Nuevos Clásicos – Espacios Actuales

0
63
Karem Boudargham junto a su sobrina Samira, hacen de la herencia familiar su motivación y emblema

Cada cierto tiempo hay un cambio en los ambientes. Surgen ideas o necesidades. Egipto lo vivió a principio del siglo pasado y surgió el Raks Al Sharky. Por estas bandas, en forma alternativa a los tradicionales restaurantes árabes que ofrecen toda una noche de exquisiteces orientales; la música y danza de medio oriente vienen buscando su lugar en otros ámbitos, desde hace más de veinte años

Dentro de ese movimiento, un clásico entre las amantes de la disciplina es el Ciclo de Música y Danza Árabe de Mario Kirlis. Inicialmente, los jueves por la noche se acercaban los fanáticos para ver bailar a las primeras figuras del medio, en un complejo teatral del centro de la ciudad. Naturalmente en estos casi dieciocho años de existencia mucho se ha transformado. Las bailarinas de hoy son amateurs o al inicio de su profesión, mientras que los músicos han crecido e inaugurado sus propios ciclos en otros bares culturales. Así, se sumaron funciones los lunes y martes, algunas escuelas hacen sus muestras anuales allí y hasta hay una jerga entre las bailarinas: “hacer un Collete”.

Para Aysel Abdalla, que organiza allí una fecha por año desde 2010, este ciclo es parte de su formación. Bailar con los cinco músicos en vivo desestructura, entrena el improvisar y el dialogo con ellos. Luego de haber experimentado en los otros ciclos porteños, Abdala valora el compañerismo, la afinidad en lo humano, el compromiso de las bailarinas que ella convoca y el gusto que los integrantes de las orquestas muestran por la danza. Su sueño es bailar en Egipto. En 2018, se dio el gusto de convocar a su maestro Samir Abut, para así tener un gustito a “los primeros Collete”.

 

Evocando la dinámica de los teatros de variedades egipcios del siglo XX, Karem Boudargham, apuesta a la diversidad de estilos y danzas. En su ciclo En Escena que dirige junto a su sobrina Samira Boudargham, hace de la herencia familiar su motivación y emblema. Al mejor estilo Badia Masabni, quien abría y cerraba las noches en su Casino Opera de El Cairo, además de directora y anfitriona, Karem se cerciora de que sus bailarinas invitadas sean de diferentes generaciones y estilos al igual que los músicos. Su intención es crear un ámbito particular mostrando el abanico que es la danza oriental, introduciendo históricamente cada escena o dejando una reflexión al público. Boudargham al proponer el juego de la improvisación en vivo, busca al mismo tiempo la conexión entre danza y música y la interacción con el público.

Estas bailarinas y organizadoras, personas curiosas y con formaciones muy diferentes, coinciden en que lo positivo de esta forma de vivir la danza árabe es: compartir con colegas y público, conocer historias de vida y danzas y “la mística del camarín”.

Al entrar a este otro mundo de la danza árabe, nos encontramos con diferencias en las propuestas y en los estilos musicales y coreográficos, con un público variado (desde estudiantes, familias, profesionales y hasta algún incauto que entró a tomar un aperitivo) y muchas ganas de compartir la cultura oriental.


Dónde, quién y cuándo: Ciclo de Música y Danza Árabe de Mario Kirlis (lunes, martes y jueves) en Espacio Collete. Gastón Chaade y orquesta (lunes y miércoles) en teatro El Porteño. Orquesta Nagham (domingos) en Burmana. En Escena de Karem y Samira Boudargham (martes) en Dorian.


Agradecemos a Romina Rago (Aysel Abdala), Karem Boudargham y Mario Kirlis por su colaboración.

Artículo anteriorFantasmas sin Sueño
Artículo siguiente“Soy un Hombre que Baila”
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia – PUC Minas Gerais, Brasil. Estudió danza clásica, contemporánea, danza teatro, composición coreográfica, tango y actuación. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folklóricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es discípula de la Orden Sufí Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y España. Ha publicado artículos en diferentes medios gráficos y digitales, sobre su investigación en historia y técnica de la danza árabe femenina.