Medea. La Oportunidad de Gritarlo

0
93
La Medea de María del Mar Moreno, pronto en la Argentina. Foto: Javier Fergo para Festival de Jerez

María del Mar Moreno es una bailaora jerezana con una notable trayectoria. Su trabajo siempre estuvo ligado al flamenco más tradicional, con un estilo “puro”, desde sus comienzos con Manuel Morao y los Gitanos de Jerez o sus colaboraciones con Antonio El Pipa. Hoy, encarna a Medea

 

Hace tiempo María del Mar Moreno lleva adelante su propia compañía, Jerez Puro, con la cual realiza giras por todo el mundo llevando al flamenco como bandera. Pero esta vez su baile personifica a Medea, la obra de Eurípides, papel que fuera representado por grandes artistas de la danza, incluso dentro del flamenco (Aurora Vargas o Lola Greco). No sólo pone en juego la tragedia en la construcción del personaje, sino sus propias vivencias, actualizando ciertos temas como el feminismo y la cuestión de género, los inmigrantes, los refugiados, las injusticias sociales.

La obra estrenada en Sevilla, que se presentó por segunda vez dentro de la programación del 23º Festival de Jerez, cuenta con dirección y puesta en escena de Pilar Távora (hija de Salvador, el gran director teatral andaluz fallecido hace pocos meses), y un elenco de actrices y bailaoras. Un momento antes de subir a escena Moreno dialogó en exclusivo con Balletin Dance.

 

En este momento en que se habla de género, que la mujer está empoderada ¿cómo se mueve esta Medea en un mundo machista como el del flamenco?

Es curioso que me llegue un personaje así, porque yo desde niña me he movido en un mundo de hombre y llevo 20 años “capitaneando” la compañía y la empresa. Medea, llegó en un momento personal de cambio importante para mí. El año pasado tuve una operación muy fuerte de algo que es parte del universo femenino. Es como curarme de todas esas heridas que te van haciendo, sin que te des cuenta, pero te las van haciendo. Desde niña, por la educación que me dieron mis padres, no he sabido ‘devolver el guantazo’ como se dice en Jerez. A mí, me tiraban de la trenza y me quedaba con la trenza tirada… nunca tuve forma de responder, por pudor, por impotencia. De repente te pasa una cosa muy fuerte en tu vida y te cambia el carácter, y aparece Medea. Me ha dado la oportunidad de vengarme de forma natural, sin hacer daño, de todas esas cosas que no he sido capaz de devolver en su momento, de ese dolor callado, de esas injusticias que no se cuentan. Medea me da la oportunidad de gritarlo.

 

¿Existe una diferencia entre lo masculino y femenino en el baile flamenco?

A mi me gusta ver un hombre que está muy bien con su lado femenino y su lado masculino, no lo asocio a lo sexual. Yo muchas veces tengo la fuerza de un hombre, tengo mi lado masculino. He visto a mi madre, que es muy femenina, trabajar con mi padre de igual a igual construyendo una casa. Me gusta ver ambas cosas en la persona, creo que tenemos los dos lados. Hoy en día en el siglo XXI, creo en la libertad y que cada uno pueda ser uno mismo libremente.

 

¿Se está perdiendo el flamenco puro?

Cuando yo hablo de pureza, hablo de la esencia de las emociones, del baile o del cante, de la esencia de las personas. El flamenco tiene un lenguaje muy rico que no necesita nada más. Tiene un universo que está aún por descubrir. El baile tiene una forma de coreografiarse muy especial. Yo he estudiado filología, piano, clases de ballet, de teatro y todo lo que he aprendido enriquece mi baile, pero no por eso tiene que cambiarse la forma, o ser tan estilizado, o estar siempre pensando en la evolución ¿Qué es la evolución? Cada día que despertamos evolucionamos, cambiamos. Lo que creo que se está perdiendo es la autenticidad. Cada uno puede manifestarse como quiera, pero con autenticidad. Yo noto enseguida cuando alguien me dice la verdad. Me gustan las personas que se paran a pensar sobre lo que hay. Y creo que hay que volver a las emociones.

 

¿Medea en Argentina?

Me encanta tu tierra, la adoro. Tengo muchos amigos, eso es lo que quiero. La noticia es que Pilar Távora tiene unos amigos de teatro en Buenos Aires y vamos a Llevar Medea allí.


Pilar Távora comenta Sobre Medea: “pongo el riesgo que el arte debe correr cuando no se crea para complacer, sino para combatir -a través de la belleza-, lo que te duele y te sacude por dentro. Y hay muchos motivos en la realidad del mundo para atreverse a cambiarle el paso a Eurípides”.

Artículo anteriorCiclo de Ballet
Artículo siguienteUn Musical Distinto a Todo
Gabriel Vaudagna Arango
Gabriel Vaudagna Arango, Máster en Flamenco (UGR); Lic. en danzas, profesor de danzas españolas e investigador. Responsable de la columna de flamenco en Balletin Dance desde 2013. Ha publicados cuatro libros de danza: Apuntes de clases, la danza española y el baile flamenco (2013) Post Flamenco, vanguardia y ruptura en el baile (2015), Pequeños Diálogos sobre el flamenco (2017) Declarado de interés Nacional por la presidencia de la Nación, Habitar la danza (2018). Es jurado en eventos de danzas de todo el país y dicta cursos y talleres de flamenco y folklore español. La Embajada de España le otorgó un reconocimiento en 2005 por su labor de difusión cultural.