Del Imperio Austro-Húngaro

partió de la Argentina el año pasado en búsqueda de nuevos horizontes profesionales

 

“Desde agosto de 2016 formo parte del Ballet Nacional de Eslovaquia, con sede en Bratislava”, señaló Luana Brunetti Mattion a Balletin Dance. “El motivo de mi partida del Teatro Colón, donde soy bailarina estable, estuvo relacionado con una búsqueda personal. Necesitaba un nuevo lugar donde poder crecer profesional y artísticamente”, el rumbo artístico que había tomado el Teatro y su Ballet Estable ya no la satisfacían.

“El traslado a Eslovaquia fue un cambio muy grande”, aseguró. Resulta notorio el contraste entre Buenos Aires y Bratislava, a orillas del río Danubio y a tan solo 60 km de Viena (Austria).

“Mi vida en Europa recién comienza y es muy pronto para hacer pronósticos”, dijo tímidamente, con la esperanza de lograr desarrollarse al máximo, “abierta a las distintas oportunidades que se presenten”.

 

Repertorio

El Ballet Nacional de Eslovaquia combina el repertorio clásico (mayoritariamente) con producciones modernas. “Se realizan varios estrenos anuales. Giselle, con reposición del maestro Rafael Avnikjan, fue el primero de esta temporada. Tuve el honor de protagonizarlo para la première, que contó con la presencia del presidente de Eslovaquia, Andrej Kiska”. Brunetti había debutado como Giselle cuando tenía 16 años, en Mar del Plata -su ciudad natal-, en una producción del estudio de danza Mattion in Brunetti, guiada por y Tatiana Fesenko. “En aquel momento hice un trabajo muy minucioso sobre el rol”, aseguró, y unos pocos años después volvió a encararlo en el Teatro Colón bajo la dirección de .

Este 2017 comenzó con la presentación de El Cascanueces (desde fines del año pasado) y continuarán con El Lago de los Cisnes, La Bella Durmiente, El Corsario, y una nueva versión contemporánea de Romeo y Julieta, entre otros títulos.

 

Diferencias

“La principal diferencia que encontré entre el Colón y el SND [Slovak National Ballet] es que mientras en el primero se prepara un título durante varias semanas y luego se realizan las funciones, aquí en Bratislava se presentan diferentes ballets en simultáneo, por lo que se están ensayando varios a la vez”. Y en cuanto al trabajo cotidiano, “se ensayan más horas y seis días a la semana”.