In memoriam. Sandra Guida, nieta de Fosse

0
105
Sandra Guida. Ph: Jorge Fama.

Por la redacción de Balletin Dance

Conocimos a Sandra Guida en la conferencia de prensa de El Beso de la Mujer Araña, a mediados de los noventa.

Cerramos los ojos y la vemos ahí, de pie, enfundada en un vestido glamoroso, proyectando haces desde sus ojos. La naturaleza “pelada” de su humanidad recubierta del espesor cosmético de su personaje. Y luego, en escena,… ¡por dios!

Se puede hablar de Guida agotando los adjetivos que dan cuenta de sus incomparables cualidades de comedienne. Su profesionalismo, su técnica. Se debe decir antes que nada que la artista estaba inscrita legítimamente en el árbol genealógico de Bob Fosse. Es decir, sangre azul de la comedia musical. Tenía un ímpetu por la profesionalidad en el trabajo de su voz y su danza que compartió con pocas figuras de su generación.

Sin embargo, el valor agregado de Guida no es reductible a combinaciones de componentes estériles propios del oficio.

Aquellos rayos que emitía de sus ojazos transparentes, aquel cuerpo escultural, los brincos que desafiaban la gravedad, eran el toque intrazable de un halo invisible. Lo que califica a una intérprete de verdadera artista. La poesía… Eros, musiké o vaya uno a saber qué.

En escena era incendiaria. Ph: Jorge Fama

En escena era incendiaria. En la otra cara de la moneda, la privada, una excelente amiga e inteligente persona.

Su último gesto, el más indefectiblemente humano, nos deja tristes. Extrañar a Sandra Guida es extrañar cualidades únicas de interpretación y hasta una escuela de teatro musical híbrido NYC-BA.

La génesis del teatro musical en la Argentina tiene en Guida un capítulo propio. Para ponerlo menos abstracto, lo más poético-político-existencial que arrojó el género, Chicago, es la divisoria de aguas. En Broadway o en Buenos Aires hay un antes y un después de Chicago con sus arquetipos Velma Kelly y Roxie Hart.

Es imposible que surja nada bueno en teatro musical actual si no es en la continuidad desoxirribonucleica de ese dúo antagónico-complementario que se origina en el cuerpo de Fosse, e inyecta la magia de sus musas Chita Rivera y Gwen Verdon.

Aquel oficio órfico desembarca en nuestras tierras de la mano de Nélida Lobato y Ambar La Fox, como escala al siguiente hito que la tiene a Guida de coprotagonista de esta pieza genial junto a su brillante colega y amiga, epítome de la comedienne global, Alejandra Radano.

Hablar de Guida es recordar aquella Chicago incomparable. Y es hablar también de su amistad y sociedad con la fiel Radano que le abrió las puertas de Europa. ¡Qué criaturas de Teatro!

Su último posteo en Instagram, sólo cinco semanas antes fue precisamente una foto junto a Radano a propósito del estreno del unipersonal de su amiga, La Pathètique.

Quienes se nutren de experiencias litúrgicas, extrañarán siempre esa sociedad de amigas.

La génesis del teatro musical en la Argentina tiene en Guida un capítulo propio. Ph: Jorge Fama

Biografía

Guida tuvo una enorme trayectoria. Aquel ángel desbordante de la escena tenía muchas horas de vuelo en cine, teatro y televisión. Nació el 16 de junio de 1962 en el barrio de Caballito. Se inició en el mundo de la música a los 16 años.

Además de El Beso… y Chicago, actuó en las obras Hair, Sorpresas, El Diluvio que Viene, Puck – Sueño de Verano, Caravan, Gypsy, Tatuaje, Tango Corrupto, Jazz Swing Tap, La Corte del Faraón y el infantil Sietevidas, la Gatópera entre otras.

Dirigió la obra Colapsadas y creó el grupo musical La Fila. En televisión, participó en La Banda del Golden Rocket y Hombres de Honor. En cine, trabajó en El Niño Pez.

En Italia, hizo una gira en 2009 con la comedia Concha Bonita, de Alfredo Arias (estrenada por Radano en el Teatro Nacional de Chaillot de París). Y por la misma época actuó en la capital de Francia junto a Marilú Marini y la propia Radano.

Recibió cantidad de reconocimientos a su talento: los premios ACE como Mejor Actriz de Musical (2001-2003), el ACPT (México) como Mejor Actriz de Musical (2002) y el Hugo a la trayectoria. En 2001, 2005 y 2011 fue reconocida con el Premio Konex por Intérprete Femenina de Musical, Solista Femenina de Pop y Actriz de Musical, respectivamente.