Cuestiones de Género

0
22
Chase Johnsey en La Bella Durmiente. Foto: Elliot Franks | In the Lights PR

Algunas compañías y proyectos de danza comenzaron a convocar a bailarinas “mujeres o quienes se identifican como tales” para integrarse a sus elencos

 

La equidad de género llegó finalmente a la danza, incluso a una de las compañías más tradicionales de Europa.

El English National Ballet contrató para el cuerpo de baile femenino a Chase Johnsey, que había renunciado a Les Ballets Trockadero de Monte-Carlo acusado de ser demasiado femenina(o). Su retiro, luego de 14 años de integrar el elenco monegasco, se debió al “hostigamiento y humillación”, que habría recibido de manera discriminatoria por “parecer demasiado femenina”, escribió en sus redes. Johnsey, nacido en Estados Unidos, se sometió a una cirugía facial y estaba planteando a fines del año pasado, someterse a una transición de género.

Sin trabajo, pero todavía con intensiones de trabajar como bailarina, a los 32 años Johnsey se prepara también para una futura tarea directiva. El año pasado ganó el premio al mejor bailarín masculino en los British National Dance Awards, organización que colaboró en la obtención del nuevo contrato.

Este destaque le permitió interpretar a las damas de la corte en la producción de La Bella Durmiente que el English National Ballet realizó en el Coliseum Theatre de Londres. Tamara Rojo, su directora, explicó que no tenía intensión de que esto se convirtiera “en un truco publicitario”, sino que simplemente refleja el mundo en que vivimos.

Desde que ingresó a la compañía inglesa, Johnsey perdió varios kilos (con la ayuda de un nutricionista). Trabajó arduamente con la cubana Loipa Araújo (maestra del ENB) para entrenar y remodelar su cuerpo. “Soy un tipo pequeño, pero soy un hombre”, dijo Johnsey en entrevista a Roslyn Sulcas. “Mis hombros son más anchos, mis pantorrillas son más grandes, las texturas de mis músculos son diferentes”, afirmó. Por ello tuvo que realizar un entrenamiento para perder masa muscular, y fuerza también, para parecer todavía más femenina.