La performance Historical Dances in an Antique Setting creación del artista plástico argentino , a comisión especial de la galería de arte británico . Un honor que indica por qué es el artista del momento en Londres. En diálogo con el creador Balletin Dance pudo saber sus próximas actividades

Tres bailarines con mallas negras, blusones rojos y enormes perlas blancas entran en las galer√≠as Duveen, coraz√≥n de la Tate Britain y se desplazan con delicados movimientos, jugando con arabescos trazados en el piso a modo de jardines palaciegos y asumiendo poses barrocas que recuerdan pinturas de personajes de otra √©poca. El p√ļblico los sigue sorprendido en su desplazamiento por las tres secciones del enorme espacio. Es una galer√≠a de arte pero es danza lo que est√°n viendo, y se vuelve vivaz en el punto central bajo la c√ļpula, donde m√ļsica espa√Īola del s XV acompa√Īa un solo. La coreograf√≠a usa la ‚Äúsprezzatura‚ÄĚ o el arte de la elegancia del cuerpo, seg√ļn definici√≥n de (s XVI), en el que reverencias, quiebre de mu√Īeca y amaneramiento eran esenciales a la cultura renacentista. As√≠ como pararse con los pies en-dehors.

Esta performance en vivo continuada, Historical Dances in an Antique Setting es creaci√≥n del artista pl√°stico argentino Pablo Bronstein, a comisi√≥n especial de la galer√≠a de arte brit√°nico. Un honor que indica por qu√© es el artista del momento en Londres. Durante cinco meses hasta el 9 de octubre y en seis horas por d√≠a, veinte bailarines entrenados especialmente en danzas barrocas y sprezzatura, se rotan para materializar la idea est√©tica de Bronstein, que hace diez a√Īos usa la danza para expresarse en sus obras. Es un trabajo de gran escala y repercusi√≥n en los medios de difusi√≥n que se estima habr√° sido visto por 650 mil espectadores al cierre.

Dos facsímiles gigantes con las fachadas de la Tate enmarcan las Duveen, como si hubieran dado vuelta el museo de adentro hacia afuera.

Tres bailarines usan la sprezzatura, con arabescos trazados en el piso, y la fachada dada vuelta - Foto . Brotherton/Lock
Tres bailarines usan la sprezzatura, con arabescos trazados en el piso, y la fachada dada vuelta – Foto . Brotherton/Lock

Balletin Dance entrevist√≥ en exclusiva a Bronstein cuya idea fue ‚Äúmostrar el museo como teatro, la gente como actores y la arquitectura como algo inherentemente artificial. Los bailarines reflejan a los visitantes del museo de forma idealizada y estilizada usando lenguajes del ballet temprano, el neoclasicismo, de im√°genes en pinturas y de la coreograf√≠a barroca. Son a la vez esculturas en movimiento y personas‚ÄĚ, explica el artista.

Bronstein encontró parecidos entre el dibujo (su especialidad profesional) y un bailarín desplazándose en líneas sobre el piso.

‚ÄúEn un manual de danza del s XVII vi que las ilustraciones de un minuet, sus pasos y desplazamientos, eran s√≥lidas instrucciones arquitect√≥nicas, pero con la diferencia de que en la coreograf√≠a de la p√°gina se alud√≠a a los tiempos‚ÄĚ, comenta.

¬ŅEstudi√≥ danza, c√≥mo lleg√≥ a usarla siendo artista visual?

S√≥lo tom√© clases seis semanas pero como me gritaban mucho porque la posici√≥n de mis brazos y dedos eran muy afeminados, lo dej√©. El profesor quer√≠a que bailara m√°s macho, un imposible para m√≠, dice con humor. Siempre me fascin√≥ la sprezzatura, las formas amaneradas de los movimientos considerados elegantes en el renacimiento. Como no soy experto en danza me llev√≥ diez a√Īos aprender a comunicarme con mis bailarines. Veo mucha danza y tengo la suerte de una carrera exitosa con instituciones art√≠sticas que si piden a instituciones de danza que trabajen conmigo me reciben bien. La primera vez que hice algo con el museo de Munich y miembros del no ten√≠a idea de lo que quer√≠a. Pero s√≠ ten√≠a la vanidad suficiente para actuar como si supiera‚ÄĚ, cuenta.

La Tate Modern, el ICA y el Metropolitan de Nueva York también hospedaron sus trabajos.

En el proceso coreogr√°fico trabaja hace tiempo con , una de las bailarinas de Historical Dances, quien traduce su mundo de im√°genes y elige los bailarines: ‚Äúni muy de ballet, ni muy contempor√°neos y capaces de lidiar con la demanda emocional de bailar en un ambiente a veces indiferente‚ÄĚ. Abundan conversaciones grupales, entrenamiento visual en gestos de √©poca y con especialistas en historia de la danza como preparaci√≥n.

‚ÄúEl trabajo es colaborativo‚ÄĚ, dice Bronstein, ‚Äúel punto est√©tico justo es mi decisi√≥n. Los bailarines luego deben transformar el material en algo con lo que puedan trabajar desde la t√©cnica‚ÄĚ, afirma.

Dise√Īos para un ballet

Este a√Īo, el argentino parece estar en todas partes en Londres ya que fue elegido para dise√Īar escenograf√≠a y vestuario del nuevo trabajo del por sus 90 a√Īos: The Creation (Baldwin-Haydn) que sube al en noviembre.

La colaboración artista-ballet no es nueva. Basta pensar en duplas como Picasso-Ballets Russes o Martha Graham-Isamu Noguchi.

Cómo fue trabajar con el coreógrafo y director en vez de hacerlo directamente con los bailarines?

Mi rol con el Ballet Rambert estuvo estrictamente definido como el de dise√Īador y como tal, relacionado a mi inter√©s en la historia de la arquitectura y la escenograf√≠a. Descubr√≠ el poder del escen√≥grafo en un trabajo de gran escala. Mi desaf√≠o fue hacer que una gran orquesta, coro y una compa√Ī√≠a de danza numerosa compartieran escenario al mismo tiempo. La orquesta deb√≠a verse y escucharse bien, sin arruinar la coreograf√≠a porque el p√ļblico desv√≠a la atenci√≥n de un bailar√≠n a un m√ļsico haciendo un movimiento inesperado. Por lo que se me ocurri√≥ hacer una pantalla perforada que divide dos mundos espacialmente pero permite ver la orquesta por el efecto de iluminaci√≥n.

¬ŅLo har√≠a de nuevo?

El trabajo fue bien recibido, pero no lo haría de nuevo porque no soy buen colaborador. Necesito sentir que soy el autor total para llenar mi gran ego -sentencia sonriendo-. Aquí sentí que proveía un servicio.

¬ŅTiene un pr√≥ximo proyecto con danza?

S√≠, har√© una pel√≠cula explorando el rol del personaje pero no quiero una narrativa de pantomima. Creo que lo har√© en mi casa que es bastante barroca, trabajando con una bailarina espa√Īola que est√° actuando en Historical Dances, . Es capaz de improvisar e incorporar diferentes tipos de danza que lo hagan sentir bien sprezzatura. Ir del barroco italiano, pasar por y terminar con flamenco. Y si suena un poco kitsch, es porque yo lo soy.

Artículo anteriorImperdible
Artículo siguienteEli Sirlin РHágase la Luz
Fátima Nollén
Fátima Nollén escribe sobre ballet y danza desde 1991. Profesora de Danzas y Becaria del Fondo Nacional de las Artes, fue jurado en concursos como Joinville-Brasil. Desde 1997 colabora con Balletin Dance desde Río de Janeiro, Nueva York, Miami y Londres. Paralelamente, trabajó para Radio Universidad Nac. del Litoral (Congreso de la Nación), Clarín, Gente, Crónica TV, ATC (Buenos Aires y Brasil), Radio Unica Nueva York, Telemundo y MTV. Ganó tres premios Emmy por la Cobertura de las Olimpíadas de Londres 2012 con NBC-Deportes Telemundo.