Una Plataforma para Forjar el Futuro

0
51
Birgit Grüßer apasionada por el ballet, y las carreras de los bailarines y coreógrafos. Foto: gentileza de la directora

Desde hace 33 años la competición coreográfica de Hannover, la más antigua de su género, representa una ruta privilegiada para develar prometedoras visiones artísticas. Cada año, una multitud de coreógrafos se arriesgan y desnudan sobre esta tribuna internacional. La directora general Birgit Grüßer explicó las ideas y vocaciones de este valorable proyecto

 

La Asociación Ballettgesellschaft de Hannover (BGH)

“La primera motivación por la cual fundamos el Ballettgesellschaft, fue la peligrosa posibilidad del cierre de la compañía estatal de danza de la Opera de Hannover, por el lineamiento de la política del Land Niedersachsen. Nuestra Asociación y el Teatro, querían evitarlo y por suerte lo hemos logrado. Al mismo tiempo, reflexionando con los órganos directivos del coliseo, llegamos a la conclusión de que para la mayoría de los bailarines no había perspectivas atractivas al finalizar sus carreras, que les permitieran una transición y/o desarrollo como coreógrafos. Este fue el objetivo primario del concurso: crear una plataforma que acoja a los bailarines que se dirigen hacia la composición”.

 

¿Cuáles son los objetivos de la competición?

“Inicialmente se entregaban solamente premios en dinero, pero con el tiempo se han añadido las producciones. No siempre es fácil para los coreógrafos jóvenes encontrar bailarines profesionales con quienes se pueda trabajar, y con estos premios se adquiere esa posibilidad de montar una obra a una compañía entera, que la llevará luego en su propio repertorio”.

 

¿Cuáles son las semejanzas en los coreógrafos de hoy?

“Claramente las temáticas como el amor, la soledad y el abandono siguen siendo relevantes, pero, lo que se nota, es la atención a los temas políticos o sociales. Se llegó al punto en que la estética representa un rol inferior, comparada con el mensaje que se quiere transmitir. Los coreógrafos poseen mucho más coraje, y también llevan al escenario estilos como el hip hop y el folklore en mezclas de lenguajes coreográficos”.

 

¿Cómo se selecciona al jurado?

“Este tipo de decisiones son tomadas por el director de la BGH en conjunto con Nanine Linning, directora artística de la competición. Los integrantes del jurado deben ser directores de compañías de danza y/o coreógrafos destacados. Intentamos variarlos cada año, reforzar con componentes femeninos y diversificar sus opiniones artísticas”.

 

¿Qué significan las cooperaciones institucionales?

“Para nosotros estas cooperaciones son muy importantes porque nos permiten crear nuevos premios, y en el caso de los concursos Masdanza y Mash, existe la posibilidad de apoyar a muchos jóvenes coreógrafos expandiéndonos”.

 

¿Se nace coreógrafo o es un arte que puede aprenderse?

“Creo que la práctica, tanto en escuelas coreográficas como con el trabajo directo e indirecto con buenos coreógrafos es imprescindible. Permite conocer estilos y puntos de vistas diferentes. Naturalmente el talento es también indispensable, pero sin los instrumentos de trabajo no es posible desenvolverse”.

 

¿Por qué se dedicó usted a la danza?

“Inmediatamente después de mis estudios universitarios he trabajado para Daimler Chrysler donde he construido la sección de Sponsoring Cultural. El ballet de la Opera de Stuttgart era uno de los partner y esta fue mi entrada al mundo del ballet. Desde ese momento me he quedado fascinada por él. Hace 18 años quien era director de la BGH me ofreció la posición de Director General y las tareas organizativas de la Competición Internacional de Hannover. Yo acepté entusiasmada y sigo trabajando con mucha pasión. Para mí no hay nada más lindo que los bailarines y coreógrafos que viajan a participar a la competición, llevando consigo el empeño y el alma. Lo que sobre todo encuentro más hermoso, es la solidaridad y la comprensión de uno para con el otro”.


La 33º edición del Concurso Internacional para Coreógrafos de Hannover, se realizará los días 21 y 22 de junio de 2019. La inscripción para participar cierra el 17 de abril. Mayores informes: info@ballettgesellschaft.de, web: www.ballettgesellschaft.de.

Artículo anteriorSolos con la danza
Artículo siguienteEl Gran Presente de María Celeste Losa
Fabio Toraldo
Nació en Taranto, Italia, y se formó como bailarín en su ciudad natal y en Florencia en la escuela del “Balletto di Toscana”, donde también estudió historia de la danza con Silvia Poletti, célebre profesora, periodista y crítica de danza. Empezó su carrera profesional como integrante del ballet de la Ópera de Leipzig (Alemania) bajo la dirección de Paul Chalmer, y siguió trabajando con Robert North en la compañía de los Teatros de Krefeld y Mönchengladbach. Actualmente vive en Austria donde continúa evolucionando su visión artística en el ballet de la Ópera de Graz dirigido por Jörg Weinöhl.