El Canon de la Acción

0
25
Paolino (delante) y Bernardi (detrás), una asociación compartiendo la construcción de movimiento. Foto: Flor Berdichevsky

En el entramado de la construcción coreográfica se elaboran secuencias o se enlazan formas para las cuales, como puntos de partida, se suelen proponer imágenes, conceptos y movimientos, todo lo cual puede considerarse como un campo de exploración que llevaría a la obra.

 

En el Espacio Callejón se presentó Sinapsis (Campo Voltaico), coreografía con idea y dirección de Laura Paolino, interpretada por ella y Romina Bernardi.

Aquella exploración indicada arriba generalmente presenta un sentido metodológico: por su desarrollo se va armando la obra, va cobrando sentido, va mostrando su particular identidad. Se establecen así los cánones del trabajo, es decir, sus formas, secuencias, dinámicas, asociables o insertas en las imágenes y conceptos que se despliegan en la pieza.

Este proceso de construcción compositiva, quizá subyacente a la mayoría de las obras coreográficas, en Sinapsis (Campo Voltaico) se presenta como una muestra detallada de su resultado.

Por un lado, conceptualmente, ya el título aporta un contexto. “Sinapsis”, desde la neurología, a groso modo indica la zona de conexión neuronal donde se comunican informaciones que llevan a acciones. Análogamente, las secuencias de movimiento de la propuesta desarrollan conjunciones y variaciones de los cuerpos en sus acciones, un campo común de trabajo en el que van pasando de estar acostados y en quietud a de pie y en tránsito. Esta simpleza temática de ir de quietud en piso a tránsito de pie, hilo conductor de la obra, da lugar a una sumatoria de detalles, pequeñas explosiones de dinámicas, diversidad de rítmicas y evoluciones espaciales en un continuo dividido en tres partes. La primera, dominante en el suelo, y la última, con tendencia a los tránsitos, en las que se exponen crecientes variaciones de secuencias. La intermedia, en la que se presentan los cuerpos a contraluz, como sombras, se observan los que podrían comprenderse como detalles puntuales de algunas transformaciones que se dan en las otras partes.

En función, Paolino y Bernardi ofrecieron dominio y destreza en la realización de los movimientos, creaciones conjuntas que, paulatinamente en cada tramo, agregaron, como si fueran pinceladas superpuestas, pequeñas variaciones que fueron complejizando las construcciones corporales.

Sinapsis (Campo Voltaico), detallando la acción a cada paso, ordenando y potenciando los signos de movimiento en las secuencias, constituyó un canon de acción armónico como muestra de lo complejo en lo simple.