se form√≥ como actriz en la Universidad de su Chile natal, donde se investigan los distintos recorridos que puedan servir al actor, concebido a la vez como bailar√≠n. Desde un primer momento comprendi√≥ el teatro ligado al movimiento. Es la actriz m√°s nueva del (Dinamarca) y el pr√≥ximo 19 de septiembre estrena en Holstebro la √ļltima producci√≥n dirigida por : The Tree

 

‚ÄúEl primer texto de teatro que tuve en mis manos hablaba del actor-bailar√≠n. Esto me llev√≥ al Od√≠n en el a√Īo 2010 y ah√≠ comenz√≥ un proceso guiado por para encontrar un entrenamiento personal y espec√≠fico para m√≠. Indagando record√© que en la universidad hab√≠a hecho Kalari y decid√≠ ir a India a profundizar en este arte marcial.

Antes de partir recib√≠ entrenamiento con Augusto Omol√ļ, bailar√≠n brasilero que fue actor del Od√≠n. Con √©l trabajamos danzas del Candombl√© brasilero y distintos conceptos de la energ√≠a. As√≠ empec√© a entender de otra manera el teatro, viendo c√≥mo llevar a la acci√≥n un entrenamiento de danza, ponerlo en juego al momento de crear material esc√©nico.

¬ŅLe pesa la distinci√≥n entre danza y teatro?

Creo que ha sido un error separar las artes, nos encasilla. Siempre admir√© much√≠simo el trabajo del bailar√≠n en el sentido que es mucho m√°s riguroso y concreto que el trabajo del actor como se entiende en general, que crea los personajes desde un lugar emocional, que se inspira o no se inspira, mientras que el bailar√≠n tiene que aprender algo muy preciso. Yo nunca tuve el coraje de ser bailarina, para mi eso era algo que s√≥lo se pod√≠a hacer si uno empezaba desde ni√Īo. Hoy siento que soy una actriz que danza y siento que a trav√©s de la antropolog√≠a teatral encontr√© en el actor la precisi√≥n que tiene el bailar√≠n. Esto tiene que ver con Oriente y la preparaci√≥n de la gente de India en las danzas; all√≠ no se diferencia si es danza o es teatro.

¬ŅQu√© esperaba encontrar en India?

Fui para profundizar porque sent√≠a que ah√≠ hab√≠a algo que descubrir. Yo nunca hab√≠a tenido un maestro como se dice en Oriente, que es s√ļper diferente a tener un profesor. Entr√°s en un lugar que se considera un templo y empez√°s a entender todo un universo distinto. Entren√°s desde las seis de la ma√Īana, con hombres que van a hacer la secuencia por una hora y luego se van a trabajar porque est√° dentro de su cotidiano. A las ocho entren√°s con ni√Īos de cinco a√Īos que se r√≠en de ti, pero ah√≠ te das cuenta de c√≥mo ense√Īa el maestro. Luego las mujeres que desarrollan otra calidad, la energ√≠a m√°s suave. Y en la noche est√°n los que hacen performance y la pr√°ctica se piensa para el escenario. Yo tomo las bases del Kalaripayattu desde el ritmo, el tiempo, el espacio: la composici√≥n y el di√°logo con los otros. La danza.

¬ŅQu√© le interesa de la danza?

Me gusta que me movilicen. Hace tiempo vi una obra de Dave St-Pierre, un coreógrafo canadiense que trabajó con gordas mórbidas que bailaban desnudas, buscando una provocación constante y a mí me gusta que el cuerpo sirva como un acto político.

Formar parte del Odín

El a√Īo pasado Eugenio Barba me invit√≥ a entrar al Od√≠n Teatret en reemplazo de Sof√≠a Monsalve, quien decidi√≥ regresar a Colombia. Fueron cuatro estrenos en dos meses; tuve que aprender a tocar Ukelele y danzar al mismo tiempo para La Vida Cr√≥nica, cantar en dan√©s para Dentro del Esqueleto de la Ballena, danzar sobre zancos detr√°s de una m√°scara para Oda al Progreso y realizar una danza en Grandes Ciudades Bajo la Luna. Y luego me un√≠ al nuevo espect√°culo que se estrena este mes.

¬ŅQu√© puede contarnos de The Tree?

Tengo intervenciones et√©reas, mi personaje no habla; danza y quiere volar, viene a ser Iben (Nagel Rasmussen) cuando joven, y danza con el √°rbol para que regresen las aves. El √°rbol de la historia en la obra tiene muchos significados. Dos monjes plantan un √°rbol de peras en medio del desierto en Siria para que los p√°jaros regresen. El √°rbol crece, grande, robusto, pero muerto. En Nigeria, es el √°rbol del olvido; una madre que tiene la cabeza de su hija dentro de una calabaza gira alrededor para olvidar, como lo hac√≠an los esclavos de otros tiempos. A su vez es el √°rbol que ha sido plantado por el padre de Iben cuando era ni√Īa, creciendo juntos hasta considerarlo como su hermano inseparable.

¬ŅQu√© es el √°rbol para Carolina Pizarro?

El √°rbol contiene las historias, el conocimiento, nos conecta con nuestras ra√≠ces y adem√°s limpia y purifica a trav√©s de sus hojas. Es una presencia con la que me re-encuentro en el teatro, ya estaba en Tierra de Fuego (2011). All√≠ ocultaba un secreto para contener la memoria. Mi madre, durante la dictadura, hizo un hoyo profundo en la tierra y puso dentro todo lo que la vinculara con pol√≠tica de izquierda (libros, fotograf√≠as, su falda roja y camisa negra, entre otras cosas) y sobre sus recuerdos plant√≥ un √°rbol. Cuando los militares entraron a casa en 1981 no encontraron nada, el √°rbol, aunque era peque√Īo a√ļn, nos protegi√≥. No fue el √ļnico √°rbol en Chile, despu√©s de una funci√≥n una mujer se acerc√≥ a contarme su historia, quiz√°s tambi√©n se plantaron √°rboles en otros pa√≠ses de Latinoam√©rica donde las dictaduras nos golpearon tan severamente. Me pregunto si a mi mam√° le hubiese gustado ver florecida la historia escondida y silenciada a trav√©s de esas hojas.

Artículo anteriorLo Pétreo y lo Emotivo
Artículo siguienteInvitación: Lanzamiento
Gustavo Friedenberg
Gustavo Friedenberg, es t√©cnico en Medios de comunicaci√≥n y Licenciado en Composici√≥n Coreogr√°fica, adem√°s de actor bailar√≠n y director. Formado en Argentina y el extranjero, ha recorrido varios pa√≠ses trabajando para diferentes compa√Ī√≠as, a la par que desarrollando sus propios proyectos (EEUU, Europa, Sudam√©rica y el Caribe). Como bailar√≠n se ha dedicado profesionalmente al flamenco, desempe√Ī√°ndose tambi√©n como docente de t√©cnica y composici√≥n.