La Forma es la Esencia

0
59

En la versión de Rudolf Nureyev, Raymonda, la célebre obra rusa de 1898, regresó a la capital austríaca, con puesta en escena de Manuel Legris, director del Ballet de la Opera de Viena y Jean Guizerix

 

Raymonda, condesita provenzal del siglo XIII, espera con sus amigas Clemence, Henriette y dos trovadores, el regreso de su amado Jean de Brienne, caudillo implicado en una Cruzada. Pero las puertas de la ciudad son sitiadas por un ej√©rcito sarraceno cuyo jefe, Abderachman, busca el amor de Raymonda proyectando raptarla. Luego de un sue√Īo devenido en pesadilla donde el querido y el beduino ¬†se intercambian, la protagonista despierta y, poco antes de ser raptada, es rescatada por Jean de Brienne -reci√©n regresado-, quien reta a duelo a Abderachman, caus√°ndole la muerte, y recupera a su prometida. En presencia del Rey Andrea II se celebra la fiesta de boda de los dos enamorados en estilo h√ļngaro. Esa visi√≥n rom√°ntica del amor cort√©s medieval, que hab√≠a estado menospreciado, es un recurso puro que el exigente y octogenario Petipa utiliz√≥ para juntar en el escenario toda la madurez pomposa y experta de un g√©nero, el ballet cl√°sico, que estaba llegando a su decadencia en la Rusia ya preparada para el cambio.

Lo que hay que valorar en Raymonda no es la lógica de la narración sino el perfecto equilibrio estilístico y estructural. Cada acto representa un cofre, en el que se suceden pantomima, jerarquías y vocabulario clásico mezclado con influencias folklóricas, otorgando entereza y balance visual. En buena medida hay que agradecer a Rudolf Nureyev la difusión en occidente de este clásico.

Raymonda fue el primer ballet que Nureyev reelabor√≥ en Europa, produciendo hasta cinco versiones diferentes. La √ļltima, aquella parisina de 1983, fue la elegida para esta puesta en escena del Ballet del Estado de Viena. Como todas sus coreograf√≠as, resulta muy exigente, con una connotaci√≥n encendida, de combinaciones de pasos, que muy frecuentemente van en detrimento de la interpretaci√≥n.

Un ballet tan arduo pone a prueba al cuerpo de baile entero, que en este caso sali√≥ con la cabeza bien alta: precisi√≥n, un√≠sono y sentido del grupo nunca fueron olvidados; tal vez m√°s sangre h√ļngara en las danzas de car√°cter hubiera rendido contrastes a√ļn m√°s marcados.

En la noche del 14 de abril, la √ļltima de esta producci√≥n en la temporada 2017/2018, Clemence, Henriette y los trovadores (A. Fiocchi, E. Bottaro, T. Hayden, A. Vandervelde) brillaron por su frescura en un intercambio de entrechat y juventud. Denys Cherevychko, fue muy valorable en el rol idealizado del guerrero cruzado, sembrando cierta deportividad a Jean de Brienne aunque en buena medida la coreograf√≠a sea menos interesante comparada a la de los trovadores. Eno Peci y su Abderachman fueron impecables: incisivo como s√≥lo ciertos bailarines de raza pueden serlo. Qu√© decir de Maria Yakovleva, Raymonda; al cabo de la funci√≥n dio la impresi√≥n de que pod√≠a comenzar nuevamente. Ninguna incertidumbre t√©cnica, con confianza en s√≠ misma lograda minuto a minuto, cerrando una funci√≥n radiante.

La partitura de Glazunov, a veces casi wagneriana, fue encomendada a Kevin Rhodes, quien junto a la orquesta, revivió la riqueza cromática de un joven autor que entonces heredaba el rol que había pertenecido a Tchaicovsky. Vestuario y escenas de N. Georgiadis y luces de J. B. Read fueron particularmente eficaces en el segundo acto sarraceno: un soplo de especias orientales en la suntuosidad del Medioevo francés.

Artículo anteriorUn Estreno en la Apertura
Artículo siguienteEn el Sábato
Fabio Toraldo
Naci√≥ en Taranto, Italia, y se form√≥ como bailar√≠n en su ciudad natal y en Florencia en la escuela del ‚ÄúBalletto di Toscana‚ÄĚ, donde tambi√©n estudi√≥ historia de la danza con Silvia Poletti, c√©lebre profesora, periodista y cr√≠tica de danza. Empez√≥ su carrera profesional como integrante del ballet de la √ďpera de Leipzig (Alemania) bajo la direcci√≥n de Paul Chalmer, y sigui√≥ trabajando con Robert North en la compa√Ī√≠a de los Teatros de Krefeld y M√∂nchengladbach. Actualmente vive en Austria donde contin√ļa evolucionando su visi√≥n art√≠stica en el ballet de la √ďpera de Graz dirigido por J√∂rg Wein√∂hl.