Entrevista

La Limitación para Encontrar la Libertad

Por Agustina Llum√°

El coreógrafo israelí, , estará este mes en Buenos Aires. A poco de saberlo, Balletin Dance organizó con él una entrevista vía skype, para anticipar su llegada

 

Desde su hogar de Madrid donde se radic√≥ en 2006, y en un espa√Īol casi perfecto, Sharon Fridman dialog√≥ con esta revista como si estuviera f√≠sicamente presente. Inquieto y expresivo, con sus ojos azules clavados sobre la c√°mara, todo su cuerpo expresaba sus ideas, sus cuestionamientos y su filosof√≠a de vida. Encontrar un momento de tranquilidad en su cotidianeidad, no fue f√°cil. Adem√°s de que la compa√Ī√≠a que dirige, y que lleva su nombre, se presenta en giras constantemente, √©l est√° montando versiones de sus obras para diferentes elencos. Solo en 2016 actuar√°n en diferentes ciudades de , adem√°s de Francia, B√©lgica, , Alemania, Suiza, Pa√≠ses Bajos, Luxembrugo, Italia y Argentina.

Sharon Fridman bail√≥ en todas las compa√Ī√≠as de danza de su pa√≠s antes de coreografiar y ser coordinador art√≠stico de , elenco con el que estuvo en Buenos Aires hace doce a√Īos a donde regresa, luego de montar una versi√≥n de (Free Fall) en el Ballet Nacional de Paraguay. ‚ÄúVuelvo principalmente para dar un taller, para compartir mi b√ļsqueda o m√°s bien mi punto de inter√©s y de pasi√≥n. Una l√≠nea de investigaci√≥n que estoy desarrollando dentro del . Finalmente presentaremos el duo Hasta D√≥nde en versi√≥n femenina‚ÄĚ, explic√≥ el director.

Para el core√≥grafo, su trabajo parte del cuestionamiento de nosotros como sociedad: ‚Äúnos vemos como bichos que est√°n andando, en dos piernas, llevando su centro hacia adelante y parece que el cuerpo va cada vez m√°s hacia adentro, y los mundos realmente interesantes se desarrollan dentro de cada uno. Desde este pensamiento, me pregunto c√≥mo ser√≠a si empezamos a investigar m√°s maneras de trabajar con nuestro cuerpo a trav√©s de compartir el peso, la gravedad, intentando construir un bicho que de alguna forma est√° limitado pero de otra forma es tambi√©n m√°s amplio, porque lo deja llegar a unos puntos en los cuales el cuerpo de uno solo, no puede‚ÄĚ. Esta nueva alima√Īa, no est√° conformada solamente por dos personas: ‚Äúdos, tres, cuatro o cien‚ÄĚ asegur√≥ Fridman, que ya ha realizado experiencias con esa cantidad. ‚ÄúAhora no hay l√≠mites, aqu√≠ est√° mi locura tambi√©n. Qu√© pasa con este bicho cuando trabajo con seis, qu√© posibilidades tiene, a qu√© velocidad y altura puede llegar y -adem√°s- cu√°nta libertad puede tener uno dentro de esta limitaci√≥n. La libertad es un reflejo del nudo social donde vivimos, porque al fin de todo, tenemos nuestros c√≥digos, nuestros acuerdos no hablados, nuestras m√°scaras‚ÄĚ. ¬ŅCu√°n libre puedo ser dentro de una limitaci√≥n que permite un avance diferente? ‚ÄúEstamos queriendo buscar la libertad de cada uno de nosotros y ser aprovechados y encontrados al m√°ximo‚ÄĚ, explic√≥.

Dentro de su trabajo personal, el israel√≠ asegura tener una pasi√≥n m√°s: la velocidad. ‚ÄúHasta d√≥nde se puede llegar con complicaciones, qu√© pasa despu√©s de sacar afuera todo lo que puedes, qu√© le pasa a tu presencia y c√≥mo lo transmites. Para m√≠, cada obra comienza con ‚Äėvamos a agotarnos‚Äô. Ahora vamos a empezar a comunicar. La pregunta hasta d√≥nde [t√≠tulo de la obra que se mostrar√° el 24 de junio en Buenos Aires] es en todos los sentidos: hasta d√≥nde luchar, hasta d√≥nde recibir, hasta d√≥nde ir r√°pido, y c√≥mo quedamos despu√©s de esta carrera. En otras de mis obras tambi√©n se puede ver este elemento siempre volviendo, como en Ca√≠da Libre que cre√© en 2014 (ganadora al premio Max al mejor espect√°culo de danza), empieza con una carrera de un individuo en la oscuridad, que trae a veintis√©is individuos en una carrera en oscuro durante un tiempo, para agotarse, para poder empezar a comunicar -sin m√°scaras- la necesidad de compartir el peso. Lo que me lleva a la siguiente pregunta: ¬Ņpor qu√©? Por qu√© contactarnos, qu√© pasa en m√≠ que tengo esa necesidad de un apoyo, de un apoyo al otro y al mismo tiempo a m√≠ mismo, buscando paredes vivas, estructuras vivas‚ÄĚ.

 

¬ŅQu√© caracter√≠sticas debe tener un bailar√≠n para poder hacer sus obras?

‚ÄúLos bailarines dicen que soy una explosi√≥n de fuerza, que tengo una cantidad de fuerza muy condensada, que emerjo, consigo romper paredes, empujar, crecer desde el empujar. Pero es verdad que tambi√©n tengo en mi compa√Ī√≠a bailarines muy fr√°giles, muy finos, porque cualquiera puede entrar a este lenguaje y encontrar su libertad dentro de este nudo que propongo. Hoy despu√©s de a√Īos de trabajo entiendo que tienen que ser personas con necesidad, que necesiten justo lo que estoy proponiendo. No es un trabajo para bailarines, sino para personas con habilidades f√≠sicas, con mucha pasi√≥n y una necesidad de enfrentar esta fuerza. Por un lado tiene que ser gente responsable con cierta experiencia y por otro lado tener una fuerza de emerger, juvenil‚ÄĚ.

 

¬ŅPor qu√© se radic√≥ en Espa√Īa?

‚ÄúPor dos razones principales. Una, el amor, y en paralelo, ten√≠a la necesidad de investigar, de encontrar mi lenguaje. Sal√≠ de Israel en un viaje largo que termin√≥ en Madrid, estaba planeando volver, me enamor√©, decid√≠ quedarme un poquito m√°s, cre√© mi primer trabajo que se llam√≥ Carlos en Mi, lo present√© en un certamen coreogr√°fico como core√≥grafo joven en Madrid y recibi√≥ cinco premios, que abrieron muchas pistas, de laboratorios de investigaci√≥n y residencias en diferentes lugares, presentar mi trabajo en muchos festivales. As√≠ empez√≥ mi camino, una cosa trajo la otra y aqu√≠ estoy‚ÄĚ.

 

¬ŅC√≥mo es vivir en un Estado que est√° en guerra constante?

‚ÄúCuando vives ah√≠, naces ah√≠, comes, sue√Īas, haces el ej√©rcito, te conviertes en un bicho de ah√≠, con filosof√≠as que est√°n coherentes ah√≠. Pero cuando sales, abres tus ojos, entiendes otras culturas, y el mundo. De repente tienes transferencias, entiendes d√≥nde estuviste y cu√°l es la distancia entre ese sitio y lo que eres t√ļ de verdad. La salida de Israel me dej√≥ ver, conocerme mejor. Vamos a decir que si estuviera en Israel dar√≠a mi vida, ser√≠a muy activista y tendr√≠a otra realidad totalmente distinta. No podr√≠a darle la oportunidad a la coreograf√≠a como se lo he dado en Espa√Īa. Es muy importante para m√≠ lo que pasa all√≠, toda mi vida form√© parte de √©l, pero me siento mas √ļtil estando aqu√≠, trabaj√°ndolo. La realidad es tan distinta, la gente alrededor de ti, los m√°s cercanos, no pueden entender cosas que aqu√≠ no cuesta mucho decir. Ah√≠ no ven la locura de su situaci√≥n, est√°n viviendo en una burbuja, no saben lo que ocurre. Prefieren no saberlo de hecho, porque si supieran deber√≠an hacer algo. Hay un tipo de ignorancia brutal y violenta. Estoy seguro que mirando atr√°s dentro de 50 a√Īos, diremos ¬°qu√© locura!. Siento que de alguna forma no me puedo permitir rendirme ah√≠, tengo que trabajarlo donde haya un lugar que me permita hacerlo‚ÄĚ.

 

En Madrid

Si bien en los √ļltimos a√Īos Fridman ha estado muy poco tiempo en su casa, arriesg√≥¬† a decir que en Madrid ‚Äútodav√≠a hay que trabajar much√≠simo para crear las v√≠as para desarrollar la danza contempor√°nea, estamos cre√°ndolo de la nada. En Espa√Īa y en Madrid en concreto, el flamenco y el ballet espa√Īol es la piedra principal, la que toma la mayor√≠a de las fuentes econ√≥micas de la cultura. De la danza contempor√°nea todav√≠a se preguntan qu√© es, para qu√©, no lo entiendo. Estamos todav√≠a en ese nivel‚ÄĚ.

 

El tango

Me encanta Argentina, estoy encantado de ir. El tango est√° tan conectado a lo que estoy haciendo‚Ķ todav√≠a estoy esperando el momento de crear mi primer tango: ojal√° sea con una artista argentina. √öltimamente, no s√© exactamente por qu√© raz√≥n, me contactan much√≠simos bailarines argentinos, que vienen a Europa en verano. Pero de verdad much√≠simos. Y yo voy all√°‚ÄĚ.

 

Realidad

‚ÄúMis obras est√°n relacionadas directamente conmigo, con nuestra vida y con lo que estamos viviendo‚ÄĚ, con la sociedad. ‚ÄúEs de lo que se trata crear, ¬Ņno? Lo que estamos haciendo todos los artistas ¬Ņde qu√© est√°n hablando?: las cosas que nos preocupan, las cosas con las que estamos a favor y en contra, las cosas que pensamos que hay que seguir, analizar. Esas son nuestras fuentes de inspiraci√≥n‚ÄĚ