El Ministro que Baila

0
255
Enrique Avogadro: “La danza es para nosotros una disciplina central, y por eso tenemos no solo a Prodanza con todas las actividades que se desarrollan sino los festivales específicos”, aseguró el ministro de cultura porteño Foto . Alejandro Reynoso

En diciembre, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, anunció la incorporación de Enrique Avogadro como Ministro de Cultura. En esta nota, los lineamientos principales de su gestión, que sin lugar a dudas marcará un cambio con la experiencia anterior

 

Enrique Avogadro maneja toda la terminología actual del mundo de la gestión pública. Así, en una cálida charla que se extendió más de lo que su agenda permitía en el Patio de los Naranjos del Centro Cultural Recoleta, ciertos términos se repitieron de manera continua. Desde que asumió no se detiene un minuto, temprano en la mañana organiza encuentros en todas las dependencias culturales de la ciudad con los diferentes equipos del Ministerio de Cultura, recorre la ciudad en bicicleta para continuar con agrupaciones culturales no estatales que solicitan una reunión, hace las tareas propias de oficina para finalizar la jornada por las noches con inauguraciones, estrenos o eventos. Su intensión es tener bien presente “para quién trabajamos”.

“Es una obligación constante para nosotros, pensar en profundidad cuál es el rol de las políticas culturales públicas. Nuestro gran objetivo será que la cultura esté cada vez más presente en la vida de todos los vecinos de la ciudad de Buenos Aires”, explica con velocidad y claridad de conceptos, que perfecciona en cada entrevista brindada a la prensa, con cantidad de estadísticas e impacto social. Para ello, su gestión estará sustentada en cuatro ejes, algunos “muy innovadores”, que plantean para la cultura un rol estratégico, “básicamente en torno a la idea de la cultura como factor de desarrollo”.

 

Los Cuatro Ejes

Uno de los ejes tiene que ver con la convivencia entre el sector estatal y el privado, que conforma el “ecosistema cultural y creativo de la ciudad”. Este ministerio tiene a su cargo “30 bibliotecas, 7 centros culturales, 10 museos, los festivales, -realmente es una ciudad de las más potentes en materia cultural-”, y continúa Avogadro: “el área de enseñanza artística, la Usina del Arte, el Teatro Colón, el Complejo Teatral, el San Martín… Pero nuestro trabajo es mucho más que simplemente administrar bien lo que tenemos”. Su tarea será promover a todos los actores que lo conforman y de sus encuentros con el sector no estatal (“porque entendemos que también es cultura pública a pesar de que el estado no la desarrolle”), asegura que han demostrado mucho interés en trabajar en conjunto, en equipo. “Ahí estamos pensando en diferentes líneas de trabajo conectando a los espacios con su público de cercanía. A futuro, vas a bajar en una estación del subte y vas a tener la programación cultural semanal de cercanía, pública y privada”.

“Otro de los ejes tiene que ver con la integración social, que para nosotros es un tema central. Queremos lograr que vivas donde vivas en la ciudad, tengas las mismas oportunidades de acceso a la cultura, que la producción cultural de calidad esté accesible para cualquiera”. Para ello se continúa el programa Arte en Barrios “que llega a barrios vulnerables de la ciudad, impactando directamente en unas 150 mil personas, que es mucha gente, muchísima gente”. Y como novedad de este año, en agosto se lanzará una nueva herramienta denominada Pase Cultural. “Un sistema de estímulo a la demanda, para todos los chicos de 16 a 18 años de la escuela pública, y sus docentes (son cien mil personas aproximadamente), que van a recibir un subsidio, todos los meses, que solamente van a poder usar para consumos culturales: ir la cine, al teatro, a ver una banda, comprarse un libro”. Lo interesante de la propuesta “es que se cofinancia con el sector privado. Originalmente estamos inyectando recursos en un montón de gente que no tiene hábitos de consumo regular”.

El tercer eje tiene que ver con “cómo pensar la cultura en los barrios, pero desde los barrios”. La ciudad está dividida en 48 jurisdicciones, cada una de ellas, “con una identidad súper potente. Y estamos muy acostumbrados a pensar el Estado en los barrios como un ovni que llega y se va. Apuntamos a hacer una construcción territorial fuerte, vamos a mapear a todas las organizaciones en territorio y a partir de un concurso, hacerlas trabajar juntas, que se sienten todas las semanas a pensar en la identidad del barrio, la circulación dentro del barrio, y en la posibilidad de plantear acciones e iniciativas que tengan que ver con activar nuevas circulaciones o visibilizar cosas que ya existen. Estamos pensando en un programa que instale con mucha fuerza a un barrio durante un año entero en el calendario cultural de la ciudad”.

Por último, “una cuarta pata” que tiene que ver con el rol del sector privado. “Queremos aumentar la inversión privada en cultura a la par de lo que está pasando en otras grandes ciudades”, asegura el ministro. “Buenos Aires es una ciudad lo suficientemente grande y sofisticada como para hacerlo”.

Pero por encima de estos ejes centrales, “hay un concepto que nosotros utilizamos mucho que es el de la inteligencia colectiva, que es que todos juntos vamos a pensar mejor que cada uno por separado. Con lo cual estamos muy abiertos a los espacios de diálogo y de discusión”.

 

Subsidios

“Estamos  contentos y orgullosos de tener a un equipo en Prodanza que se dedica a pensar estratégicamente el sector, además de la administración de los subsidios, orientado en la formación, el apoyo a espacios y la generación -sobre todo- de mucha reflexión en torno hacia dónde va la danza. Los subsidios no corren ningún riesgo”, enfatizó, asegurando que continúan todos los del año pasado. “La demora de unas pocas semanas en la convocatoria, se debió a que todos los subsidios están pasando al sistema TAD (Trámites a Distancia), que es el expediente electrónico, que nos va a permitir procesar de forma mucho más rápida y eficiente”. [NdeR: los institutos Promúsica y Proteatro lanzaron sus convocatorias a mediados de marzo, mientras que Prodanza lo haría a mediados de abril, con nuevas bases que continuaban siendo un misterio cuando esta revista ingresaba a imprenta].

Patio de los naranjos del Centro Cultural Recoleta.

Festivales

“Respecto del tema Festivales, desde ya que afirmamos la importancia de la danza, con sus eventos específicos, pero también siendo parte de otros eventos, como el FIBA. Entiendo los temores que puede haber habido”. Con respecto al Festival Ciudanza, cuya convocatoria no se abrió a tiempo este año y que por realizarse al aire libre no puede hacerse en invierno, afirmó que “tenemos mucho interés en que se pueda desarrollar, está muy en línea con la idea de una ciudad que a través de la cultura activa el espacio público, que es uno de nuestros grandes ejes de gestión, con lo cual nuestro equipo de festivales ya está trabajando en el tema”, para intentar lanzarlo este año.

 

Ente Autárquico

¿Cómo explicar claramente la autarquía del Teatro Colón? El Ministro de Cultura de la ciudad es quién define la línea que va a tener, su misión, su razón de ser.

“Bueno, parece que tiene que ver con que el Teatro Colón es una joya no sólo para Buenos Aires, ni siquiera para la Argentina, sino para toda Latinoamérica y para todo el mundo. Está muy bien que el teatro tenga autarquía administrativa porque de esa manera tiene mucha más agilidad para el desarrollo de sus actividades. Después, si bien es cierto que depende del Ministerio de Cultura, lo cierto es que tiene una dirección artística y una dirección general que define su día a día, su programación”. Desde el Ministerio se eligen “a las mejores personas para cada lugar y les damos las herramientas para que puedan hacer mejor su trabajo”. Sí, afirma Avogadro: “trabajamos en conjunto, en la discusión en profundidad sobre la identidad del teatro, su relevancia como una gran y potente institución cultural, la conexión con otras instituciones públicas, ayudando a resolver los problemas del día a día, y a potenciar sobre todo la formación de nuevos públicos”.

¿Qué opinión le merece la programación, de espectáculos no vinculados con la lírica, la ópera o el ballet?

Para el ministro, la razón de ser de estos espectáculos que se realizan en “una gran mayoría de teatros en el mundo, fuera de temporada”, es buscar el acercamiento de nuevos públicos al coliseo. Que además, por el alquiler de la sala, el Ente recibe “una recaudación, que es parte de los recursos que tiene para ofrecer su programación de excelencia durante el resto del año” y en cuanto al tema del sonido amplificado, aseguró que “nunca, jamás, ninguna de las acciones que se hacen dentro del teatro, exceden los decibeles permitidos”. Para este gobierno será prioridad, respetar “a rajatabla, que la programación que se presenta un año antes no se vea afectada en lo absoluto, y se cumpla el calendario año a año”.

 

Complejo Teatral

El Teatro Presidente Alvear, continúa cerrado. La idea de tener el Complejo Teatral funcionando al cien por ciento está en mente, pero lo cierto es que no existe ninguna fecha planificada para su reapertura. Aún están terminando el Teatro San Martín que para el gobierno fue “un esfuerzo enorme que se hizo el año pasado”. El mismo día de esta entrevista, muchos trabajadores estaban retornando a sus lugares de trabajo en los pisos superiores del edificio.

¿Habrá una oficina del Ministerio en el 8º piso?

“Estamos viendo. Sí, sí, pero yo pienso más en un ministerio móvil”, de ahí que todas sus reuniones se realicen en diferentes dependencias. “Además es la única forma que tengo de no perderme de vista lo que hacemos”.