La Tempestad de Wainrot, uno de los fuertes de 2018. En la foto en la versión de 2006 del BCTSM. Foto: Carlos Furman | archivo

A fines del mes pasado se anunció la temporada 2018 del Complejo Teatral de Buenos Aires, que en materia de danza es bastante pobre

Los cinco teatros liderados por Jorge Telerman, que integran el complejo son el Teatro General San Martín (ya sin el general), sede de los elencos estables (Ballet Contemporáneo y Grupo de Titiriteros), el Alvear (que continúa cerrado y del cual no se pronunció palabra), el Sarmiento (dirigido por Vivi Tellas), el Regio (con dirección de Eva Halac) y el de la Ribera (Diana Theocharidis) que concentra la mayor parte de su actividad enfocada en la danza no estatal.

El Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín con dirección de Andrea Chinetti y co-dirección de Miguel Ángel Elías actuó a lo largo de sus más de cuatro décadas en la Sala Martín Coronado del Teatro mayor en horario central (con capacidad para poco más de mil espectadores), edificio donde también ensayaba. Luego de las últimas reformas edilicias, aún sin terminarse al cien por ciento, el elenco pasó a trabajar (clases y ensayos) en la periferia de la ciudad, y en esta temporada además, tendrá solo dos programas en la Martín Coronado en todo el año. También actuará en la Casacuberta, una sala más pequeña del coliseo ubicado sobre la Avenida Corrientes de platea semicircular (para poco más de quinientas personas) y el resto de sus funciones serán en el Hall central. Ya 2017 fue una temporada atípica para ellos, con pocas funciones, y en horarios estrambóticos.

El BCTSM está integrado por Constanza Agüero, Lucía Bargados, Melisa Buchelli, Carolina Capriati, Flavia Dilorenzo, Fiorella Federico, Paula Ferraris, Daniela López, Silvina Pérez, Eliana Picallo, Andrea Pollini, Eva Prediger, Sol Rourich, Ivana Santaella, Agostina Scarafia, Erika Zimmermann, Federico Amprino, Adriel Ballatore Crosa, Leandro Bustos, Darío Calabi, Matías De Cruz, Lautaro Dolz, Rodrigo Etelechea, Darcio Gonçalez, Matías Iaconianni, Alexis Mirenda, Benjamín Parada, Boris Pereyra, Michael Requena, Rubén Rodríguez y Damián Saban. Los asistentes coreográficos son Elizabeth Rodríguez y Diego Poblete, y la coordinación de producción es de Virginia Fornillo.

Como se mencionó anteriormente, en la sala mayor, la compañía ofrecerá solamente dos propuestas. Entre agosto y septiembre, mostrarán un programa integrado por Sapiens o La Domesticación del Fuego de Lisi Estaras junto a Ensueño de Marcelo Savignone; y la reposición de La Tempestad (2006) de Mauricio Wainrot en octubre.

En la Casacuberta, mostrarán El Reñidero de Alejandro Cervera, sobre la obra de Sergio De Cecco entre marzo y abril, con la actriz Dahyana Turkie y los meritorios de dirección de Marcela Chiummiento y Eva Rizzonelli. Mientras que en el Hall su actividad será con entrada gratuita, con los proyectos Ballet Desenchufado-La Cocina Creativa del Ballet del Teatro San Martín (clases y ensayos) y Carta Blanca-Taller de Investigación Coreográfica para sus bailarines, que se inicia con la obra Enfoques a un Mundo no Mirado (de Lucía Bargados, Melisa Buchelli y Silvina Pérez).

El Taller de Danza Contemporánea del Teatro San Martín dirigido por Norma Binaghi, propone una novedad en 2018. Se trata de la recuperación de un proyecto anterior gestionado por su dirección que había quedado trunco en algún cambio de gestión: el 4º año de cursada para experiencia escénica optativo, que tendrá lugar en forma constante en el Hall Central Carlos Morel. Además se suma en este ciclo el área de residencias, que permitirá que sus egresados desarrollen propuestas coreográficas para este elenco, con tiempo para investigar, producir y presentar sus obras.

En otro orden de estéticas, habrá algo más de danza en el CTBA 2018 en el marco de sus actividades vinculadas con Gran Bretaña, Suiza y Uruguay. En teatro propiamente dicho, para La Tempestad dirigida por Penny Cherns (London Academy of Music and Dramatic Art) que se mostrará de mayo a agosto, el movimiento en escena está firmado por Abigail Kessel. Y en Cae la Noche Tropical de Manuel Puig, dirigido por Pablo Messiez el entrenamiento corporal será de Lucas Condró, de octubre a diciembre.

En el Hall central la Compañía Gilles Jobin (Suiza) presentará Força Forte en abril, además se proyectará su película Womb en 3D en la Sala Lugones, y montará The Moebius Strip al BCTSM que se estrenaría en 2019. Se repetirá la experiencia Bailemos en el Hall, para acercar danzas sociales a todo el que quiera participar en forma gratuita y continuarán las charlas Escenas Compartidas: Diálogos en el Hall con los artistas que participan en las producciones del CTBA.

Más Danza

En el Teatro de la Ribera se ofrecerán varias propuestas que incluyen danza. En el ciclo de Teatro musical, se verá Crimen Pasional dirigida por Marcelo Lombardero, con Guillermo Fernández  y los bailarines Florencia Segura y Manuco Firmani (febrero-marzo), y Divino Amore de Alfredo Arias y René de Ceccatty, con Carlos Casella, María Merlino, Marcos Montes y Alejandra Radano (agosto a diciembre). En una mixtura de teatro, danza, música y artes visuales, se ofrecerá Striptease, cuatro creaciones de Alfredo Arias, Maricel Alvarez, Pablo Rotemberg y Florencia Vecino, con interludios musicales de Carmen Baliero (abril a julio). Y en el ciclo Danza al Borde que pone un acento especial sobre la relación entre la danza contemporánea con otros lenguajes artísticos, se convocará a jóvenes para realizar residencias, la segunda edición de Cuerpo a Cuerpo, y la actuación de otras compañías sin definir (sábados y domingos de abril a noviembre).