El trabajo de la coreógrafa a través de dos obras mostradas en Londres

 

Justo cuando el Teatro Sadler‚Äôs Wells present√≥ por segunda vez Betroffenheit de la core√≥grafa Crystal Pite y el actor Jonathon Young, con la compa√Ī√≠a Kidd Pivot, la obra gan√≥ el Premio Olivier a la mejor nueva producci√≥n en danza de 2016. El segundo para Pite.

No en vano, es la core√≥grafa m√°s buscada √ļltimamente por las compa√Ī√≠as de danza como la Opera de Par√≠s, el , Scottish Ballet o el National Ballet de Canad√°, entre otros.

Pite crea piezas que var√≠an en estilo, lenguajes, t√©cnica y tama√Īo, pero siempre son veh√≠culo para comunicar una historia o un concepto que es claramente percibido por la audiencia.

 

Balletin Dance, asisti√≥ a la funci√≥n de Betroffenheit (consternaci√≥n o shock en alem√°n), interpretada por el propio Young y los cinco bailarines de Kidd Pivot. Inspirada en la muerte de la hija de Young en un incendio, la obra en dos actos habla del trauma y su relaci√≥n con la adicci√≥n. Esta pieza de danza teatro muestra una profunda b√ļsqueda psicol√≥gica y gran expresionismo esc√©nico con cuotas de humor negro. La voz de Young es el hilo conductor para una interesante partitura electr√≥nica (Owen Belton). La adicci√≥n est√° representada por un caricaturesco uso del variet√© y brillantes n√ļmeros de tap, con ingenioso vestuario de Nancy Bryant.

Pite usa la especialidad en danza de cada bailar√≠n (tap, break, contempor√°neo, mimo) para expresar la lucha interna y el deseo de recuperaci√≥n. Un excelente dise√Īo de luces de Tom Vissen acompa√Īa estados de √°nimo y genera sensaciones de espacios f√≠sicos y mentales. Distintos props de utiler√≠a: tel√©fono, marioneta, detonador de dinamita, abanicos de plumas, complementan la emocionante actuaci√≥n del elenco que posee un tremendo estado f√≠sico, versatilidad y dominio t√©cnico.

Reacia a las entrevistas, Pite dice en el programa de mano que se inspira en ‚Äúcontenidos desafiantes y significativos‚ÄĚ e intenta que ‚Äúcada movimiento y gesto tenga sentido y prop√≥sito‚ÄĚ. Tal vez sea esto lo que hace de Pite la core√≥grafa del momento: su excepcional capacidad de comunicaci√≥n.

 

Crystal Pite comenz√≥ a crear danza a los 4 a√Īos. Usaba la misma m√ļsica, movimientos y trajes en cada ocasi√≥n, antes de estudiar tap y ballet en su Victoria natal (Canad√°). Su viaje la llev√≥ del Ballet British Columbia, donde cre√≥ su primera obra a los 19 a√Īos, al Ballett Frankfurt de William Forsyth y a establecer su compa√Ī√≠a Kidd Pivot en Vancouver en 2002. A los 46 a√Īos, ha creado m√°s de 40 obras.

Estreno mundial

Entre febrero y marzo, Pite estuvo en Londres, para crear Flight Pattern (pauta de vuelo o escape en inglés) con el Royal Ballet. El primer montaje realizado por una mujer allí desde 1999. Monumental, con 36 bailarines, da un trato poético al tema triste y recurrente en los escenarios locales: la crisis migratoria. Balletin Dance estuvo allí.

Pite trabaja de manera vers√°til con compa√Ī√≠as chicas o grandes. Sus obras son audaces y fusionan emociones y precisi√≥n. Contrastan intensidad de movimientos con tensi√≥n entre conceptos.

Flight Pattern cuestiona la fragilidad de la condici√≥n humana y la tensi√≥n entre la desesperaci√≥n y la esperanza. La Sinfon√≠a N¬ļ 3 de G√≥recki, o De las Almas en Pena, provee soporte musical dram√°tico, calmo y bello a la vez.

A pesar de las im√°genes multicolores de las columnas de inmigrantes en Europa y botes en el Mediterr√°neo, ac√° hay grises y negros que acent√ļan el drama, con pantalones, camisetas y sobretodos dise√Īados, como antes, por Bryant. Los √ļltimos, luego son s√≠mbolo de los que nunca llegaron a destino en una escena que los acumula en brazos de la excelente Kristen McNally, de gran efecto.

La danza est√° pensada para un colectivo, donde el canon y los movimientos en pal√≠ndromo (capic√ļa) y en cadena, o simples balanceos, generan una pintura impresionista. El movimiento y pose de cada bailar√≠n es una pincelada esencial al efecto final: olas del mar, filas de caminantes, p√°nico de los n√°ufragos, complementados por dise√Īo de luces de Visser. Repentinos brotes de danza individual revelan historias desesperadas. Marcelino Samb√© se entrega con pasi√≥n virtuosa en una de ellas. Hacia el final, la nieve cae sobre los que alcanzan su meta, mientras los rezagados siguen intent√°ndolo, sorteando obst√°culos m√≥viles, en dise√Īo de Jay Gowler Taylor.

Flight Pattern es un triunfo coreogr√°fico elevado por la performance excepcional del ballet del Covent Garden.

Pite rompe esquemas, pero jam√°s es abstracta. Su fuerza comunicativa es tal, que arrasa los sentidos y el entendimiento.

Artículo anteriorDanzas Africanas
Artículo siguientePresencia Argentina en Montpellier
Fátima Nollén
Fátima Nollén escribe sobre ballet y danza desde 1991. Profesora de Danzas y Becaria del Fondo Nacional de las Artes, fue jurado en concursos como Joinville-Brasil. Desde 1997 colabora con Balletin Dance desde Río de Janeiro, Nueva York, Miami y Londres. Paralelamente, trabajó para Radio Universidad Nac. del Litoral (Congreso de la Nación), Clarín, Gente, Crónica TV, ATC (Buenos Aires y Brasil), Radio Unica Nueva York, Telemundo y MTV. Ganó tres premios Emmy por la Cobertura de las Olimpíadas de Londres 2012 con NBC-Deportes Telemundo.