El Último Emperador

1
110
La muerte del último soberano inca, marca un antes y un después para la historia americana. Foto: Ale Campos

La Compañía Sariri del Ande, dirigida por Valentina Borgonovo y Oscar Rea, llevó a escena Atawallpa, La Sangre del Sol, el sábado 11 de noviembre en el Teatro Astros. La obra pone en manifiesto la muerte del último emperador inca

 

Danzas típicas de la Republica Plurinacional de Bolivia, experimentadas desde una perspectiva académica, y acompañadas de vestuarios coloridos, típicos de cada comunidad, se complementan para narrar parte de la historia americana desde una visión artística. Atawallpa (en quechua Ataw-Wallpa: el ave de la fortuna) fue ejecutado por estrangulamiento por los españoles al mando de Francisco Pizarro en 1533, en la Plaza de Armas de Cajamarca (Perú).

Balletin Dance entrevistó al director de Sariri (caminante mensajero) del Ande, agrupación que nació en Buenos Aires en 2011. En sus inicios la atención se centró en danzas típicas de Bolivia, pero hoy el concepto es “trascender eso y que no se vuelva algo tradicional. Buscar y encontrar un equilibro con el estudio, la investigación y la experimentación del mismo movimiento que surge de la danza boliviana, llevándolo a otras esferas, nuevas técnicas, mas académicas, con las cuales poder contar historias”.

 

¿Cuál es la motivación que los llevó a crear Atawallpa, La Sangre Del Sol?

Oscar Rea: “En mi recorrido artístico me di cuenta que la formalidad del arte y de la academia están planteadas desde una perspectiva occidental y eurocéntrica, que enfoca a la danza en el ballet, luego la danza contemporánea y moderna. Lo folklórico queda en un segundo plano, decir folklore es como un subgénero dentro de las mismas artes, como algo popular. Me causaba molestia estudiar historia del arte universal y que no hubiese un acercamiento a las culturas de este continente. De hecho la Universidad Nacional de las Artes (UNA), divide a la Facultad de Artes del área Transdepartamental de Folklore (es sumamente raro)”.

“La cultura incaica o aymara, tiene más de cinco mil años (transitamos el 5525), y occidente está en 2017, es prácticamente el doble de desarrollo cultural, que quedó tapado desde la Conquista de América, y para referirnos a esa cultura la denominamos artesanía, o tradicional. De toda esta inquietud nace Atawallpa Wanusqan. Creemos que es un antes y un después de la vida de las personas de toda América el hecho de su muerte. Empezamos a desarrollar un movimiento que está más relacionado con nosotros, en mi caso con la sangre que llevo, de ciudadanos bolivianos”.

 

Migraciones

El director continúa: “Otro hecho que nos empujó a revivir Atawallpa es el contexto de política actual sobre las migraciones, con el decreto de necesidad y urgencia DNU 70/2017 del Poder Ejecutivo Nacional de comienzos de este año [ver la norma completa en https://goo.gl/Hq96R5]. DNU y cárcel para migrantes. Esta cuestión de la división de extranjeros de primera y segunda clase en Argentina, porque quienes llegan de países limítrofes tienen una categorización distinta a los europeos. Esto motiva a la reposición de Atawallpa, hablar sobre la conquista de América por europeos, comparado con lo que pasa ahora. Visibilizar también las luchas de los pueblos mapuches por su territorio, la avanzada del europeo occidental sobre el territorio. Es situar a la comunidad originaria y su preexistencia en relación a estados modernos”.

 

¿Cuál es la aspiración de Sariri del Ande?

  1. Quiero abrir una senda, una forma de investigar la danza que nos pertenece, de academizarla, crear nuevos formatos para poner nuestra historia, nuestra cultura, en espacios artísticos. A la danza folklórica no se le da la importancia que merece en el mundo del espectáculo. Quiero volver atrás, a las raíces y desarrollarlo. Es también nuestra intención deshacer la construcción del concepto de pueblo originario, indígena, esto de nombrar al otro como algo externo. Mi padre es quechua, mi madre aymara, tengo esa sangre, no puedo utilizar el concepto de pueblo originario porque yo soy eso. Es nuestra ambición borrar esas fronteras, llevar nuestras artes a otros estratos donde se pueda apreciar de igual manera La Bella Durmiente que la obra Atawallpa.
Artículo anteriorCambios Docentes en la Ciudad
Artículo siguienteTropo de Paciencia de Pa(de)ciente(s)
María Belén Arendt
Autodidacta. Estudiante de Lic. en Gestión Cultural de la UNDAV. Bailarina y docente de Hip Hop. Fotógrafa. Cursó Diplomatura en Operador Socio-Terapéutico en SEDRONAR. Colabora en organización de eventos culturales. Activista de la Cultura Hip Hop. Creadora del proyecto editorial Conexión Urbana Argentina.

1 COMENTARIO