Nueva Formación

0
236
“Numen será como inaugurar una nueva tripulación”, dice Oscar Araiz. Foto: Gustavo Gavotti

presenta Numen, con música de Arvo Pärt y vestuario de Renata Schussheim, en la sala Hasta Trilce de la ciudad de Buenos Aires, durante marzo y abril. Balletin Dance dialogó con él sobre la nueva estructura de su compañía

 

Numen podrá verse todos los domingos, hasta el 6 de mayo. Es un trabajo que señala las limitaciones humanas frente a circunstancias reductivas, que estará encarado por la nueva agrupación liderada por Oscar Araiz, bajo el nombre Compañía 2018. Maga Brey, Verónica Bozzano, Romina Castillo, Sofía Crespo, Yasmín Frione, Lara Rodríguez, Carolina Vázquez, Antonella Zanutto, Nico Baroni, Oscar Farías, Gerardo Merlo, Maty Mancilla, Martín Machín, Juan Carlos Ojeda, Marcos Ormeño y Joaquín Toloza, trabajarán a partir de este año reunidos como un grupo independiente en forma de cooperativa, como continuación del trabajo de los últimos ocho años realizado por el Grupo de Danza de la Unsam. Fue casi a fines del mes pasado cuando se supo oficialmente que la Universidad discontinuaría la labor realizada por sus elencos artísticos, para centrarse en las áreas pedagógicas. Oscar Araiz continúa a cargo de la Dirección del Área de Danza, para la Licenciatura que otorga la institución.

En una calurosísima tarde porteña, el coreógrafo y director detalló la vida de cada uno de sus catorce bailarines, sus particularidades, sus individualidades, revelando cierta preocupación por el futuro de todos ellos. “Nuestra tarea este año será tratar de que las cosas se sostengan”. El cambio de funcionamiento, será sin dudas “una oportunidad para la compañía, con otro nombre y sede, en carácter independiente”. La temporada pasada el grupo realizó unas 40 funciones y planean que 2018 sea un año dedicado a preservar el trabajo realizado, y ampliar su alcance de la mano de productores privados. Ya habían trabajado con Daefa “a quienes quiero mucho” y para este año, confirmaron un plan anual de presentaciones de la mano de Juan Lavanga, “que es un experto” en materia de producción. Así se programaron giras en varias provincias argentinas, en espectáculo junto a los argentinos (étoile de la Opera de París) y (julio y agosto en Buenos Aires, Rosario, San Juan, Mendoza y otras).

Numen será como inaugurar una nueva tripulación. No creo que ganemos mucho, pero estaremos juntos que es lo que a mí me interesa, porque este es un grupo de oro… yo los amo. Es impresionante la forma en que trabajo con ellos, la concentración y la velocidad. Y eso es por los años que hace que estamos juntos. Trabajan y aportan todo el tiempo, se apoderan del repertorio, lo enriquecen, lo aggiornan. Son divinos estos chicos”. Rondan los 30 años, “la mejor edad para bailar, a mi gusto”.

 

Licenciatura

Este año se inscribieron unos 140 postulantes para cursar la carrera de danza de la Universidad Nacional de San Martín, que asistieron a clases durante febrero. Alrededor de 40 podrán realizar el Curso Preuniversitario (CPU) para ingresar a la universidad pública. Finalmente, tres decenas de estudiantes, iniciarán la licenciatura.

Otros proyectos

La compañía siempre está abierta a los proyectos de sus integrantes. Así, Germán Farías preparó Casse Noisette, un videodanza filmado en la sala Dore Hoyer, que se lanzó en las redes sociales para la navidad 2017 (https://youtu.be/QiJtT_Zsjaw). “Tiene su voz propia”, aseguró el director, quien inmediatamente le pidió una versión escénica, estrenada en el Centro Cultural Haroldo Conti.

Francia

El propio Germán Farías, asistirá coreográficamente a Oscar Araiz este mes, para el montaje de Petroushka con el Ballet de la Opera de Niza, “ya conozco a la compañía, dirigida por Éric Vu-An, porque trabajé con ellos hace varios años”. En 2016 repuso Adagieto y Rapsodia.

El Argentino de La Plata

En octubre, el Ballet del Teatro Argentino de La Plata mostrará un programa Araiz en el Teatro Coliseo de Buenos Aires, con Cantares, El Mar y el estreno de una suite de Daphnis et Chloé, “proyecto que en realidad estoy heredando, porque era de Carlos Trunsky, que estuvo mucho tiempo trabajando en eso”, junto a la orquesta y el coro. “Tendré a Fernanda Bianchi como asistente y repositora, que es una figura del lugar, una gran artista, y que ya repuso Cantares y Adagieto; y a Oscar Farías súper buen asistente”.