Alucinaciones de la Danza para la Música

0
55
Un sueño oscuro. Foto: Caroline Ablain

La coreógrafa francesa Maud Le Pladec presentó en el teatro La Ribera, y por primera vez en la ciudad de Buenos Aires, la pieza Professor. Obra de danza inspirada en Professorbadtrip, composición musical del italiano Fausto Romitelli

 

Fausto Romitelli fue un compositor italiano de música contemporánea (1963-2004). Professorbadtrip, como varios de sus trabajos, abren diferentes canales sensoriales, lo que dispara en quien oye, diversas imágenes y estados. Por su parte Maud Le Pladec, coreógrafa francesa, quedó conmovida e interesada en la obra del compositor, sin embargo comentó a Balletin Dance la complejidad de la música. “La primera vez que escuché a Romitelli, pensé que era imposible bailar su música. Realmente fue mi primera impresión. No podía imaginarla con movimiento”.

Como sostuvo Le Pladec, son piezas arriesgadas para coreografiar, profundas y fuertes; pero tras largas horas de análisis pudo imaginarse la atmósfera y estética que deseaba mostrar. “Luego de estudiar y escuchar, comprendí que necesitaba elegir movimientos para el sonido y entender la forma en que está compuesta la música”.

Mediante trabajos de improvisación y una escucha atenta, la directora decidió que los movimientos fueran literales a los instrumentos, los sonidos y las texturas de la obra musical. Mediante este camino logró una obra prolija, estrenada por primera vez en 2010 a la cual bautizó Professor.

En escena, los bailarines componen el instante en conjunto con la música, no hay mucho movimiento librado al azar, puesto que cada paso, e incluso cada gesto, posee una precisión sutil pensada para cada acorde de las piezas de Romitelli. De hecho la propuesta parece invitar al público a escuchar la obra del compositor italiano mientras los elementos escénicos quedan como un buen acompañamiento. Es una propuesta de movimiento para la música.

Hay que destacar la labor que realizó Le Pladec para lograr que todos los elementos interactúen en escena, porque para los bailarines pudo haber sido imposible coexistir con la propuesta de Romitelli. Gracias a la literalidad y a la fuerza del movimiento de los intérpretes, fueron capaces de interactuar con la música y no ser consumidos por ésta en el intento.

Todos los elementos en conjunto: sonido, escenografía, luces y por su puesto la danza, hacen de Professor una propuesta bien lograda. La estética oscura, acompañada de sombras y secuencias de movimiento que varían entre la tensión y la estridencia crean un escenario similar a un thriller de suspenso o, según la directora, a una pieza cinematográfica surrealista. “En las imágenes que se crean a lo largo de la obra hay un surrealismo oscuro, un ambiente parecido a la estética de las películas de David Lynch”.

De hecho las imágenes que convoca esta obra pueden ser puestas al lado de clásicos del cine como Psicosis o fotografías de Henri Carter Bresson. La propuesta de Maud Le Pladec es clara, si bien no hay una historia o un concepto detrás de esta obra, danza y música son suficientes para tocar los nervios de los espectadores.

Por último, la directora comentó que fue interesante ver el contraste de una pieza de danza umbría con la cultura latinoamericana: “Es una propuesta oscura, casi fría, monocromática. Diferente a la cultura que veo acá. Aun así, mi intención es que el espectador viaje en un sueño, como una alucinación sombría”.

Artículo anteriorAlgo está Faltando en los Festivales
Artículo siguienteLo que no se Limita
Facundo Nahuel Aguirre Fernández
Egreso en como periodista en el año 2013 de la Universidad Católica de Santiago del Estero. Trabajo en la revista empresarial Panorama jujeño del año 2012 al 2014. Colaboró en revistas culturales como Circo Cromático, Danza Europa y Américas y Giro Cartelera. Desde 2014 escribe en la revista Balletin Dance. En 2015 colabora como asistente de prensa para el grupo Una Constante. Recibe su formación como bailarín de estudios como Nuevo estudio Danza y FACE.