Reflexiones Oscuras de dos Mundos

0
109

Pasiones desbordadas o estructuras herméticas. Dos mundos opuestos, Alemania y Argentina. Tres cuentos breves en una sola obra, oscura, con un trasfondo siniestro. No porque haya sido impuesto sino porque los factores que la componen y su contexto así lo determinaron. Eso es Leidenschaft, obra de danza teatro del director Roberto Galván

 

Roberto Galván, lleva a escena en Leidenschaft, aquello que le es difícil describir mediante palabras. Sus sensaciones y experiencias en Argentina y Alemania, se reflejan en cinco cuerpos que interpretan historias amargas, quizás demasiado oscuras para un público que está acostumbrado a que la danza sea más amigable. Pero esta pieza de danza teatro recuerda desapariciones y muertes mediante relatos físicos y/o textuales, con una crudeza que parecen ser sacados de un documental bélico o dictatorial. Eso, que parece ser el único punto de conexión que poseemos los locos argentinos con la estructura del pueblo alemán. Un pasado cruel que a veces se intenta guardar bajo un tapete.

Sin demasiados artilugios la puesta se acompaña de una planta de luces sencilla y unas sillas que acentúan el ambiente nostálgico, brindando una estética europea que acompaña todo el desarrollo de Leidenschaft. Incluso ciertos momentos recuerdan clásicos de Pina Bausch o películas independientes del viejo continente.

La obra surge de una necesidad creativa de Galván, cuya fuente de inspiración se basa en Los Buques Suicidantes del escritor Horacio Quiroga, que aporta en conjunto con la corporalidad de los intérpretes, la esencia argentina, que según el director, es el otro polo de Leidenschaft.

Es importante destacar el gran trabajo de interpretación del elenco: María Kuhmichel, Sergio Villalba, Lucas Flores, Florencia Alonso y Federico Luna, se apropiaron de la propuesta y sostuvieron sin problema las pautas de improvisación, que permitieron la concepción de la obra. La decisión de Roberto Galván en cuanto a la composición de la obra fue clara en este punto, dejar que todo fluya y retomar el género de la danza teatro. Él como director, realizó un trabajo de edición y estructuración, pensando no sólo en su visión artística sino también en el espectador. Según sus palabras: “Mi intención era hacer una obra que yo quiera ver. Pensada para el público, con un mensaje claro hacia afuera. Por eso tiene tiempos para la reflexión. Realizar una poética reflexiva abordada desde lo sensorial”.

El silencio y los aplausos dudosos parecen ser señal de que Leidenschaft logró su cometido. Siendo fiel a dos tradiciones, dos caras de la misma moneda, entre historias, ética y valores que a veces se desdibujan, tanto en la cultura sudamericana como en la europea. Elementos que en tiempos modernos, con grietas sociopolíticas, sensibilizan e invitan al espectador a un repensar.

Artículo anteriorSueños que se Cumplen
Artículo siguienteSalta
Facundo Nahuel Aguirre Fernández
Egreso en como periodista en el año 2013 de la Universidad Católica de Santiago del Estero. Trabajo en la revista empresarial Panorama jujeño del año 2012 al 2014. Colaboró en revistas culturales como Circo Cromático, Danza Europa y Américas y Giro Cartelera. Desde 2014 escribe en la revista Balletin Dance. En 2015 colabora como asistente de prensa para el grupo Una Constante. Recibe su formación como bailarín de estudios como Nuevo estudio Danza y FACE.