Formosa: un caso único

0
333
Última asamblea del MFD en Buenos Aires. Foto: Kleur

El Movimiento Federal de Danza (organización federal cultural sin fines de lucro, ni filiación político partidaria) emitió una ‘Carta Abierta al Gobierno de la Provincia de Formosa’ solidarizándose con “la situación que atraviesan las y los colegas de Formosa, única provincia del país que no ha podido regresar a la actividad cultural ni siquiera de forma parcial, durante todo el año 2020 y en lo transcurrido de 2021”.

En la carta, los trabajadores de la danza, solicitan “una pronta respuesta” por parte de las autoridades provinciales “a los diversos pedidos realizados”, en relación a la posibilidad de autorizar un protocolo para poder regresar a la actividad, “como de las propuestas económicas para sostener la situación”.

La principal actividad económica de estos artistas tiene que ver con la práctica, investigación y enseñanza de la danza. Ellos han tenido que continuar manteniendo sus espacios de trabajo, “pese a no recibir ni el 20% de los ingresos económicos habituales”. Lo que ellos están solicitando es recuperar su tarea, considerada como “herramienta de supervivencia”, sin atentar de ninguna manera “contra las medidas sanitarias dispuestas”.

El MFD ha desarrollado el Protocolo Nacional Unificado para Danza, aprobado por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y el Ministerio de Cultura de la Nación, que se tomó en cuenta en varias provincias para desplegar la actividad (clases, talleres, creaciones). En Formosa en cambio, a pesar que desde el mes de mayo de 2020, se han presentado numerosos y diversos protocolos “con acciones concretas para la protección de quienes practican danza” no han tenido respuesta ni diálogo con las autoridades.

“La no pronunciación ante la toma de medidas para estos espacios artísticos, impide obtener ingresos legítimos para proveer al sustento diario, y está destruyendo no sólo su economía, sino también la posibilidad de acceder a espacios en los que tantas y tantos estudiantes, puedan construir un futuro”, asegura la misiva.

Para finalizar la carta señala que: “Los/as trabajadores/as de la danza de Formosa, solicitamos de manera urgente la generación de una mesa de diálogo para poder plantear las dificultades, y tomar las decisiones pertinentes que nos permitan volver a trabajar dentro de los límites y cuidados que implica el protocolo”.

No somos parte del problema, sino de la solución. Porque la danza es salud y la danza es trabajo.