Rendirse

Comentario

Danza Independiente en Convivencia

Por Nahuel Aguirre

Del 23 de abril al 1º de mayo se realizó la segunda etapa del Festival Internacional de Danza Emergente Buenos Aires 2016 (). A lo largo de una semana se expusieron obras nacionales e internacionales. En su mayoría procesos y puestas experimentales que brindaron un paneo general sobre el estado actual de la danza autogestionada

 

El Festival Internacional de Danza Emergente Buenos Aires 2016, se ofrece como un espacio cuya meta es visibilizar a la danza independiente de la ciudad capital y afianzar lazos con otros sitios de producción, especialmente con las provincias. La segunda etapa, reunió diferentes propuestas y experiencias escénicas tanto locales como internacionales.

, directora del FIDEBA, mencionó a Balletin Dance que el objetivo no sólo es mostrar obras, sino también compartir estrategias de gestión, organización y experiencias. “Queremos que el festival sea un espacio de reflexión, que brinde herramientas y abra puentes entre las diferentes formas de llevar a cabo una puesta en escena o gestionar una obra.”

Se presentaron unos 78 trabajos para formar parte de la programación de este encuentro, y de ellos fueron seleccionados ocho para este período (la primera fase del festival tuvo lugar en febrero y la tercera se realizará en la ciudad de Merlo, San Luis en septiembre).

La mayoría de las puestas fueron de Capital Federal, , Rosario y provincia de Buenos Aires. Como la intención del festival es ser federal fue llamativa la ausencia de obras provenientes del norte y/o del sur del país, García Blaya, consciente de esta falta, sostuvo que quizás este es un aspecto a rever dentro de las convocatorias: Hubo “una falta de voz de nuestra parte para poder convocar obras de danza de estas regiones. Además es importante contar con el imaginario de estas zonas para dialogar y saber la situación de todo el país”.

Bosque, de , fue la obra que dio pie a esta segunda etapa, y uno de los trabajos que se destacó a lo largo del festival. Otra propuesta nacional fue la rosarina La Distancia Animal, que experimentó con movimientos de cisnes y la oscuridad de la danza butoh. El grupo Caldo fue seleccionado para presentar ¿Por qué no me llevaste a mí? un trabajo en proceso creado e interpretado por Luciana Pedroni, Facundo Monasterio, Juan De Rosa, Manuela Piqué. Esta propuesta física, humorista y por momentos absurda dividió la opinión de los presentes. Sin embargo no se puede negar la presencia y el humor de Monasterio que pudo despertar una sonrisa en más de una persona.

De las propuestas internacionales llegó desde Pardo, de Vera Garat, Leticia Skrycky y Santiago Turenne, que jugó con la penumbra del escenario y los movimientos que producían las sombras y linternas. Mientras que el mexicano Javier Contreras presentó Trilogía Coreográfica una puesta que cuestionó la masculinidad y su historicidad. Este último aprovechó el momento para opinar sobre la danza independiente de nuestro país, a la que percibió como un ambiente muy libre: “Veo una gran apertura a la experimentación. Mucho énfasis en la composición, las energías y la fiscalidad. Vi obras conceptuales, que eludían sentidos y son más conceptuales. Cosas que suceden en pero no con el mismo peso y libertad que aquí”.

Por su parte y fueron los encargados de dirigir a Celia Argüello en Bocetados. Ambos directores montaron dos trabajos muy bien recibidos por el público, aprovechando el Centro Experimental de la Universidad Nacional de San Martín () y de las capacidades interpretativas de Argüello. Lang experimentó con la espacialidad y Szeimblum optó por jugar con elementos y materialidades en una propuesta más sutil.

Lucas Condro cerró el festival con la presentación de su libro Asymetrical Motion, acompañada por lecturas e improvisaciones en base a esta técnica desarrollada por el propio bailarín.

Fideba está claramente dirigido a personas acérrimas de la danza. Fue raro ver que se acercase a alguna de las funciones alguien externo a la escena artística, aunque las entradas se agotaron, los organizadores aún tienen la intención de ampliar la convocatoria de público. “En esta edición arriesgamos a salas más grandes, a convocar estudiantes y jóvenes. Por otro lado las entradas son no aranceladas y que vengan en masa es señal de que la gente tiene interés.” El broche de oro para el cierre del encuentro fue una jam improvisation entre todos los asistentes, quienes compartieron su danza y experimentaron con el movimiento junto a DJ`s invitados.

Artículo anteriorUna Visita Bailada
Artículo siguienteFuerza de Gravedad
Facundo Nahuel Aguirre Fernández
Egreso en como periodista en el año 2013 de la Universidad Católica de Santiago del Estero. Trabajo en la revista empresarial Panorama jujeño del año 2012 al 2014. Colaboró en revistas culturales como Circo Cromático, Danza Europa y Américas y Giro Cartelera. Desde 2014 escribe en la revista Balletin Dance. En 2015 colabora como asistente de prensa para el grupo Una Constante. Recibe su formación como bailarín de estudios como Nuevo estudio Danza y FACE.