En la Toscana Italiana

0
345

En la Toscana Italiana

Jessica Najmanovich se encuentra trabajando en el Ballet de Siena, dirigido por Marco Batti, una maravillosa ciudad antigua, a 50 km de Florencia

Najmanovich se formó durante tres años en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, cuando obtuvo una beca completa para continuar sus estudios en la Escuela del Teatro Bolshoi de Brasil (Joinville, Santa Catarina), donde se graduó en diciembre de 2014. “Fue una experiencia maravillosa, desde el punto de vista académico como personal” recordó la joven junto a Balletin Dance. Allí fueron sus maestras Galina Kravchenko, Ludmila Sinelnikova, Larissa Araujo y bailó bajo la dirección del propio Vladimir Vasiliev.

Poco antes de graduarse, fue contratada por el Salzburger Landestheater de Austria, para la producción de El Lago de los Cisnes, “donde tuve el privilegio de bailar durante tres meses bajo la dirección de Peter Breuer y de participar en la Gala Internacional. Mi estadía allí me marcó para siempre y me hizo soñar que regresaría al Viejo Continente”.

Fue bailarina del Sodre de Montevideo dirigido por Julio Bocca, durante 2015, donde también vivió “una experiencia inolvidable”, pero Europa la convocaba y así armó sus valijas. “La vida me llevó a Italia. A través de una audición, llegué a Siena y me encontré con un excelente maestro poco conocido en la Argentina, el maestro Marco Batti quien dirige la Escuela y el Balletto di Siena”, aseguró. “En Italia me siento como en casa -confesó- me encuentro maravillada por el recibimiento y por el afecto que todos me han demostrado, por las enseñanzas y consejos. Encontré un grupo de personas trabajadoras, excelentes en lo profesional y muy humanas”.

La bailarina afirma que toda su vida ha estado cargada de felicidad, “aprendí un poco de todos los maestros, sigo aprendiendo y siento un profundo agradecimiento hacia ellos. Como a mis padres, porque sin su apoyo, nada hubiera sido posible”. Para el futuro Najmanovich se sueña en Europa, “si la vida no me lleva por otros rumbos” y por supuesto le gustaría volver a bailar en la Argentina. Para finalizar la jovencita compartió: “Amo el ballet, la danza. Amo el escenario, los aplausos, son mi vida. Pero también soy muy apasionada por la vida, me encanta la amistad, soy soñadora, espero enamorarme, y quizás estudiar otra cosa”.