Danzas Gitanas

0
538

, es una apasionada en su danza. Baila y cuenta a la vez. Su emoción la desborda al hablar sobre lo vivido y lo aprendido. Estuvo radicada fuera de nuestro país en distintos períodos de tiempo y en países tan disímiles como Egipto, España y Emiratos Árabes

 

Danae Mamet es pianista, profesora de danzas orientales y gitanas, danzas folklóricas argentinas y latinoamericanas. Su ascendencia árabe la acercó a la meditación y a la práctica de las danzas sufíes. Es una enamorada del flamenco, en el que encuentra muchos elementos comunes con lo gitano, e investiga, se arriesga y compone una carrera con estos conocimientos. Dicta talleres en distintas ciudades y prepara una nueva producción que contará con la participación de una bailarina invitada de la India. Balletin Dance dialogó con ella, en su escuela de Rosario.

 

¿A qué se llama danzas gitanas?

Es la expresión de un pueblo denominado gitano que es una gran incógnita para los historiadores. ¿Quiénes son los gitanos? La teoría más aceptada es que el pueblo gitano es una tribu (varias tribus) originaria del norte de la India que migró por distintas vías y en distintos períodos. En las sucesivas corrientes migratorias se fueron mezclando con la gente de los lugares donde iban pasando. Los gitanos nacidos en el Rajastán (zona muy desértica), comenzaron a emigrar con las primeras invasiones islámicas porque los Sah de Persia los tomaban como trabajadores (como esclavos) para la construcción, y a las mujeres y los bailarines como encargados de entretenimientos, como sucedió con la tribu de los Manganiyars. Las tribus Bopa (hoy músicos) y los Kalbelia (bailarines), se mezclaron conformando lo que serán los Rom que llegaron hasta Turquía, donde se dividieron en dos corrientes migratorias, unas hacia Europa en dirección a España y otras por el Magreb llegando hasta Andalucía. Las danzas gitanas se fueron gestando en ese período durante todo el proceso migratorio. Incluso llegó mucho después a Latinoamérica en una migración posterior.

Generalmente se asocia a la danza gitana con la de Europa del Este o con el flamenco, pero hay muchas otras danzas gitanas en Turquía, en Rusia (Balcanes), Macedonia e incluso en los Países Árabes.

 

¿Cuál es entonces la característica de la danza gitana?

Si consideramos su origen al Norte de la India, parte de la danza Kathak (danza del período mongol) y Kalbelia (la de los encantadores de serpientes), una danza donde se gira y se trabaja con las plantas de los pies en una especie de zapateo descalzo. Otra particularidad podría ser la forma en que afinan los instrumentos y el canto, siempre está desfasada con respecto a la “normal” occidental. Trabajan rítmicamente con la síncopa, el zapateado, el palmeo y la percusión corporal que es algo de lo que se traslada al flamenco.

 

¿Qué relación tiene con lo flamenco?

El cante jondo viene del mawal que es un canto árabe declamatorio profundo. Tiene mucha relación el trabajo con las manos que se cree que deriva de los mudras de la India y el trabajo de los pies, con las plantas, que deriva de la Kathak y trabaja con las distintas formas del pie. Otra particularidad de estas danzas orientales, que se puede ver en el flamenco, es empezar con la energía en los pies e ir trasladándola hacia arriba para rematar con los brazos. El uso de las castañuelas como elemento de la danza española, también proviene de allí, primero como dos maderitas que se tocan que luego se transformaron en chinchines y finalmente en castañuelas.

 

¿Qué diferencias hay entre el flamenco y las danzas gitanas?

El flamenco creo que va más profundo, permanece más en extremo sobre la pasión y la tierra. En las gitanas oscila más entre los planos medios y altos del cuerpo, incluso con el aire, hay más saltos y sus emociones van más hacia el lado de las alegrías.

 

¿Qué pasa con las danzas meditativas llevadas al escenario?

Todo depende de la intención del que está danzando, y del que lo recibe. Si la intención está puesta en lo que tiene la danza de original, no pierde: gana. Pero si la intención al danzar está puesta en otro lugar, la danza pierde su esencia. Por eso es importante bailar a conciencia.

 

Presenta un nuevo espectáculo

Sí, ya hice varios espectáculos. El último fue Tiempo de Gitanas, haciendo alusión a la película de Kusturica y con varios invitados y músicos en vivo, una experiencia muy intensa. Ahora estoy preparando una nueva producción para septiembre y octubre con la participación de una famosa bailarina hindú que llegará a nuestro país.

Artículo anteriorEl Sadler’s Wells
Artículo siguienteUn Quijote Sin Mácula
Gabriel Vaudagna Arango
Gabriel Vaudagna Arango, Lic. En danzas, profesor de danzas españolas e investigador. Responsable de la columna de flamenco en Balletin Dance desde 2013. Ha publicados dos libros de danza Apuntes de clases, la danza española y el baile flamenco (2013) Post Flamenco, vanguardia y ruptura en el baile (2015). Es jurado en eventos de danzas de todo el país y dicta cursos y talleres de flamenco y folklore español. La Embajada de España le otorgó un reconocimiento en 2005 por su labor de difusión cultural.