Audiciones en Buenos Aires

0
603

El Desarmadero: Rompedero creativo, dirigido por Sebastián Ameri, convoca a bailarinas con conocimientos de clásica y contemporánea para integrarse al equipo. Se trata de una compañía de danza independiente manejada en formato de cooperativa desde el año 2012.

Las interesadas deberán ser mayores de 18 años, y deben tener disponibilidad para ensayar 3 veces por semana (martes, jueves y sábados) después de las 15 hs en la ciudad de Buenos Aires.

Enviar un mail, antes del 15 de febrero, a: produccion@eldesarmadero.com.ar y juanagonzalezjohansen@gmail.com, que incluya nombre, apellido, DNI, número de contacto, CV y 1 video de 1 minuto de duración máxima con secuencia de contemporáneo fusión / lyrical jazz (se puede adjuntar el video o enviar link a internet: drive/vimeo/YouTube). El asunto del mensaje debe incluir nombre y apellido + Audición Desarma.

Las seleccionadas serán notificadas para realizar una audición presencial.

El Desarmadero aclara que la preselección por mail, se debe fundamentalmente a la situación de pandemia, que impide realizar convocatorias masivas. La audición cumplirá́ con todos los cuidados necesarios para evitar contagios.

En comunicación con Balletin Dance, el director de El Desarmadero, señaló que “…después de tantos años quiero agradecerte tu acompañamiento al ámbito de la danza, y sobre todo, como siempre me has ayudado a preponderar mi trabajo. Has estado en cada uno de mis pasos desde pequeño y hoy no quería dejar de reconectar y contarte toda mi odisea vivida en la danza”. 

Bailar

“En el pico de un esfuerzo formidable y victorioso… mientras la sangre está latiendo en tu cabeza, de repente todo se torna quieto dentro tuyo. Las cosas parecen tan claras y blancas como nunca. Como si se hubieran encendido grandes focos de luz en tu interior cuando salís a escena. En ese momento te sentís convencido de que en vos reside todo el poder del mundo, que sos capaz de cualquier cosa, que tenés alas. No hay en la vida momento más precioso que éste, el momento blanco, y uno se convence de trabajar inagotablemente por muchos años más sólo para sentirlo otra vez”.

Coronavirus

“Sin embargo todo se congeló para el mundo y para la danza. Después de haber sido bendecido desde mis primeros años en el ISA [Instituto Superior de Arte del Teatro Colón] hasta hoy en día, sin cesar jamás de vivir entregado a la escena argentina, nos topamos con un muro demasiado alto para surcarlo con un gran jeté”.

Sebastian Ameri atraviesa la pandemia como todos nosotros, y en medio de la situación desgarradora para las artes escénicas, cuando parecieran inminentes los cierres de espacios emblemáticos y con la incertidumbre de que todo pareciera derrumbarse en este contexto, él decidió abrir un nuevo espacio de junto a Facundo Machado, que llamó Kabula, Casa de Bailarines, “creemos que el ámbito ha sido muy castigado y necesita un nuevo lugar, fuerte y alto en donde congregarse y resurgir. Porque corren tiempos de cambio. Porque el viento sopló fuerte y la danza necesitaba un refugio donde poder guarecerse”.

Trayectoria

Desde muy pequeño, se formó en danza, teatro y música. A los 14 años ingresó al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Integró el cuerpo de baile de 2000 a 2007 de la mano de grandes maestros, entre los que se mencionan Leandro Reguero, Mario Gallizi, Hector Barriles, Alejandro Toto, Karina Olmedo, Basiliz, Raul Candal y Katty Gallo.

Siempre que pudo, bailó en elencos del circuito independiente, tenía “muchas ganas y entusiasmo por crecer en la carrera”: ArgenBallet, Ballet Neoclásico de Buenos Aires, Ballet Compacto y en el Ballet del Mercosur (dirigido por Maximiliano Guerra) y continuó formándose en teatro y música.

Participó en numerosos concursos, y en 2001, obtuvo el reconocimiento como Intérprete en Contemporánea y en la categoría mejor Coreógrafo, otorgado por la Escuela Provincial de la ciudad de Bahía Blanca.

Será recordada su interpretación de Charles Chaplin (2008 al 2009) en El Gran Charles de Guido de Benedetti, que obtuvo importantes críticas y que le sirvió como trampolín para El Fantasma de la Opera que produjo la empresa T4F en el Teatro Opera. 

Desde 2010, integra el Ballet del Sur de Bahía Blanca, ciudad en la que fundó su compañía El Desarmadero, “con la finalidad de hacer del escenario un ritual cultural, generando contenidos revolucionarios, frescos y novedosos” y su propio centro cultural, Espacio de Mate y Arte, “sala independiente que lleva a cabo diversas clases y talleres para la investigación y la formación en danza, teatro y acrobacia”. 

Integró las giras que el ballet realizó con y Marianela Nuñez en 2017, el mismo año en que estrenó ‘La Fiesta de los Ciegos’ (multimedia, maping y danza). Luego llegó el turno de ‘Maters Brutal’ (con gira por diferentes provincias), en 2018 ‘La Máquina’ (danza, teatro y audiovisual) y en agosto de 2019 ‘Lisboa, Viaje Etílico’ con dramaturgia de Mariela Asensio.

Radicado nuevamente en Buenos Aires a fines de 2019, refunda su compañía insertándola en el circuito teatral porteño en la Ciudad Cultural Konex (‘La Máquina, a comienzos de 2020).