Femineidad al Rojo Vivo

0
347
Artistas que hilvanan la trama de Mujeres en Red Foto . Carlos Furman

Mujeres en Red, de , se estrenó el primero de septiembre en el Portón de Sánchez y continuará sus actuaciones los viernes de octubre. Balletin Dance asistió y conversó con la directora

 

La obra de danza contempor√°nea es un despliegue de las m√ļltiples dimensiones de lo femenino a trav√©s de distintas tonalidades de rojo sobre negro, con m√ļsica en vivo de √Āngel Pulice y Ruth De Vicenzo. Cuatro m√ļsicos en ronda bajo la luz de un reflector abrieron el espect√°culo mientras los bailarines fueron apareciendo entre las sombras hasta apropiarse del espacio. De pronto, con una risue√Īa canci√≥n de Lucilla Galeazzi y pinceladas de telas rojas y negras, transformaron la escena en un acogedor living: ‚ÄúLa idea es que sea un lugar intimista, como algo que sucede en la casa de uno‚ÄĚ, explic√≥ Andrea Chinetti a Balletin Dance.

All√≠ se dio inicio al recorrido, que se encarn√≥ primero en un solo, interpretado por Sol Lemonni en un vestido de √©poca, quien supo instanciar inseguridades, deseos ahogados en su propio √≠mpetu, la fuerza con su inexorable vulnerabilidad. Luego, un d√ļo conformado por Paz Corinaldesi y Nicol√°s Iturbide represent√≥ el ir y venir de las pasiones y los desatinos del amor, una atracci√≥n magn√©tica que expulsa y retiene a la vez.

Mujeres en Red irradi√≥ humor con Gorda, protagonizado por Manuela Su√°rez Poch con un tut√ļ carmes√≠ y un corpi√Īo a tono. La corporalidad fuera de la norma, el juicio sobre el cuerpo femenino y la estigmatizaci√≥n desde un opuesto que los convierte en absurdos risibles sin dejar de explicitarlos. Y tambi√©n estuvo presente la humorada cuando un cuarteto jug√≥ a ‚Äúquererse sin querer‚ÄĚ perdi√©ndose en laberintos de coqueteos cruzados y miradas c√≥mplices, as√≠ como en el solo de Nicol√°s Iturbide, aunque desde un enfoque m√°s mordaz e interesante en relaci√≥n al momento pol√≠tico y social que atraviesa el pa√≠s respecto de la identidad de g√©nero.

Flor Alonso y Melenik Cambiaso se turnaron los roles de t√≠tere y titiritero en Mu√Īeca del Arrabal, devinieron objeto y habitaron el propio cuerpo para manipular al ajeno. Un tire y afloje que denot√≥ algunos rasgos de una relaci√≥n amorosa cosificante.

Adem√°s, hubo m√ļsica sin danza: un solo de guitarra y Valsecito de Pulice. ‚ÄúSiento que hay una falta de escucha‚ÄĚ, confi√≥ Chinetti al abordar este aspecto de la obra ‚Äúy necesitamos escuchar m√°s‚ÄĚ. ‚ÄúHay algo que tiene que ver con poner el volumen a todo lo que da para ponerse fren√©tico, cuando el frenes√≠ tiene que ser interno‚ÄĚ. Al respecto, la directora asumi√≥ que fue dif√≠cil la inclusi√≥n de los m√ļsicos: ‚Äúellos son personajes, forman parte‚ÄĚ pero no est√°n acostumbrados a ocupar ese rol. Por ese motivo, puntualiz√≥ la relevancia de darles elementos que les permitan involucrarse en la trama. Ruth De Vicenzo es cantante y actriz, y √Āngel Pulice, cantautor. Ambos trabajan en forma conjunta desde hace varios a√Īos junto a un cuarteto de guitarras. En la obra, solo dos m√ļsicos acompa√Īaron a los cantantes con guitarras y bandone√≥n. Sus canciones impregnaron la sala de la nostalgia y picard√≠a tanguera as√≠ como del j√ļbilo y la tristeza de las canzonetas italianas.

Dato curioso, De Vicenzo y Chinetti se conocen hace m√°s de tres d√©cadas y son muy cercanas. De hecho, la entrevistada se confes√≥ entusiasta del trabajo de su amiga y su colega al punto que la creaci√≥n de esta obra comenz√≥ por ah√≠: la directora escuch√≥ detenidamente las canciones, de las que surgieron im√°genes y un primer color, el rojo. ‚ÄúEs un color nuestro, sentenci√≥, tiene que ver con la femineidad, la menstruaci√≥n, el nacimiento, la creaci√≥n, la fertilizaci√≥n, la pasi√≥n‚ÄĚ.

A partir de la m√ļsica y de varios vestidos, ‚Äúfue apareciendo la obra‚ÄĚ afirm√≥ sonriente la directora. ‚ÄúMe imagin√© a la persona de cada tema, y por eso convoqu√© a estos artistas. Cuando termin√≥ el proceso, sent√≠ que fue como haber hecho una pintura‚ÄĚ. Lo que m√°s destac√≥, sin embargo, fue el esfuerzo por parte de los int√©rpretes para trabajar en forma autogestiva: ‚Äúson horarios locos porque es muy dif√≠cil combinar con todos, cada uno tiene sus actividades‚ÄĚ.

La red de Chinetti, en sus propios t√©rminos, ‚Äúbusca abrir, dar, atraer energ√≠as‚ÄĚ. Una joyita est√©tica de gran calidad t√©cnica y art√≠stica.

Artículo anteriorBio(grafía)danza
Artículo siguienteLa Fiesta Grande Del Musical
Natascha Ikonicoff
Natascha Ikonicoff naci√≥ en Par√≠s y es residente permanente en Argentina. Estudi√≥ Filosof√≠a en la Universidad de Buenos Aires y actualmente cursa un m√°ster en Filosof√≠a, Educaci√≥n e Infancia. En paralelo, transit√≥ por distintos estilos del campo de la danza, siendo su predilecci√≥n el jazz y la salsa cubana. Hoy se dedica a incursionar el mundo de la acrobacia, particularmente en tela. Se desempe√Īa como redactora freelance de la revista Balletin Dance y tambi√©n realiza trabajos de edici√≥n y correcci√≥n de textos para distintas editoriales. Es tallerista en el Dispositivo Ambulatorio de Ni√Īas, Ni√Īos y Adolescentes del Ce.Na.Re.So., donde realiza encuentros de filosof√≠a orientados a la promoci√≥n de la salud con grupos de chicos de entre 10 y 16 a√Īos.