Tribu – Comunidad – Grupo

0
636
Tribu Numaras de Luisana Alvarez Ricciotto. Sin su invaluable colaboración no podría haber salido a la luz este artículo. Foto: Ana Harff

Hace tres lustros, all√° por 2005, comenz√≥ a verse en la Argentina, c√≥mo algunas bailarinas de danza √°rabe empezaron a bailar y vestirse de una nueva manera. Visuales recargadas de joyer√≠a √©tnica, faldas s√ļper amplias y cabello recogido. Movi√©ndose en grupos coordinados en la danza y en la vida. Llegaba al sur, el ‚ÄúTribal‚ÄĚ

 

Los t√©rminos correctos son: American Tribal Stile (ATS) y su sucesor Tribal Fusion (TF). Pero la pregunta sigue siendo ¬Ņesto es danza √°rabe? Dentro y fuera de la comunidad sudamericana del tribal hay diferencia de opiniones. Este estilo se cre√≥ en Estados Unidos a partir de las danzas tradicionales de varios pa√≠ses de Medio Oriente y Asia. Hace aproximadamente treinta a√Īos, que bailarinas formadas con las profesoras estadounidenses precursoras en las danzas tradicionales orientales, empezaron a desarrollar un estilo propio, una innovaci√≥n que fusiona elementos est√©ticos y movimientos de todas esas danzas, pero principalmente se atiene a un elemento filos√≥fico en com√ļn: la tribu, la comunidad, el grupo.

Por estas tierras, la comunidad sudamericana del tribal sigue ese mandamiento. Bailarinas, profesoras, estudiantes y organizadoras de Argentina, Chile, Uruguay y Brasil, est√°n en permanente comunicaci√≥n e intercambio para mantener el estilo vivo y en constante crecimiento. Ya sea para seguir perfeccion√°ndose o para compartir las nuevas creaciones del TF, estas mujeres comparten micros, aviones, salones de danza, alojamientos, comidas, vestuario, inquietudes y experiencias. Seg√ļn Alondra Machuca (Chile) hacer tribal, significa m√°s que bailar ATS o vestirse de determinada manera al bailar, significa ser parte activa de la comunidad de danza tribal. Las ‚Äútribaleras‚ÄĚ sure√Īas lo tienen clar√≠simo. Est√°n atentas a que no se superpongan eventos en la regi√≥n, se ponen de acuerdo con el costo de las clases, se invitan a bailar entre ellas en galas que organizan, recomiendan a sus alumnas festivales de otras organizadoras, bailan en las muestras unas de las otras, habilitan espacios para presentar nuevas creaciones, se apoyan promocionando shows y talleres‚Ķ

La comunidad viaja hasta Brasil, para obtener la certificaci√≥n otorgada por la norteamericana Carolena Nericcio-Bohlman, para trasladarse luego a Chile para estudiar con Rachel Brice (quien hizo conocer masivamente el estilo TF por haber sido parte de Belly Dance SuperStars), y se re√ļnen en el Opa!Fest de Buenos Aires desde hace ocho a√Īos. En Argentina, desde sus inicios, con la primera profesora en dar clases regulares Maxine Astorga (chilena que se hab√≠a radicado en Buenos Aires) y las primeras inquietudes de Iman N√©fesch y Myrna N√≥made quienes viajaron a M√©xico en busca de este nuevo horizonte; la comunidad tribal local se destaca por su impronta inquieta y curiosa.

Cuenta la leyenda que cuando Nericcio todav√≠a estaba en fase experimental con su tribu (forma en la cual se designan los grupos de bailarinas de ATS), le sugirieron el nombre American Tribal Stile y Fat Chance Belly Dance. Si bien existen varias profesoras certificadas por ella en la regi√≥n, llamadas Sister Studio (unas 450 en todo el mundo) y que siguen la certificaci√≥n on-line anual, muchas de ellas no dudan en adentrarse en la fusi√≥n con toda su creatividad y frescura. En las palabras de la bailarina estadounidense Heather Stants, el estilo tribal ‚Äútoma prestado‚ÄĚ de otras danzas para definirse.

Entonces, estas sudamericanas movedizas se adue√Īan de la danza tribal y lo mixturan con hip hop, contempor√°neo, ballet, yoga, burlesque o folklore local, y sus est√©ticas pueden ir desde lo pop a lo g√≥tico. Ellas sostienen que para hacer TF hay que tener un s√≥lido conocimiento de ATS y desde esa base despegar. Porque el TF no es nada m√°s que ATS + cualquier otra danza.

En los tiempos que corren, de virtualidad, las tribaleras apuestan adem√°s a las redes sociales, sin dejar de celebrar el encuentro en vivo. ¬°La hermandad latinoamericana (extendida a una brasile√Īa en Roma) est√° a puro movimiento! Para muchas, la danza y la comunidad tribal son un refugio donde la danza √°rabe responde a sus inquietudes est√©ticas, art√≠sticas y humanas.


Abril: Congresso Tribal Sudamericano (San Pablo, Brasil). Mayo: visita de la rusa Tiana Frolkina con artistas locales en Buenos Aires (organiza: Luisana Alvarez Riccioto). Octubre: Opa!Fest con Piny Orchidaceae (Portugal) y Olga Meos (Kazajistán). Diciembre: Adamantiun organiza la llegada de Michelle Orrock (Estados Unidos). También: Hafla y Jam, organizado cada dos meses, para disfrutar de las exponentes de ambos estilos.

Artículo anteriorEl Ministro que Baila
Art√≠culo siguienteBalletin Dance Cumple 24 a√Īos
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia ‚Äď PUC Minas Gerais, Brasil. Estudi√≥ danza cl√°sica, contempor√°nea, danza teatro, composici√≥n coreogr√°fica, tango y actuaci√≥n. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folkl√≥ricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es disc√≠pula de la Orden Suf√≠ Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y Espa√Īa. Ha publicado art√≠culos en diferentes medios gr√°ficos y digitales, sobre su investigaci√≥n en historia y t√©cnica de la danza √°rabe femenina.