In memoriam: Leila Mela

0
1034
Leila Mela como Cupido junto al Ballet de la provincia de Salta. Foto: Charly Hawk

Leila Mela

Quilmes, Buenos Aires, 1º de octubre de 1985 – Salta, 2 de mayo de 2020

El sábado 2 de mayo murió la bailarina argentina Leila Mela, que había integrado el Ballet de la Provincia de Salta desde su fundación.

Las redes sociales se llenaron de emotivos mensajes, de compañeros, amigos e instituciones oficiales, al enterarse de la noticia.

Mela había iniciado sus estudios de danza a los 5 años en el Ballet Juvenil de Quilmes con Irene Rinaldi, Teresa y Ariadna Constantini, y continuó en el Estudio Superior de Danzas de Norma Ofelia Capelli (2000 al 2005), con quien participó de concursos nacionales. Así en 2001 obtuvo una beca en la Asociación Arte y Cultura de Buenos Aires para profundizar con Lidia Segni y Héctor Barriles. También tomó clases con Lía Furiasse y Gabriela Alberti en el Instituto Danzave (2002) y en Arte/2Mil con Liliana Couto (2003). Ingresó al Taller de Danza Contemporánea del Teatro General San Martín en 2005.

Se perfeccionó en varios seminarios de técnica de danza clásica con Estela Saladino, Georgi Christoff, Cecilia Kerche y Pedro Krastchiuck , Paul Vasterling, Mauricio Arnedo, Martin Piliponski y Pablo Aharonian, antes de ingresar por concurso público al recientemente creado Ballet de la Provincia de Salta en el año 2007.

Junto a esa compañía representó obras de repertorio clásico (Giselle, Paquita, Pedro y El Lobo, Baile de Graduados, grand pas de Don Quijote, Cascanueces, El Corsario y Raymonda) y de danza contemporánea (Magnificat, Sueño de una Noche de Verano, El Mesías, Bolero, Estampas de mi País y Cantares).

En febrero de 2012 ingresó al Ballet Provincial del Centro del Conocimiento de la ciudad de Posadas (Misiones), donde interpretó El Lago de los cisnes, Don Quijote y Giselle, en la misma provincia y en giras a Brasil.

Leila Mela participó en la producción de Coppellia en el Ballet Teatro Nescafé de las Artes, de Santiago de Chile, con dirección y coreografía de Sara Nieto (2013), antes de regresar al Ballet de Salta en 2014. Desde entonces se destacó como solista en La Bayadera (2017), Paquita (2018), Divertissement Napoli (2018), Baile de Graduados (2018), El Lago de los Cisnes (2018), Don Quijote (2019), El Encanto de Cenicienta (2019) y El Cascanueces (2019) llevadas a cabo bajo la dirección de la actual directora artística, María Inés Riveros, quien la recuerda especialmente por “su sensibilidad, sencillez y humildad, sus condiciones naturales para la danza, su capacidad de interpretación exquisita de los diferentes roles y su pasión por el trabajo al que dedicó toda su vida”.

Siempre interesada en seguir formándose como artista y queriendo ahondar en sus condiciones como coreógrafa asistió a los cursos de verano del Performing Arts Research and Training Studios de Bruselas en 2017, donde tomó clases de ballet con Douglas Becker y Libby Farr, repertorio con Mark Lorimes, danza contemporánea con German Jauregui, Rob Hayden y Mark Lorimer, y micro proyectos con Manon Santkin.

“Nos quedan sus recuerdos y el deseo de que con su pasión por la danza haya tocado los corazones de quienes la vieron bailar.  Su despedida fue entre aplausos, rodeada de sus familiares, amigos y compañeros de la danza que le realizaron el último adiós en Salta”, indicaron sus padres a esta revista.

“Leila fue no solo una artista, sino también una hija, una hermana, una amiga y una novia”. Sus padres la acompañaron “desde muy chiquita”, viéndola hacer lo que más le gustaba. “Siempre que bailaba la íbamos a ver, tanto a Salta como a Misiones” y junto al dolor causado por su muerte “estamos felices por haberla seguido siempre y haberla visto feliz sobre el escenario”, aseguraron.


A modo de el Ballet de la Provincia de Salta publicó este video, donde se la puede ver en una de sus últimas presentaciones en el rol de cupido de Don Quijote. https://www.facebook.com/imdsalta/posts/134295044884253