Tras los pasos de Cranko

0
700
Daiana Ruiz en Stuttgart: unas 110 funciones anuales. Foto: Roman Novitzky | Stuttgart Ballet

La mendocina parti√≥ a Europa, en b√ļsqueda de mejores horizontes profesionales. Hoy es bailarina del Stuttgart Ballet, la emblem√°tica compa√Ī√≠a que preserva el legado de

‚ÄúEs el esp√≠ritu del artista y la sed de crecimiento constante, que te moviliza a explorar lo desconocido y enfrentarte a nuevos desaf√≠os, trabajando para superarlos. Esto es lo que me llev√≥ a vivir sola en Buenos Aires a los 12 a√Īos, dejando mi Mendoza querida. Y luego me trajo hasta Alemania‚ÄĚ, explic√≥ Daiana Ruiz a Balletin Dance.

A fines de 2015, como tantos artistas de la danza, Daiana Ruiz viaj√≥ a Europa, para tomar clases con diferentes compa√Ī√≠as para ‚Äúvivir un poquito m√°s de cerca el trabajo en el exterior‚ÄĚ. De all√≠ regres√≥ con varias propuestas de trabajo en el Viejo Continente: en la compa√Ī√≠a de en Lausanne (Suiza), en el Royal Ballet of Flanders de Amberes (B√©lgica) y en el Stuttgart Ballet (Alemania). ‚ÄúEsta √ļltima propuesta fue la que me llev√≥ a tomar la gran decisi√≥n y en abril de 2016 me integr√© al Stuttgart Ballet en busca de nuevos desaf√≠os art√≠sticos y de estar m√°s tiempo sobre el escenario‚ÄĚ. En el , ‚Äúnuestro bello coliseo, mi casa, que me vio crecer y donde soy bailarina estable‚ÄĚ, por entonces no esperaba m√°s de una veintena de espect√°culos al a√Īo. El cambio que sufri√≥ entre Argentina y Alemania fue ‚Äúinmenso‚ÄĚ, un gran desaf√≠o ‚Äúy un crecimiento a nivel personal‚ÄĚ importante, porque al llegar all√° no hablaba ni ingl√©s, ni alem√°n.

Una de las principales caracter√≠sticas de la compa√Ī√≠a, que ayud√≥ a cautivarla, fue que su repertorio conserva el legado de John Cranko, ‚Äúque me llenaba de ansias experimentar. Vivir de cerca y respirar cada uno de sus ballets, en la cuna de su origen‚ÄĚ. Entre las grandes diferencias laborales cotidianas, Ruiz se√Īala que all√° se trabajan ocho horas diarias, seis d√≠as a la semana ‚Äúy tenemos aproximadamente 110 funciones anuales. Por lo que se ensayan varios ballets en simult√°neo (cl√°sicos y contempor√°neos) y las funciones se reparten entre Staatstheater que es nuestro teatro principal y dos salas m√°s‚ÄĚ. Como es habitual en Europa, el mundo cosmopolita se respira tambi√©n dentro del elenco. ‚ÄúSe vive un interesant√≠simo intercambio cultural dentro de la compa√Ī√≠a, ya que somos bailarines de muy diversas nacionalidades. Tambi√©n se disfruta mucho el d√≠a a d√≠a porque hay una muy linda energ√≠a en los estudios. El trabajo es muy intenso e inspirador. Cada ensayo y funci√≥n es llevada a escena con mucho profesionalismo‚ÄĚ, asegura llena de entusiasmo.

Pero adem√°s, ‚Äúdebido al prestigio hist√≥rico internacional de la compa√Ī√≠a, cada a√Īo es invitada a realizar giras internacionales. Tuve la oportunidad de participar en mi primera temporada, en una gira a Salzburgo donde llevamos el ballet Romeo y Julieta. Luego, de viajar a China (Beijing y Shanghai), una sorprendente sociedad que cautiva con su forma de vida. Y en pocos d√≠as estaremos partiendo nuevamente, esta vez con destino a Weimar (Alemania)‚ÄĚ.

‚ÄúEl crecimiento y enriquecimiento art√≠stico y profesional, as√≠ como tambi√©n de experiencia de vida, es lo que me mueve a seguir trabajando fuerte d√≠a a d√≠a y poniendo mucho amor en cada paso, para seguir sorprendi√©ndome con los nuevos desaf√≠os que vayan llegando a mi vida‚ÄĚ.