¡A la Pelota!

0
59
Gesto y movimiento tratando de sostenerse en el mundo. Foto: Alejandro Carmona

La acumulación y exhibición de las múltiples actividades de la mujer, aquellas típicas, esperables y hasta reclamables por una sociedad hegemónicamente machista, constituye el eje del discurso de Mamita!, espectáculo de danza teatro creado y dirigido por Sol Gilgorri, estrenado en El Galpón de Guevara

 

El trabajo, de un corte que puede caracterizarse de sucesión de números, expone variados cuadros que muestran a la mujer, o a las mujeres (en escena aparecen diecisiete intérpretes), recorriendo diferentes roles reconocidos dentro de la división del trabajo y la categorización de lo femenino en una sociedad rígida. Estos aspectos, muchos de los cuales tienen notoria vigencia actual, completan, agrupados, una panoplia o prisma que ejemplifica mucho de lo agobiante y difícil que es participar como mujer en sociedades estratificadas por formas capitalistas.

Así, aparecen el ama de casa, la mujer objeto sexual, la anhelante de romanticismo a la usanza “príncipe azul”, la heroína “consumista”, en definitiva: la mujer en diferentes nóminas clasificables tradicionales. Todas maneras de tratar de sostenerse en el mundo tal y como ese mundo espera que se sostengan.

En la sucesión de cuadros, plantados contextualmente de un golpe de vista cada uno de ellos, gracias al aporte a la imagen dado desde el vestuario (Sabrina Cejas y Gilgorri), la riqueza potencial de cada impronta anecdótica se propone con un juego a la vez crítico de las situaciones (no se las planta particularmente felices a esas mujeres sino exigidas en cada circunstancia), como también sesgado por el humor y la ironía. Esta decisión de la creadora aporta, por la misma acumulación de situaciones sobre ese patrón de imposición social, un resto a la vez amargo y desolado. Quizá esto último es lo que se deja ver en el instante de cierre de la pieza en el que las diecisiete intérpretes quedan, si bien juntas, separadas y reducidas cada una de ella a su sola presencia, en una intemperie frente al mundo. Y, quizá, esto mismo pueda interpretarse como un leve dejo de esperanza de cambio de tan oprobiosa situación social imperante.

En función fue destacable la pareja interpretación de las actrices-bailarinas: Ana Azcurra, Solange Baez, Sofía Bovino, Sabrina Cejas, Luz Comissoli, Camila Di Nardo, Rebeca Dunkler, Agustina Galinsky, Martina Liendo, Ayelén Ramirez, Florencia Sardo, Antonela Simone, Flavia Siutti, Emilia Tiemroth, Cintia Torres Garcia, Ana Zanelli y Magalí Zato, todas ellas de buenos recursos de movimiento y gestuales.

Mamita!, aunque recorre una temática muchas veces transitada, vuelve a traer a la palestra una problemática que mezcla culpa e imposición, aquella incierta manera de posicionar socialmente a la mujer, de la que puede decirse: ¡A la pelota!, ¡qué forma incómoda, rígida, aún conflictiva y, desgraciadamente, naturalizada!