Antropometría

0
692
La antropometría clasifica diseños corporales, cuyo análisis resulta fundamental para la tarea del bailarín. A veces solo es cuestión de esperar, para cambiar ciertas proporciones

El Mejor Cuerpo para la Danza

La antropometría es la ciencia que estudia las medidas del cuerpo humano. La cineantropometría es la disciplina que lo estudia en movimiento (tamaño, forma, proporcionalidad, composición, maduración biológica y funciones corporales), con la finalidad de entender los procesos implicados en el crecimiento, el ejercicio, la nutrición y el rendimiento deportivo. Las dimensiones de cada cuerpo dependen de cantidad de variables (sexo, edad, raza, nivel socioeconómico, entre tantas otras), y su medición resulta indispensable para la actividad de la danza

 

El propósito de este escrito es ofrecer un concepto que contribuya a eludir callejones sin salida, y aportar a la necesidad de encontrar un cuerpo útil para la labor que desea desarrollar un bailarín. La palabra encontrar no aparece aquí de manera antojadiza, porque realmente se trata de una búsqueda para descubrir ese cuerpo preciso, en una actividad determinada por la mirada de los otros, por el rigor y por la excelencia para ejecutar movimientos que la enorme mayoría de las personas no puede realizar.

Puede apreciarse cómo en clases, ensayos y funciones, por momentos, con mayor o menor sigilo, se intenta modificar la imagen que tiene un cuerpo ¿Qué mostrar? ¿Qué ocultar? La vestimenta puede ser un elemento para distorsionar una mirada o también para completar un conjunto que forma parte indispensable de un espectáculo. La psicología del vestir, la conformación del autoconcepto y la autoestima son cuestiones muy importantes a tratar, pero exceden esta nota. Lo cierto es que la brillantez de una carrera, y su longevidad, no se obtienen con una buena decoración, por eso es importante confiar en una metodología de acciones médicas de sostén para bailar saludablemente y con excelencia, que a su vez permita disfrutarlo. Es más sencillo mantenerse sano.

Existen distintos diseños corporales y sus necesidades, lógicamente, son diferentes. ¡Claro! ¡En la danza hay que ocuparse del cuerpo!, el equipo de salud debe intervenir entendiendo las características personales de cada uno. Felizmente existe una certeza: en la multiplicidad de bailes y niveles de exigencia, todos los cuerpos tienen su espacio en la danza. El tema del diseño, refiere a una cuestión genética, a la estatura, al desarrollo óseo, a la potencialidad de contar con mayor o menor masa muscular, a la distribución adiposa, simetría, largo de piernas, caderas. En medicina las llamamos: talla sentada, diámetro biacromial, diámetro biileocrestíleo, sumatoria de pliegues, índice musculo/óseo, kg de masa ósea muscular, adiposa, biotipo.

Hay que comprender que para cada estructura hay una función y, dando vuelta este concepto, para cada función es necesaria una estructura. A partir de allí se pueden realizar algunos cambios, para efectuar exitosamente una determinada exigencia corporal. Para esto, resulta muy importante conocer la composición corporal, y la antropometría es una herramienta imprescindible, que provee datos fundamentales a nutricionistas, preparadores físicos, kinesiólogos, psicólogos, sin dudas también para los coreógrafos y por supuesto, para los maestros de danza y los propios bailarines. La información volcada en tablas de referencia, permite planificar, con solidez científica, una estrategia para obtener las propiedades requeridas. A veces hay que saber esperar, ir despacio, para poder conquistar estos logros.

Entonces: conseguir ese cuerpo ¿cómo es posible? Si bien por ahora no se puede volver a nacer (para cambiar de cuerpo), es posible dar nacimiento a una nueva manera de pensar el cuerpo, conocerlo, aceptarse y trabajar rigurosamente para alcanzar el potencial, para transformar lo modificable (que científicamente es mucho más de lo que los bailarines creen), sin perder tiempo, ni vida, en cuestiones dañinas o nocivas para el futuro. Es un esfuerzo, claro que sí. Habrá que entender, ensayar y crear hábitos para nutrirse saludablemente, y ejercitar las distintas cualidades físicas con la sabiduría de una mente en sintonía en pos de conseguir un objetivo (un cuerpo útil para la labor que desea desarrollar).

Con este conocimiento, hoy se puede remodelar un cuerpo, acercándolo a lo mejor que puede ser. ¿Finalmente, no se trata de eso? ¿De buscar los límites, para expandirlos? ¿De intentar ir siempre un poco más allá? Pero con la convicción de que la perfección es sólo una meta inalcanzable y que lo esencial en este laberinto que es la vida, es cómo caminarlo, donde adaptarse es otro jardín de senderos bifurcados. No sería correcto darle oxígeno a esa creencia errónea de pensar que ser alguien en la vida es ser “el” mejor ¿en nombre de la eficacia y la productividad, de las habilidades competitivas? ¡Avancemos sin cadenas en los pies!

Estar en condiciones para encarar dificultades técnicas (un salto, una pirueta, una variación) y simultáneamente emocionado, significa encontrarte con tu mejor cuerpo posible, para ayudarte a desparramar felicidad bailando.  No se trata de lo que la danza hace con vos, se trata de lo que vos haces con la danza.


Jornadas salud en danza

Hasta agosto de este año, se realizarán las jornadas Salud en Danza en la ciudad de Buenos Aires, destinadas a profesores, estudiantes y profesionales de la danza. Organizadas por (Equipo de Investigación en Danza, ver Balletin Dance Nº 242, mayo de 2015) y Balletin Dance, con el auspicio del Área Programática del Hospital Ramos Mejía, del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.

Dirección: (Médico especialista en Medicina del Deporte, Coordinador del equipo Eidan, Médico de la Sección Medicina del Deporte del Hospital Ramos Mejía de la ciudad de Buenos) y (Médica Pediatra, especialista en Medicina del Deporte y Nutrición, Directora del Curso de Postgrado Actividad Física y Salud del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires).

Al cierre de la presente edición de Balletin Dance, la inscripción se encontraba cerrada, pues se completó el cupo de asistencia con suma anticipación. Se ha creado una “Lista de espera” para aquellos interesados en asistir, que no pudieron inscribirse a tiempo, y que serán contactados en caso de producirse alguna vacante, enviar nombre y apellido y DNI a: saludendanza@balletindance.com. Debido al interés suscitado se programarán nuevas fechas en 2018.