Nuevos cierres

0
22

La situación económica del país (el aumento desmedido en las tarifas de servicios de electricidad, gas y agua, el aumento en los alquileres e impuestos municipales, la merma de alumnos y público) tuvo en jaque a estudios de danza y pequeñas salas teatrales durante todo 2016. Diciembre finalizó con el anuncio del cierre de Café Müller, Club de Danza.

En el comunicado emitido por , coordinadora general del recinto, explicaba claramente que el cierre se debió a un “problema netamente económico”, y que si bien no es posible pensar en abrir un nuevo ámbito físico, continuarán “con el proyecto de algún modo posible”. La idea es “seguir produciendo proyectos, acompañando artistas y generando pensamiento alrededor de nuestra práctica. Tendremos que aprender a hacerlo sin este valioso recurso del espacio, pero sin bajar los brazos. Seguimos creyendo en el proyecto y no dudamos que tiene posibilidades de seguir creciendo”. El domingo 18 de diciembre, realizaron una jornada de despedida, “con música, amor y danza -mucha danza-“.