Experiencia Fairuz

0
366
Al Restaurante √Ārabe Fairuz se asiste por la danza. Foto: Gentileza del restaurante

Transponer la puerta turquesa es entrar a otro mundo. Pasar una noche en el Rest√≥ √Ārabe Fairuz: una experiencia sensorial. Hay tanto que vivir all√≠ que no alcanza con cuatro horas

 

Aquí los cinco sentidos son estimulados. El paladar experimenta los condimentos y texturas del Líbano y Siria. El olfato siente el humo perfumado de los narguiles (pipas de agua). El oído se deleita con los ritmos de Osvaldo Brandán y las melodías de Armen Kusikian. La vista primero viaja a Medio Oriente en cada detalle decorativo del salón y luego: ¡la danza! El tacto se calma en las manos de la familia Murad.

‚ÄúEl Fairuz‚ÄĚ es una instituci√≥n porte√Īa de la noche √°rabe y supo ser el sue√Īo de la pareja Fairuz y su marido Gamal Murad. Este emprendimiento familiar inaugurado en diciembre de 1999, es hoy, el √ļnico en brindar una forma de vivir la danza √°rabe en la ciudad de Buenos Aires. Hasta hace unos a√Īos, bailar en un restaurante √°rabe era la meta de las aspirantes a bailarina. Y a menos que fueras invitado a una fiesta particular donde una ‚Äúodalisca‚ÄĚ era contratada, la mejor oportunidad de ver danza √°rabe. En ese entonces, la ciudad ofrec√≠a muchas opciones de una noche oriental completa.

Claro, aqu√≠ se viene por la danza. El rest√≥ cuenta con una conductora, pero la misma Fairuz suele tomar el micr√≥fono y hacer de las suyas conversando con m√ļsicos y comensales; instruy√©ndolos sobre tradiciones orientales. El punto √°lgido de la noche es cuando ella y su hija Alia Murad comparten el escenario. No falta el tradicional paseo por las mesas donde cada uno es agasajado con la cercan√≠a de las bailarinas, tampoco la danza con velo y la danza egipcia del candelabro (donde la maestra equilibra el elemento con velas encendidas sobre su cabeza y lleva el tempo musical tocando los sagats (c√≠mbalos met√°licos). Las dos bellezas se turnan en danzas tradicionales; invitan primero a un grupo de se√Īores y luego a otro de se√Īoras a arriesgar movimientos sobre las tablas. Madre e hija comparten lo que es tradicionalmente la presentaci√≥n de una bailarina de restaurant √°rabe. Una rutina de diferentes matices; melod√≠as inspiradas, diferentes ritmos y destrezas, canciones populares. Terminan juntas, triunfalmente.

Sigue la degustación mientras la voz de Yusef Hamed recorre canciones clásicas y otras populares y modernas para que bailen todos. Alguien pide un tema de Armen K. y todos encantados. Hamed regala su cercanía y también canta entre la gente. Gamal Murad entra en el raksa (versión de danza de salón en pareja) y no puede faltar el amado dabke de fin de noche.

La ‚ÄúDiosa Oriental Fairuz‚ÄĚ es pionera de la danza √°rabe en Argentina, 44 a√Īos bailando y sigue vigente, energ√©tica y simp√°tica; una verdadera show woman. No hay divas en el escenario, hay mujeres que bailan y lo comparten con sus invitados, ‚Äúcomo all√°‚ÄĚ y luego se acercan a confraternizar. Porque aqu√≠ m√°s que un cliente se es un invitado. Desde el recibimiento de Wille Murad (cu√Īado de la estrella) y durante toda la noche, la atmosfera y la hospitalidad son orientales. La familia Murad recibe en su casa.

Artículo anteriorCartelera julio
Artículo siguienteSubsidios
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia ‚Äď PUC Minas Gerais, Brasil. Estudi√≥ danza cl√°sica, contempor√°nea, danza teatro, composici√≥n coreogr√°fica, tango y actuaci√≥n. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folkl√≥ricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es disc√≠pula de la Orden Suf√≠ Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y Espa√Īa. Ha publicado art√≠culos en diferentes medios gr√°ficos y digitales, sobre su investigaci√≥n en historia y t√©cnica de la danza √°rabe femenina.