El Festival que Queremos

0
29
La Giogia, de lo mejor del festival. Foto: Cecilia Antón | Festivales de GCBA

Del 23 de enero al 1¬ļ de febrero, la capital porte√Īa se vio sumergida en la 13¬ļ edici√≥n del Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA), que se lanz√≥ nuevamente tras un objetivo declarado: ‚Äútener un gran festival de verano‚ÄĚ

Esta declaraci√≥n puede ser interpretada de muchas maneras seg√ļn quien observe, sea hacedor del arte o √ļnicamente espectador. Ya en la edici√≥n anterior, Federico Iraz√°bal, director del Festival, hab√≠a manifestado la intensi√≥n de apostar menos por una programaci√≥n de obras extranjeras y m√°s en favor de la producci√≥n local, poniendo de relieve la idea de mercado para que nuestros artistas multipliquen sus oportunidades de circulaci√≥n proyect√°ndose al mundo. En la otra orilla, pensado como un evento de celebraci√≥n para toda la ciudad, esto implica que muchos espectadores pierdan su √ļnico acceso a espect√°culos extranjeros.

Por segundo a√Īo consecutivo, la celebraci√≥n del Festival Ciudanza, Danza en Paisajes Urbanos qued√≥ absorbida dentro del FIBA, haciendo m√°s extenso el contenido de √©ste √ļltimo a costa de la autonom√≠a del primero. Celebrado en forma discontinua desde 1999, Ciudanza, dirigido por Brenda Angiel, produjo esta vez, intervenciones en el Paseo del Bajo, Plaza Lavalle y el Parque de la Estaci√≥n: unas 15 propuestas creadas o adaptadas para la ocasi√≥n (en algunos casos con aprovechamiento creativo del espacio p√ļblico).

Con estéticas diversas, trabajos como el de Andrés Rivas y Debora Migliani, lograron mediante su Freestyle integrar la danza con los espectadores, conformando una verdadera invitación a bailar. Ojalá para próximas ediciones se considere la incidencia del intenso sol de enero en una programación a cielo abierto.

Entre las co-producciones se estren√≥ Ballet Establet de Silvina Grinberg, Fuck Me de Marina Otero, que fue ovacionada en la funci√≥n del martes 28 en el Teatro Regio y Hermafrodita de Alfredo Arias junto a la exitosa dupla Bonard/Casella. Esta √ļltima form√≥ parte de lo que se constituy√≥ en uno de los ejes del festival, poniendo en primer plano la tem√°tica trans/interg√©nero junto a obras como: Siglo de Oro Trans (invitada por el Complejo Teatral de Buenos Aires), la uruguaya Naturaleza Trans y la Italiana MDLSX de la Compa√Ī√≠a Motus, que sin dudas, fue una de las piezas m√°s cautivantes.

De Italia, en dos magn√≠ficas funciones en el Teatro Coliseo, tambi√©n se present√≥ La Gioia de la Compa√Ī√≠a conducida por Pippo Delbono. Con un elenco at√≠pico y una propuesta pl√°stica que recuerda a Tim Burton, la obra exulta im√°genes sublimes que obligan a pensar en la belleza y el misterio del teatro.

El FIBA cont√≥ con diferentes secciones para trabajos en proceso, donde se vio, entre otros, Hicieron lo que Ten√≠an que Hacer en ese Momento de Mariela Puyol y Facundo Nieto y Cuerpo de Marcelo Savignone, ambas creadas dentro del programa de Residencias para la creaci√≥n del instituto PRODANZA. Josefina Gorostiza particip√≥ del Mercado/FIBA con Precarizada, mientras que, en el marco de la Incubadora de primeras obras de la DGEART, Emilio Bidegain mostr√≥ un adelanto de Narciso del ¬ī92, como resultado de la residencia Danza al Borde, y que estrenar√° el s√°bado 4 de abril en el Teatro de la Ribera.

En la secci√≥n Invitadas se incluyeron dos obras provenientes de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), ambas con coreograf√≠a de Luc√≠a Giannoni: Me Hab√≠a Levantado Temprano y Tardaba en Prepararme para Existir, proyecto ganador del Premio Graduados a la Creaci√≥n 2019 y Contra Todo, en la cual puede apreciarse el trabajo de Mariela Asensio con los estudiantes de la carrera de Artes Dram√°ticas, que ya hab√≠a sorprendido a√Īos atr√°s con la imperdible Potranca.

Si se entiende el Festival como un indicador de tendencias, debería hablarse de un fuerte giro hacia lo performático, el teatro documental y el biodrama; la conformación de elencos no mainstream y un borde cada vez más difuso entre danza y teatro. Pero si bien es innegable que las artes escénicas están indagando en un tipo de teatralidad híbrida y testimonial, también es preciso tener en cuenta que la selección condensada responde al criterio de los curadores de esta edición y a las limitaciones económicas y de infraestructura que operan en todo evento de estas características.

Con entradas accesibles y/o gratuitas, se puede hablar de un festival ‚Äúpara la gente‚ÄĚ, pero tambi√©n debe se√Īalarse que algunas funciones contaron con una platea copada por programadores, como la de Black Box el lunes 27 en el Port√≥n de S√°nchez, que posiblemente suscit√≥ curiosidad por tratarse de una coproducci√≥n entre seis pa√≠ses. En suma, un festival como el FIBA merece ser celebrado, acompa√Īado y aprovechado; pero tambi√©n cuestionado e interrogado en funci√≥n de asumir un criterio frente a los beneficios y contras que implica cualquier decisi√≥n directiva; comenzar a pensar y manifestar para qu√© y para qui√©n consideramos deber√≠a hacerse y sobretodo qu√© tipo de festivales nos gustar√≠a tener.

Artículo anteriorBailar en las Calles de La Plata
Artículo siguienteUn Baile Feliz
Gustavo Friedenberg
Gustavo Friedenberg, es t√©cnico en Medios de comunicaci√≥n y Licenciado en Composici√≥n Coreogr√°fica, adem√°s de actor bailar√≠n y director. Formado en Argentina y el extranjero, ha recorrido varios pa√≠ses trabajando para diferentes compa√Ī√≠as, a la par que desarrollando sus propios proyectos (EEUU, Europa, Sudam√©rica y el Caribe). Como bailar√≠n se ha dedicado profesionalmente al flamenco, desempe√Ī√°ndose tambi√©n como docente de t√©cnica y composici√≥n.