Conexión Broadway-Buenos Aires

0
44
“Los profesores argentinos son, en algunos casos, mejores que los de Broadway”, celebra Valentina Berger. Foto: gentileza Shirly Potaz

Con diez años de residencia en Nueva York, Valentina Berger se ha convertido en un nexo entre las grandes producciones de teatro musical de una y otra ciudad. Acaba de anunciar una alianza con Cris Morena. ¿Cómo nos ven y en qué se destacan los argentinos en aquel mercado?

 

¿Qué tienen en común las puestas locales de musicales como Casi Normales, Camarera (Waitress) y Kinky Boots? Que en alguna instancia de su desarrollo, participó la productora argentina Valentina Berger, radicada en Nueva York hace una década y convertida hoy en una referente para cientos de artistas de Latinoamérica que cada año llegan a la Gran Manzana en busca de conocimientos o de una oportunidad que les permita alcanzar sus sueños.

El rol de International Producer convive en ella con el de directora del programa de formación artística Go Broadway, que opera con el aval del Manhattan College, una universidad privada con sede en el Bronx, y por el que ya han pasado figuras como Fernando Dente, Florencia Otero, Franco Masini, Angela Torres y Germán Tripel, entre otros.

Egresada del secundario con las mejores calificaciones, Berger recaló en Nueva York gracias a una beca y comenzó su recorrido en la escena teatral desde abajo. Fue pasante en una agencia de prensa para la que organizó eventos en Broadway y en el off, pero también en el Lincoln Center, el Madison Square Garden y la Metropolitan Opera. Trabajó en una empresa de General Manager (las que montan las obras desde cero), y finalmente en una agencia de publicidad. “He organizado los estrenos de no menos de cincuenta obras de Broadway, las red carpets, la convocatoria de celebrities”, cuenta y se sorprende. “Conocí a los grandes players y eso me sirvió mucho. Durante años mi sueño fue ser productora, pero cuando supe que allá el productor es sólo el que pone el dinero decidí formarme en varias disciplinas para convertirme en otro tipo de profesional, uno que supiera de todo: de marketing, de números, de venta de localidades”, señala.

Acaba de visitar Buenos Aires para anunciar una alianza con Cris Morena y la apertura de programas de formación en nuevos destinos. Conversamos con ella.

 

¿Dónde se ubica Buenos Aires en el contexto mundial del teatro musical?

Este es el país de la autogestión. He tratado de explicarles el concepto de cooperativa a los americanos y no lo entienden. ‘¿Pero cómo, no ganan?’, me preguntan. Acá prevalecen las ganas de hacer aun cuando el momento sea muy malo. Hay muchos chicos jóvenes trabajando en hasta cinco obras a la vez, ese empuje es súper valioso y hace grande al mercado. Eso, sumado al talento enorme que tienen y al nivel de los profesores, que en algunos casos son mejores que los de Broadway.

 

¿Por qué características se destacan los argentinos que trabajan allá?

Porque se toman las cosas con mucha seriedad. Y porque piden, no tienen miedo de pedir, no se achican ante un ‘no’. Perseveran siempre. Es una suerte además que muchos llegan hablando inglés, lo que los diferencia de otros latinos que en su mayoría no lo hablan. Las bailarinas argentinas tienen una preparación increíble y es gracias a los muy buenos maestros. Hoy se pide del artista de musical que baile, cante y actúe bien. Se ha sumado también el tumbling (gimnasia acrobática) como requerimiento. Y la ejecución de algún instrumento, algo que los argentinos todavía no toman en cuenta. Allá los colegios forman chicos muy musicales. Entonces llegás a una audición, te dan un material nuevo y diez minutos de tiempo para estudiarlo y cantarlo. Tenés que saber leer una partitura, sacar los tonos, por eso hace falta saber música.

 

Emprendedoras

El sueño inicial de Valentina era regresar a la Argentina para abrir una escuela de comedia musical, traer profesores de Broadway y generar de ese modo un intercambio. Pero se enamoró de un estadounidense y sus planes cambiaron. Es así que comenzó a recibir alumnos provenientes de Latinoamérica y a organizar clases a la medida de sus intereses. Para que la propuesta fuese aún más atractiva pensó en ofrecerles la posibilidad de conocer el detrás de escena de los grandes musicales, la maquinaria que hace funcionar ese enorme mundo de fantasías.

De su reciente relación con Cris Morena, Valentina destaca “el alineamiento que existe entre su propuesta de formación y la mía”. De esta unión entre emprendedoras nacerá lo que se adivina como una ‘escuela del futuro’, con lo último en tecnología para la enseñanza artística, que ya se construye en un predio de 2.700 metros cuadrados a la vera de la autopista Panamericana. Llevará por nombre Otro Mundo y proyectan inaugurarla hacia fines de 2020.

Este fue el anuncio central de la fiesta por los primeros diez años de Go Broadway, que se celebró el mes pasado en el Gorriti Art Center. Allí mismo Berger presentó la extensión de su programa de formación a nuevos destinos a partir del próximo año. “El proyecto en Nueva York está buenísimo pero la pata que le falta es poder emplear a los alumnos. Básicamente, por los problemas de papeles que surgen al momento de querer trabajar allá”, justifica. Es así que ahora extenderá su propuesta a Madrid (“puede ser una buena oportunidad para los que no hablan bien el inglés”), Londres (“un destino con mucho para enseñarnos”), Miami (la ciudad donde se forman los talentos que encabezan los musicales que giran por Estados Unidos) y Disneylandia, que abrirá la cocina de sus shows y que es a la vez un gran empleador de artistas internacionales.

 

¿Cuál es su participación en obras como School of Rock y Kinky Boots, de próximo estreno en Buenos Aires?

Una vez más me toca tender puentes. Hicimos el lanzamiento de Kinky Boots en Nueva York, llevamos a Martín [Bossi, el protagonista], tomamos fotos, le presenté a Cindy Lauper [compositora de la obra]. Son momentos únicos que generamos. Y con School of Rock, yo estuve muy involucrada en la producción de allá y estamos viendo un par de ideas para potenciar la puesta local.

 

¿Su próximo proyecto en Broadway?

Company con Patti LuPone, que se estrena en marzo y hay detrás varios inversores argentinos.

Artículo anteriorArchivo pdf (Nº 293) Diciembre 2019
Artículo siguienteOrden, Movimiento, Quietud
Daniel Sousa
Licenciado en Periodismo (USAL). Es subjefe de Redacción y editor de la sección Espectáculos del Diario La Prensa, de Buenos Aires. Colabora además con las revistas Fortuna y Buenos Anuncios. Escribió en las revistas Danza Europa y Américas (Reino Unido), Ohlanda, Buzz, OrientAr, TravelArg, Off, Destino Zero (España) y en el Diario Perfil. Ligado a la danza desde su niñez, fue integrante del Ballet Salta y realizó giras al exterior con distintas compañías de tango y folklore. Es jurado de los Premios Hugo al Teatro Musical y miembro de la Asociación Premios Chúcaro a la Danza Folklórica.