Salir de la Burbuja

Se definen como una ‚Äújoven compa√Ī√≠a profesional nacida de la ilusi√≥n y la pasi√≥n‚ÄĚ. Ellos son y , conocidos, entre otros m√©ritos, por los ocho a√Īos que destacaron como bailarines principales del (2004-2012). Actualmente recorren el mundo con , una obra llena de sutilezas inspirada en el mito griego sobre las hilanderas del destino. Ellos son Entred√≥s

 

‚ÄúEn el mundo de la danza espa√Īola y el flamenco est√° todo inventado‚ÄĚ, dijo Miguel Angel Corbacho al recordar los or√≠genes de Las Moiras. Quer√≠an marcar una diferencia con los espect√°culos en cartel, ‚Äúse est√° usando mucho el efectismo, el aplauso f√°cil, buscar lo m√°s virtuoso posible para arrancar el aplauso del p√ļblico, sin profundizar, ni dejar al p√ļblico que vuele con su imaginaci√≥n con lo que est√° viendo‚ÄĚ. Por otro lado, consideraron crear en un formato m√°s peque√Īo, m√°s asequible a la hora de venderlo. ‚ÄúLa idea original de Entred√≥s por ejemplo, era una compa√Ī√≠a mediana, en nuestro primer espect√°culo √©ramos doce personas en el escenario‚ÄĚ, record√≥ Elena Algado. Pero fundamentalmente, se debi√≥ a ‚Äúla necesidad interpretativa. Las Moiras tiene mucho de interpretaci√≥n, no nos quer√≠amos dedicar a hacer unos palos del flamenco y ya est√°. Quer√≠amos investigar, buscar algo diferente‚ÄĚ, complet√≥ la bailarina.

‚ÄúMe interesaba que ella pudiese transformarse en animal, o en persona, tal vez alguna Diosa, y fue Fernando Valero (productor de la compa√Ī√≠a) quien me acerc√≥ este mito, que son tres hermanas. Yo dije, ¬°ya est√°! Porque ella puede encarnar el papel de las tres Moiras y yo el de La Vida, una persona cualquiera‚ÄĚ, confes√≥ Corbacho. ‚ÄúLo dif√≠cil luego, fue como hac√≠amos que la gente entendiera el hilo argumental‚ÄĚ, remarc√≥ ella.

 

¬ŅPara el trabajo compositivo se pensaron como personajes?

MC. Si. Contamos con un director esc√©nico que nos ha ayudado. Nosotros somos bailarines, no actores, nos faltaban las pautas para ayudarnos a meternos seg√ļn qu√© papel; ella hace tres personajes con caracteres completamente diferentes, y yo hago desde el nacimiento hasta el ocaso, la vejez, pasando por la juventud: necesit√°bamos de alguien que nos marcara una forma de seguir, para que esto se viese en escena.

EA. Las Moiras llegan por madurez art√≠stica. Necesit√°bamos ese punto de dar un pasito m√°s, dedicarnos no solamente al baile, sino probar algo diferente como la interpretaci√≥n. Al principio, cuando te sales de ser una ovejita -por as√≠ decirlo-, cuando est√°s en el Ballet Nacional de Espa√Īa (o en una compa√Ī√≠a que te van dirigiendo), t√ļ tienes que hacer esto de √©sta forma y tal. Cuando sales, te quieres comer el mundo, probar todos los estilos y piensas ahora voy a bailar esto y lo otro. Ahora, tampoco s√© si seguiremos por este punto. A m√≠ tambi√©n me gusta el ‚Äútoma que toma!‚ÄĚ (risas)

 

En una entrevista se√Īalaron que no es su intensi√≥n encarar la muerte dram√°ticamente sino como algo natural ¬ŅC√≥mo lo ven en relaci√≥n a la vida del bailar√≠n?

EA. No la veo dram√°tica. Hace dos a√Īos me romp√≠ el tal√≥n de Aquiles, y mi m√©dico me dijo que nunca volver√≠a a bailar igual que antes. Yo no le hice ni caso, segu√≠ para delante. Pero lleg√≥ un momento, cuando pasas dos meses en una silla de ruedas, que tambi√©n pens√© ¬Ņy si no puedo volver a bailar? ¬Ņqu√© ser√≠a de m√≠? ¬ŅC√≥mo me lo tomar√≠a? No creo que ser√≠a una tragedia. Echar√≠a de menos subirme a un escenario, pero eso en alg√ļn momento va a llegar. No significa que en alg√ļn momento voy a ser secretaria, siempre voy a estar vinculada a la danza.

MC. Yo no creo que mi vida artística termine nunca, porque si no estoy bailando estaré coreografiando, que es algo que me encanta.

EA. Siempre he pensado que era invencible, jam√°s hab√≠a tenido una lesi√≥n, y de buenas a primeras das un salto caes mal… y ¬Ņqu√© haces? Tampoco lo veo tr√°gico. La vida del bailar√≠n, aunque no sea subido a un escenario, es larga y extensa, se pueden hacer much√≠simas cosas.

 

¬ŅC√≥mo fue ese pasaje, al salir del Ballet Nacional?

EA. Esa burbuja…

MC. Yo encantado (risas). Estuvimos nueve a√Īos en la Compa√Ī√≠a Andaluza, pasamos directamente al BNE donde hemos estado ocho a√Īos, el bagaje art√≠stico que ten√≠amos era ya basto, ten√≠amos treinta y cuatro a√Īos, con una madurez mental y art√≠stica. Entonces para m√≠ fue una liberaci√≥n. Tambi√©n ves la cruda realidad, porque si es verdad que en todo momento has estado arropado, no te ten√≠as que preocupar de nada, solamente con tu mochila ibas a ensayar, te pon√≠an en el hotel, te llevaban al teatro, sal√≠as a bailar y ya est√°. Ahora te das cuenta de todo lo que tienes que estar pendiente a tu alrededor aparte de bailar.

 

El tema de vuestra obra es el destino: ¬ŅQu√© hay para ustedes en el futuro pr√≥ximo?

EA. Por lo pronto seguimos con Las Moiras, tenemos algunas próximas fechas, y nuestra cabeza no para: ya está en el próximo espectáculo.

MC. Estuvimos en la Argentina con el BNE con La Leyenda, un homenaje a Carmen Amaya.

EA. Me encant√≥ Buenos Aires, la comida, la gente, ese p√ļblico maravilloso, todo. Quiero volver.

 

¬ŅEs posible ser profeta en la propia tierra?

MC. Puede ser, pero es dif√≠cil. Yo no soy tan buen Relaciones P√ļblicas, yo s√≥lo se bailar y crear. Para llegar a muchos sitios, y conseguir determinadas cosas, hay que ser muy buen RRPP.

Artículo anteriorCésar Corrales
Artículo siguienteDe regreso
Gustavo Friedenberg
Gustavo Friedenberg, es t√©cnico en Medios de comunicaci√≥n y Licenciado en Composici√≥n Coreogr√°fica, adem√°s de actor bailar√≠n y director. Formado en Argentina y el extranjero, ha recorrido varios pa√≠ses trabajando para diferentes compa√Ī√≠as, a la par que desarrollando sus propios proyectos (EEUU, Europa, Sudam√©rica y el Caribe). Como bailar√≠n se ha dedicado profesionalmente al flamenco, desempe√Ī√°ndose tambi√©n como docente de t√©cnica y composici√≥n.