y al frente de la , presentaron un nuevo y original espectáculo en el teatro Hasta Trilce, como ya es costumbre suya, un lugar muy acogedor y cómodo para este tipo de presentaciones

 

Al momento de recibir la invitación, ya el título del espectáculo, En Cualquier Tiempo que Sea, me produjo intriga y al mismo tiempo deseos de saber de qué se trataba. Quienes me conocen saben que me llamo Juan Cruz de nombre y “Fierro” de sobrenombre, colocado por mis padres desde antes de nacer, justamente por la amistad entre Fierro y el Sargento Cruz. Soy un apasionado de la obra de José Hernández, La Biblia Gaucha como también se la conoce, que se muestra cada día más acorde con la actualidad. Mi pasión también se traduce en coleccionar cuanta edición diferente puedo conseguir del Martín Fierro.

Después de presenciar el espectáculo, mantuve una larga e interesante conversación con los directores para completar lo que había visto. El primer tema surgido tuvo que ver con la trama principal de la obra situada en la mal llamada Conquista del Desierto: se trata aquí de valorizar el papel del gaucho en esta campaña y mostrar cómo fue un actor social que por su naturaleza no era enemigo del indio, sino que fue obligado a enfrentarse a él por los sectores dominantes que protagonizaron el proceso de organización del país en estado Nación. Esta es la línea argumental principal.

Por otro lado, En Cualquier Tiempo que Sea buscó acercarse a la actualidad, mostrando el poder ejercido por unos pocos cuya ambición lleva al sometimiento del pueblo. Ese poder fue representado en escena por el jefe militar que reclutó al paisanaje obligándolo a abandonar su forma tradicional de vida y que dirigió la avanzada contra el originario de la Pampa y la Patagonia, matándolo y expulsándolo de su tierra.

Otro de los aspectos que intenta poner en tela de juicio esta obra, acompañando la trama principal, es la presencia de la mujer, que ha sido extraordinaria, pero la historia ni la rememoró ni la consideró protagonista, excepto en raras ocasiones escritas en documentos y libros de difícil acceso.

Fueron varios los momentos que más me llegaron e impactaron de este espectáculo. En la primera escena llamó la atención la aparición de los gauchos portando lanzas con chuzo (palo armado con un pincho de hierro que se usa para defenderse y ofender) y desgarretadoras (lanzas con una cuchilla filosa en forma de “U” utilizada en la época de la Colonia para voltear los animales vacunos para cuerearlos). Lo extraordinario y original fue ver sobre un escenario este último elemento. A ellos se sumaron el cuchillo, el lazo y el rebenque, para dar el marco justo a un malambo impecablemente bailado por hombres y mujeres.

Así mismo se destacaron otras escenas tales como El Pericón, la Payada con la danza de mujeres con la guitarra como elemento y el adagio del gaucho estaqueado con la mujer fortinera.

En síntesis: se trata de un espectáculo altamente recomendable y para ver más de una vez. Con coreografía y dirección de Glenda Casaretto y Fernando Muñoz, interpretado por Delfina Vivas, Paola Yacone, María Celeste Cosentino, Daniela Genovese, Macarena Zugasti, Victoria Lettiere, Natalia Loureiro, Naike Ginesta, Sara Mabbi De Petre, Melisa Ribelotta, Cecilia Scévola, Gaspar Jofré, Enzo Pascal, Daniel Jara, Mauro Heinz, Claudio Figueroa, Osmar Mercado, Alfonso Davancens, Martín Pereyra, Cristian Coronel, Nicolás Latella y Arian Ortellado.

COMPARTIR
Artículo anteriorBecas
Artículo siguienteFlamenco Nómade
Juan Cruz Guillen
Juan Cruz Guillén «Fierro», nació el 19 de junio de 1948 en Buenos Aires. Es Maestro Normal Nacional. Se formó en el Instituto Folklórico Argentino con Froilán Guzmán y José Manuel Moreno. Desarrolló su carrera profesional junto a Santiago Ayala «El Chúcaro» y Norma Viola en el Ballet Folklórico Argentino donde se desempeñó como bailarín y como secretario de compañía. Fue Subsecretario de Cultura de la provincia de Santiago del Estero. Dicta las cátedras de Bailes Populares y Danzas Nativas en la Universidad Nacional de las Artes (UNA), en la Municipalidad de Olavarría y en el Banco Central de la República Argentina. Fue coordinador de Radio Nacional Folklórica y es integrante de la Sociedad de Bibliófilos de la República Argentina.