar el trabajo de alguno de ellos, todos en cada uno de los roles que les ha tocado desempeñar han sido brillantes.

Andrea Chinetti demuestra que posee un lenguaje coreográfico claro para trasmitir emociones y una veta humorística que no se ve comúnmente en los coreógrafos y se espera ver más obras suyas.

En la coordinación técnica de escenario estuvo Pablo Hernández y Paz Corinaldesi, en la producción técnica Ángel Ariel Porro, en el diseño de iluminación Claudio del Bianco y asistente de vestuario Mariana Vera.

Un público entusiasta y muy numeroso por ser un día de semana hábil a las 18.30 hs, colmó el hall del teatro y coronó el trabajo de los artistas con un fuerte y prolongado aplauso.

Bailarines: Antonella Zanutto, Manuela Suárez Poch, Daniela López, Ivana Santella, Rubén Rodríguez, Matías Coria y Jonás Grassi. Ph: Gustavo Gavotti.

Esto lleva a reflexionar sobre el lugar que ocupa el ballet para las autoridades del teatro. Se puede decir que es “la Cenicienta del San Martín”.

¿Cómo es posible que el Ballet que ha logrado un nivel técnico que no tiene que envidiar a los más importantes del mundo, sea tan maltratado y sólo se le otorgue una sala cuando viene un coreógrafo extranjero?

No es que el hall no pueda utilizarse como lugar de promoción de las actividades que se realizan en ese complejo, pero no es el ámbito apropiado para muchas de las obras de su repertorio.

Las autoridades debieran cuidar a los bailarines que le brindan los mejores años de su vida, a sabiendas que es la carrera más corta de todas las artes.

La labor de Andrea Chinetti y de Diego Poblete como directora y codirector, merece el reconocimiento por mantener el entusiasmo y el nivel técnico del grupo en condiciones que no son las ideales.

Se espera, entonces, que el Ballet deje de ser una Cenicienta en el Teatro, para pasar a tener el protagonismo  y respeto que se merece.

Artículo anteriorCastadiva, el aniversario
Artículo siguienteIN MEMORIAM. EVET MARTHA GAIANI
Alicia Muñoz
Alicia Muñoz, Profesora Universitaria en Danza, dirige desde 1997 la colección Balletin Dance Didáctico “Compartiendo Ideas” de la editorial Balletin Dance. Publicó los libros “Cuerpos Amaestrados vs. Cuerpos Inteligentes”, “Caos o Planificación” y “La evaluación en la Danza, Mucho más que poner una nota” también publicó artículos pedagógicos y criticas de danza en diarios de Argentina, Brasil y Venezuela. La utilización de los centros de energía, como generadores del movimiento lo viene desarrollando desde la Escuela de Danza Jorge Donn y en las jornadas de actualización pedagógica presenciales o por e-learning, que dicta actualmente. Por su trayectoria artística y pedagógica ha recibido numerosas distinciones de entidades oficiales de Brasil y de Argentina.