Suecia

0
13
Ya se pueden seguir los ensayos desde las instalaciones de la Royal Opera en Gäddviken en Estocolmo, de PUUR de Wim Vandekeybus, un espectáculo sobre el poder, el miedo, la responsabilidad y la duda. Una historia implacable y universal de genocidio. Foto: gentileza de prensa

En su temporada inaugural al frente del Royal Swedish Opera Ballet (fundado por el Rey Gustav III de Suecia en 1773), Nicolas Le Riche anunció los títulos que integrarán su repertorio en 2018/19. Serán más de 60 funciones, con tres creaciones exclusivas para el Ballet Real, además de reposiciones de los grandes clásicos y de geniales creadores. “Creo en un repertorio que refleje la diversidad de la danza de hoy, además de regodearse del inequívoco potencial de la compañía. Nunca antes hubo un momento en que la danza haya poseído tantas facetas”, señaló Le Riche. Durante la temporada el público conocerá el detrás de escena de la vida de un bailarín, con clases, ensayos, reuniones y charlas con los coreógrafos en el proyecto audiovisual A Day in a Dancer’s Life al que se accede por internet desde la web de la compañía.

La temporada comienza en septiembre de 2018, con La Bella Durmiente de Marcia Haydée, sigue un programa mixto en noviembre, integrado por Annonciation de Angelin Preljocaj, un estreno de Lukas Timulak y Wings of Wax de Jirí Kylián y el año finaliza en diciembre con El Cascanueces en una versión “con un toque sueco” de Pär Isberg. 2019 comenzará en febrero con la combinación de Suite en Blanc de Serge Lifar junto a un estreno de Jérémie Bélingard, en abril harán PUUR de Wim Vandekeybus (sobre el genocidio) y en mayo otro estreno firmado por Jiří Bubeníček.