Tres Fidelidades

En nuevo programa del Ballet Contempor√°neo del , dirigido por , cont√≥ con coreograf√≠as de (√ćnfima Constante), Silvina H. Grinberg (Temperamental) y (), y pudo verse de jueves a domingos, en el Teatro 25 de Mayo hasta el 3 de julio

 

La coreograf√≠a de Tulliano (2013) ocurre sobre un fondo de estrellas. As√≠, la levedad de movimientos que da inicio, con muchachas flotando sostenidas por partenaires, instala una po√©tica de suspensi√≥n de cuerpos y r√≠tmicas. A medida que avanza el trabajo, poco a poco, ese flotar sideral va dando lugar a desarrollos con m√°s peso, continuidades m√°s a piso. En los encadenamientos de secuencias se suceden cuartetos, parejas y finalmente un solo. Contrapuesto a esto, las formas, de cortes neocl√°sicos con una impronta muy personal de Tulliano, van resultando m√°s ricas y complejas a medida que aparecen menos bailarines en escena. La constante, que se exhibe como m√≠nima en el trabajo, muestra el detalle de la forma como un presente que se evanesce mientras se construye en el cuerpo: un peque√Īo detalle en la inmensidad.

El segundo trabajo que se presenta, Temperamental, seg√ļn se indica en el programa de mano, toma como referencia para su construcci√≥n ‚Äúlos cuatro temperamentos:¬†melanc√≥lico, flem√°tico, col√©rico y sangu√≠neo‚ÄĚ. Los temperamentos cl√°sicos, con sus asociaciones de potencias, din√°micas y emotividades desplegadas en los cuerpos, fueron recorridos, recortados y modificados por Grinberg en su enfoque del asunto. As√≠, expresiones potentes y exaltadas, a veces en secuencias de marcados contrapuntos, otras en despliegues m√°s continuados, hacen a gran parte del trabajo de grupo. Hay un cambio de esta tesitura con una entrada en una modalidad de danza m√°s marcadamente teatral, no s√≥lo por la aparici√≥n de la palabra dicha sino tambi√©n por una impronta situacional directa y clara. Una suerte de predicador o coach de cuerpos y almas conduce al grupo. El grupo responde a sus √≥rdenes con actos, formas y manifestaciones de variados temples an√≠micos. El juego insta a tener en mente las modificaciones y las soluciones que, desde perturbadas condiciones del alma se producen por voluntarias aperturas y entregas expresivas. A esto, Grinberg, como suele hacer en sus trabajos, inyecta tramos y detalles de humor que potencia las met√°foras que expone, en este caso, aquellas de los caminos de ayuda hacia las mejores plenitudes del ser.

Y cierra el programa la reposición de Bolero. La versión que hace Stekelman, conforme a su propia tradición creativa, pone tango, folklore y contemporáneo al servicio de una forma cuidada. Inicia y concluye la coreografía con un solo en zapateo folklórico. Este reaparece, siempre asociado al ostinato de redoblantes, a lo largo de la pieza. Conjuntamente, tango y contemporáneo, más hibridados, aparecen como entrando y saliendo de los cuerpos de los bailarines, médiums del discurso formal. De esta manera, combinados, los aspectos de contenido de lenguajes y los otros, más abstractos, dan una línea de construcción coreográfica que termina por ser muy apegada a algunas de las ideas fuerza del propio Maurice Ravel en su partitura.

El BCTSM en función respondió con rigurosa eficiencia a las tres propuestas de las tres coreógrafas quienes, por su parte, afirmaron su fidelidad a sus estilos propios en sus creaciones.